Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pobreza energética se agrava: Casi 600 vigueses pidieron este año ayudas para pagar la luz

Casi 600 vigueses pidieron este año ayudas para pagar la luz, tantos como en todo 2020

En los últimos meses, la luz ha pasado de ser un bien de primera necesidad a uno cercano al lujo. Y es que el tan polémico cambio de tarifa que marca, desde principios del pasado junio, máximos históricos en el precio de la electricidad en el mercado mayorista en España no solo ha obligado a estirar aún más las billeteras de autónomos y consumidores, sino que en muchos casos, esto no es suficiente para hacer frente al pago de los recibos básicos de cualquier unidad familiar.

Esta situación de pobreza energética, al que con el paso de las semanas se van sumando más personas, motivó que desde enero, más de medio millar de vigueses –590 concretamente– solicitasen el Bono Social Eléctrico que pone la Xunta de Galicia a su disposición para el abono de estas facturas. Esta cifra de beneficiarios es, a comienzos de septiembre, prácticamente idéntica al total de todas las personas que demandaron estos descuentos durante el pasado año: 618. En 2019, la cifra escaló a los 633 beneficiarios en Vigo frente a los 302 del 2018.

Más de 185.000 euros en ayudas

En cuanto a las cuantías de este bono, el Gobierno autonómico h concedido este 2021 ayudas por importe de 185.550 euros, muy pareja a las del 2020 –196.200 euros– y a las del 2019 –200.550 euros–. La convocatoria de este año todavía no está cerrada. Es más, la Xunta acaba de implementar los presupuestos destinados a este Bono Social Eléctrico pasando de los 1,3 millones iniciales a los 2,1 actuales.

Requisitos

Para acceder a las ayudas, los solicitantes deben ser residentes en Galicia, titulares de un servicio con una tarifa de último recurso y consumidores vulnerables severos (por tanto beneficiarios del bono social estatal con un 40% de descuento) y estén en riesgo de exclusión social, bajo informe expedido por los servicios sociales de los ayuntamientos.

Los bonos cubren el 50% de la factura eléctrica y tendrán una cuantía máxima anual de 300 euros o 450 euros (en el caso de familias numerosas).

Ayudas municipales

Esta cantidad, unida a las ayudas estatales, permitirá que las familias con más dificultades no tengan que pagar por su factura eléctrica, garantizando el acceso al suministro en los hogares más vulnerables, pues no se les podrá cortar el servicio mientras sean beneficiarios de esta ayuda.

La presentación de solicitudes será preferentemente telemática y se establece un plazo máximo de un mes desde la presentación de la solicitud hasta su resolución.

Junto a la Xunta, el Concello de Vigo también cuenta en sus presupuestos con una partida para aquellos vigueses que demandan ayudas para hacer frente a los gastos de primera necesidad que van desde luz y gas hasta el alquiler, alimentación o farmacia.

Dentro de este paquete, y a lo largo de la pandemia, desde Praza do Rei se destinaron casi 40.000 euros para los dos primeros recibos, a los que sumar 400.000 en alojamiento y casi un millón de euros en alimentos.

Compartir el artículo

stats