Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fábrica pone fin a su sequía

Quique Rodríguez, responsabe de La Fábrica, a pocas horas del concierto.   | // PABLO HERNÁNDEZ GAMARRA

Quique Rodríguez, responsabe de La Fábrica, a pocas horas del concierto. | // PABLO HERNÁNDEZ GAMARRA

Llevaban 18 meses cerrados. Y aunque la apertura oficial fue el fin de semana pasado, hoy es el día grande. Esta noche La Fábrica de Chocolate acoge su primer concierto en el interior después de que en marzo de 2020 cerraran sus puertas a causa de la pandemia. Así que los nervios de las primeras veces afloran como un niño cuando empieza el cole. A las 22:00 horas levantarán de nuevo la persiana para que en la mítica sala olívica vuelva a resonar la música en directo que tanto le ha caracterizado siempre. Eso sí, con el aforo al 50%, como manda la normativa –102 personas–, y dos bandas que se estrenarán tocando en interiores: los vigueses Kings of the Beach y el portugués El Señor. No obstante, la fase de entrenamiento se produjo el fin de semana pasado. “Fue emocionante, te sentías raro después de tanto tiempo. Y de repente, se produce un cortocircuito y a los 15 minutos es como si el tiempo no pasara”, recuerda Quique Rodríguez, responsable de La Fábrica de Chocolate.

“Hay que andar muy encima, ejercer de policía y a nadie le gusta. Es difícil decirle a la gente lo que tiene que hacer”. Quique y su equipo confiesan que la gente estaba “un poco desatada”, quizá por la pérdida de los hábitos en el ocio nocturno. “Al abrir hasta las tres la gente vino antes y el local se llenó muy pronto, cumpliendo el aforo, entonces se formaron colas”, añade.

“Es lo peor que he vivido”

Esta noche esperan organizar el espacio para que no se formen agrupaciones de personas “poniendo mesas en ciertos lugares” y que se puedan cumplir las medidas de seguridad establecidas. La barra también un punto conflictivo. Debe estar cerrada para el consumo, pero no para el servicio. “Es muy difícil establecer la línea entre pedir y consumir porque mucha gente se queda en la barra esperando a un amigo”.

Meses y meses de no ver la luz al final de túnel y aunque “las ayudas llegaron” no fueron suficientes para hacer frente a los gastos fijos que hubo que seguir pagando. “Así que hice mil cosas, fui doble de Jean Reno en Un Asunto Privado para Amazon Prime, pinché en locales, trabajé en O Son de Camiño e hice un anuncio para la Diputación. Hay que seguir”, abunda Quique. La Fábrica, como popularmente es conocida, lleva desde 2005 siendo uno de locales de referencia. No esperaba nunca cerrar sus puertas. “Es lo peor que he vivido, sin duda”. Un parón que hoy se acaba con música en vivo a partir de las 22:00 horas.

Compartir el artículo

stats