Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cáñamo terapéutico, un aliado natural para los pacientes con dolor

pastillas canabis

Existe mucha (des)información cuando se habla de cannabis, tanto de su consumo como de su comercialización. El cultivo de la planta para uso doméstico y particular está permitido en España, no así su venta, en cualquiera de sus modalidades. Es ilegal. En Vigo existen muchos establecimientos –o Grows Shops– que cuentan con todo lo necesario para sembrar, cuidar y mantener plantas de marihuana en la vivienda habitual. Pero en los últimos años ha proliferado notablemente una nueva gama de productos destinados al uso terapéutico que están teniendo una gran acogida por parte del público: los denominados como CBD.

Es importante saber diferenciar los dos activos principales que componen el cannabis: el cannabidol (CBD) y el tetrahidrocannabinol (THC). El CBD es la parte de la planta del cannabis que se utiliza para fines medicinales, ya que no contiene ninguna sustancia adictiva. El THT es la sustancia de la planta que genera el efecto propio psicotrópico de la marihuana. La producción y venta de productos derivados del cáñamo o del cannabis en España, es legal dependiendo de los niveles THC que posean.

Fernando Álvarez, deGrowlet, con productos CBD. PABLO HERNÁNDEZ

Legal con límites

Así, según la normativa del régimen de ayuda de la política agraria común de la UE, se puede producir cáñamo de forma legal siempre y cuando las variedades de cannabis utilizadas no tengan un porcentaje de tetrahidrocanabinol mayor al 0.2%. Algunos de estos productos pueden contener niveles de THC con fines medicinales, pero nunca sobrepasar el 0,2%. Y es de esta manera como las tiendas especializadas han empezado a comercializar estos productos –en su gran mayoría cosméticos, aunque el uso generalizado sea ingerido, excepto en las pomadas-– de uso tópico que están teniendo una respuesta positiva entre los consumidores: “Nos mandan pacientes de la Unidad del Dolor, del hospital que tenemos aquí al lado”, destaca Fernando Álvarez, de Growlet, situado en la calle Zamora.

Los aceites o sérum son los productos más demandados. “Un complemento natural que ayuda, con su efecto relajante, en trastornos de ansiedad o de insomnio –prosigue–, en procesos de quimioterapia o radioterapia es muy útil para abrir el apetito y para calmar las náuseas”.

Perfil más veterano

Si bien es cierto que algunos de estos productos llevan ya un tiempo en el mercado, no fue hasta que los laboratorios farmacéuticos se han ido interesando por ellos, que los CBD se han puesto de moda en la industria cosmética, en artículos de cuidado personal y uso terapéutico. En varias ocasiones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado la eliminación del cannabis de la lista de sustancias más peligrosas y propuso su regulación terapéutica: “No hay ningún estudio, a día de hoy, que pueda demostrar efectos nocivos para la salud. Antes se podían vender más productos con CBD, pero desde que las farmacéuticas empezaron a posicionarse y a querer formar parte del negocio solo se puede comercializar para uso tópico”, apunta Álvarez.

Según apuntan los expertos consultados, el CBD no es adictivo ni dañino para la salud, al contrario, tiene propiedades terapéuticas. Por tanto, cada vez son más los productos que lanzan al mercado compuestos con CBD, por sus propiedades calmantes y antiinflamatorias. “Las cremas y pomadas tienen propiedades antiinflamatorias increíbles, avaladas por las grandes ligas americanas como NFL o la NBA por sus efectos regeneradores en las lesiones deportivas, tanto en las musculares como en las óseas”. Los perfiles de usuarios que suelen frecuentar este tipo de locales está cambiando mucho. Si antes, quizá se les atribuía a los más jóvenes el consumo de este tipo de productos, ahora la ratio de edad “está subiendo” y el boca a boca está provocando que se acerquen clientes de otras edades.

Marta Valdés, encargada en Hierbas Salvajes Vigo. P.H.

“Fuimos los primeros en traer productos CBD a Vigo”

Conocer bien los productos con CBD no es una tarea sencilla: “Fuimos los primeros en traerlos a Vigo”, explica Marta Valdés del herbolario Las Hierbas Salvajes de Vigo. “No hay que confundir los productos que se hacen con derivados del cannabis –que su uso es alimentario o cosmético pero sin ninguna propiedad curativa– como el aceite de cáñamo, similar a un aceite de girasol u oliva con los que contienen CBD. Se diferencian en su composición pero también en su precio: “Yo tengo cremas con propiedades cosméticas muy buenas, como una de Argán, y tengo otras con CBD –sin THC– con efecto terapéutico es distinto”. La diferencia en su valor económico puede llegar a ser el doble: “Si la primera vale 6,50, la segunda, 12,50 euros el bote de 50 mililitros”, matiza. De hecho, las pomadas que ayudan a regenerar lesiones musculares y óseas son, junto con los productos para dormir, los que más salida comercial tienen.

Compartir el artículo

stats