Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Ktorce-18” llega a las aulas de Vigo para tratar la Ley del Menor

La Asociación Arela y la Fundación Barrié retoman el taller sobre conductas infractoras | El acoso escolar, nueva preocupación

Ana Pérez Figueroa, de Arela.

Ana Pérez Figueroa, de Arela.

El colegio Alborada es el primer centro vigués que se ha unido a esta iniciativa, pero todavía están abiertas las inscripciones hasta llenar las 60 plazas ofertadas. El proyecto Ktorce-18 lleva activo desde el año 2012, y duró hasta el pasado 2019, por motivo de la pandemia. Este nuevo curso se reactiva y lo hace con más ganas que nunca. “Ha habido una etapa muy dura de freno en las relaciones sociales, y los adolescentes lo han pasado muy mal”, explica Ana Pérez Figueroa, coordinadora del área de conflicto social de Arela. “Han perdido su etapa de socializar, de hacer su grupo, de tener sus primeras parejas y ha sido especialmente complicado para ellos”.

La Ley del Menor es una desconocida a nivel general, ignorando que los actos que llevan a cabo pueden tener consecuencias penales (incluso para los menores). Por ello, la Asociación Arela y la Fundación Barrié han unido esfuerzos para educar a los jóvenes en este sentido. Dicha iniciativa se basa en impartir charlas divulgativas sobre esta Ley en los institutos, colegios y centros de Formación Profesional. “Su nombre hace referencia a que esta Ley afecta a todos los chicos o chicas que puedan cometer delitos entre los 14 y los 18 años”. El taller abarca temas de redes sociales, peleas, lesiones, amenazas, maltrato familiar, consentimiento en las relaciones, consumos, etc. “Desde el año 2012 hemos dado 743 charlas de temas que interesan mucho porque sorprenden”, declara Pérez. “Los jóvenes tienen ideas totalmente erróneas de algunas cosas, entonces les impresiona mucho cuando se las desmontamos”.

La Fundación Barrié orienta toda su actividad al desarrollo de Galicia, y lo hace dividiéndose en diversas áreas: Educación, Ciencia, Acción Social, Patrimonio y Cultura. Por su parte, la Asociación Arela lleva 23 años trabajando por el desarrollo integral de la infancia y de la juventud de Galicia, en riesgo de exclusión, en situación de desprotección o en conflicto social, fomentando iniciativas de intervención y prevención. Y, precisamente en esa línea, se centra en los alumnos de 1º a 4º de la ESO para conseguir que se sientan acompañados y, sobre todo, “importantes”. Pérez lo tiene claro: “Los chavales necesitan conectar con alguien, sentirse parte de algo. Si esto no funciona y no tienen esa conexión familiar, en el centro o con los amigos, todo puede fallar alrededor”.

Alerta por el “bullying”

“Detectamos que la comunidad educativa está preocupada por situaciones de ambientes enrarecidos en algún aula, un trato menos adecuado entre algunos jóvenes”, relata Ana Pérez. Esta nueva alerta (aunque de novedosa, por desgracia, tiene poco) ha hecho saltar las alarmas de la Asociación Arela y de la Fundación Barrié. Por ello, han añadido a su programa un taller de prevención de acoso escolar.

“Nuestra forma de trabajar es muy participativa, ellos son los protagonistas, y buscamos la atención constante desde que entramos en el aula hasta que salimos. Queremos que la información cale”, afirma. Y es que, en la misma línea de la conexión familiar, en el centro y con los amigos, para Arela es indispensable el trabajo en todo lo que fomente “la autonomía, la independencia, la responsabilidad, el bienestar y, sobre todo, el respeto”.

Con todo, Ana Pérez considera que, tras este año de pandemia en el que los efectos psicológicos se han disparado, las charlas en los centros son “más necesarias”. “Hay que cubrir lo que marca la Ley, pero es algo muy importante”.

Compartir el artículo

stats