La Policía precinta un local por no cerrar a la hora debida y denuncia a 26 clientes

Los agentes municipales acudieron a una gran cantidad de domicilios por quejas de ruidos | Dispersaron un botellón de 20 jóvenes en Valladares

B.M.

Nueva noche de actuaciones por parte de la Policía Local para frenar comportamientos irresponsables en plena pandemia y, así, contribuir a ponerle final a esta pesadilla. Según informan fuentes municipales, en la madrugada del domingo, los agentes tuvieron que desalojar y precintar un local en la calle Roupeiro, en el entorno de Rosalía de Castro, por no cerrar a la hora establecida por las autoridades y denunció a 26 clientes.

Fue la actuación más destacada en una noche en la que el servicio se movilizó, además, para disolver un botellón de 20 personas en Valladares, que se dispersaron a la carrera al llegar los agentes. En dos ocasiones, se dirigieron a la Praza de Portugal, uno de los puntos habituales de concentraciones de jóvenes para beber alcohol, para desalojar a unas 30 personas. A idéntica situación se enfrentaron en Irmandiños, Churruca, Gravina y Hernán Cortes, donde se formaron grupos de gente en la calle.

En la hoja de intervenciones de los agentes municipales, también destacan las denuncias a dos locales en la calle Montero Ríos por tener en el exterior de los establecimientos mesas de mezclas y altavoces y las llamadas de vecinos para alertar de ruidos: acudieron a un gran número de domicilios por avisos de música y televisores a un volumen excesivo, o de celebración de cumpleaños. Como medida preventiva, los efectivos de la Policía Local se dirigieron a la calle Pontevedra a la hora de cierre del ocio nocturno para supervisar la salida de los clientes de los locales.

Balance del fin de semana

En la noche del viernes, la Policía Local disolvió grupos de gente haciendo botellón –en la Praza de Portugal (100 personas) y en el muelle de Canido (20)– y precintó un negocio en la calle Gamboa.