Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comedores escolares y aulas matinales arrancan con un 10% más de alumnos

Alumnos de Vigo en un comedor escolar, el pasado curso.

Alumnos de Vigo en un comedor escolar, el pasado curso. R. GROBAS

“Centros que el año pasado teníamos entre 150 y 160 niños en el comedor, en este curso hemos pasado a 200”, así lo cuenta una madre cuyos hijos acuden al CEIP Seis do Nadal, pero esta situación no es excepcional a este colegio. Y es que el número de escolares que en este curso emplean alguno de los servicios ofertados por la Federación Olívica de Asociacións de Nais e Pais de Vigo e Comarca (Foampas) aumentó en más de un 10%.

La necesidad de conciliar y el aumento de la distancia de seguridad en los centros favorece el uso de estos servicios ofertados por Foanpas | Dos empresas asumen ahora el catering

¿Los motivos? La siempre omnipresente conciliación familiar y a mayores, en esta ocasión el aumento de la distancia de seguridad entre los menores en los centros educativos a consecuencia de la mejor e la situación epidemiológica del COVID.

Y es que la fijación de esta separación en 1,2 metros no solo ha evitado que la prácticas totalidad de los colegios e institutos no recurran a los desdobles de aulas, sino que también los comedores podrán contar con toda su capacidad para acoger al alumnado que lo demande. En el caso de Foanpas, son 2.400 los menús que servirán a diario en un total de 24 centros de Vigo y dos en Chapela (Redondela). La Xunta, por su parte, gestiona, bien de forma directa o indirecta, este servicio en otra veintena de colegios.

78

Las imágenes de la vuelta al cole en Galicia Bernabé / Javier Lalín

Estos servicios arrancaron la semana pasada el curso con total normalidad, siguiendo un protocolo “similar” –explica Iria Salvande, presidenta de Foanpas– al del año pasado pero sin los problemas que lo rodearon. Y es que algunos centros, debido a la exigencia y necesidad de revisión de estos protocolos, estuvieron cerrados durante más de dos meses. “Este curso sí pudimos arrancarlo con total normalidad, todos están en funcionamiento e incluso hemos notado un aumento de alumnos, un 10% más de usuarios de lo que era habitual, tanto en comedores como también en aulas matinales”, afirma Salvande.

Precisamente este servicio englobado en el Plan Madruga se ha convertido en uno de los más demandados por las familias para poder compatibilizar sus horarios de trabajo con el comienzo del horario lectivo en las aulas. Empresas externas se encargan de la apertura hora u hora y media antes del centro (a partir de las 07.30 horas) para que los padres puedan dejar a sus hijos antes de ir a trabajar. Son cerca de 600 alumnos los que disfrutan de este servicio.

  • Luces y sombras de la “vuelta al cole”
    La variante delta, principal novedad entre los factores de riesgo en este inicio de curso

Una de las novedades con las que sí se enconarán las familias que hacen uso de estos comedores escolares será la empresa encargada de la preparación de la comida. Si bien hasta ahora era una única empresa la que se encargaba del catering en estos 26 centros gestionados por Foanpas, ahora serán dos las que se encarguen de este servicio: Arume, que asumirá la alimentación en el 75% de los centros y Cálidus, que llevará a cabo esta misma función en seis centros.

Eso y Bachillerato

Junto a las actividades extraescolares, también retoman su vuelta a los centros educativos el alumnado de ESO y Bachillerato. En Vigo son 15.580 (11.402 y 4.178) estudiantes los que inician hoy sus clases.

El colectivo urge el regreso de las extraescolares

Las clases recuperaron prácticamente su normalidad en este curso, pero todavía resta un servicio por afianzarse: las actividades extraescolares. Este programa lúdico fuera del horario lectivo también era fundamental para el engranaje conciliador de las familias y para la formación del propio alumnado al desarrollar capacidades y aspectos que no entran en la programación. Al frente de muchos de estos están las ampas de cada colegio, quienes en palabra de Salvande, urgen su puesta en funcionamiento. “Son un servicio muy importante para las familias por ello queremos retomarlas, para que el alumno disfrute de un ocio diferente”, esgrime. En los propios comedores, también se contaba con un programa de actividades lúdicas que fomentan la convivencia entre el alumnado.

Compartir el artículo

stats