Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estos son los planes del CSIC para su traslado a la ETEA

Vista de los edificios Morse, Faraday y Siemens, en el antiguo recinto militar de la ETEA. | // MARTA G. BREA

El proyecto de traslado del Instituto de Investigaciones Marinas (IIM)), dependiente del CSIC, a los terrenos y edificios de la ETEA “está en su fase de culminación”, según avanza el nuevo delegado institucional del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Galicia, Javier Rey Campos, que ha tomado posesión del cargo hace diez días. “En un año podrían empezar las obras porque el proyecto está totalmente encarrilado gracias a los que me han precedido”, aseguró ayer a FARO el científico pontevedrés. “En una primera fase se trasladará el IIM de Vigo, que va a crecer bastante en espacio y tendrá un edificio nuevo y en una segunda fase se trasladará la Unidad de Tecnología Marina (UTM), que gestiona el buque oceanográfico Sarmiento de Gamboa y actualmente ocupa dependencias en Beiramar y Porriño”, completó Rey.

Este cambio, según reconoce el actual delegado del organismo científico, tiene un largo recorrido. La inversión necesaria para la dotación se cifró en 16 millones de euros y la mudanza ya se planteó sin éxito desde 2003, retomándose luego por la Xunta durante el gobierno bipartito –con el anuncio de la Ciudad del Mar– y, posteriormente, con el Campus de Excelencia de la Universidade de Vigo. Tras llegar a un acuerdo con la Xunta, la cesión se materializó en 2018.

Este año, el Consello de la Xunta aprobó el proyecto sectorial del área científico tecnológica (PS2), que ocupa un ámbito de 16.042 m2, en contacto con la plaza de Armas y la avenida principal de la ETEA y donde está previsto el traslado del IIM y la UTM. La distancia y diferencia en metros entre ambas sedes es significativa. En el edificio de 4.500 metros en el que se ubica el IIM actualmente en Bouzas, que se inauguró en 1973, trabajan unas 150 personas.

Con esa premisa, Javier Rey tiene la convicción de que la ETEA va a suponer una potenciación a la investigación marina, no solo en Vigo y en Galicia, donde ya es referente, sino en España y gracias también a la incorporación de las sedes del Instituto Español de Oceanografía (IEO) al paraguas del CSIC. “Aunque continúen con su trabajo, las líneas de investigación se potenciarán en conjunto”, repasó. En ese sentido, el delegado institucional del CSIC avanzó su disposición de visitar los dos centros del IEO en Galicia próximamente –en A Coruña y Vigo– y de mantener conversaciones directas con la dirección del ente en Madrid. “No va a existir ningún problema ni se va a vulnerar ningún derecho y estoy convencido de que saldrán reforzados el personal y la ciencia marina en Galicia”, indicó.

Pero el cambio del IIM es solo uno de los cuatro previstos por el CSIC en los edificios institucionales en Galicia. A la actual sede del Consejo en Santiago, que se asienta en un edificio próximo a la catedral, se sumarán varias sedes que dibujan un triángulo en la ciudad compostelana: El instituto de estudios gallegos Padre Sarmiento también se trasladará a un local pendiente de rehabilitar en la calle Azabachería y el proyecto de la “Casa de la Ciencia” ocupará la Casa de la Parra compostelana –pendiente de rehabilitación interior–. Otro traslado inminente será el del Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit), que se mudará al ‘edificio Fontán’ de la Cidade da Cultura. En ambos casos, el CSIC tiene colaboración de la Xunta. De todos modos, Javier Rey precisa que “la mayor inversión que el CSIC hace en Ciencia es en talento” y alude a grandes incorporaciones de jóvenes en instituciones, como la Misión Biológica de Galicia o el propio Incipit.

Compartir el artículo

stats