Las jóvenes viguesas desempolvan el Super 8

Equipo Percal Lab.

Equipo Percal Lab. / PABLO HERNÁNDEZ

Varias artistas se unen para liderar el ámbito cultural de la ciudad y huir de “la tecnología que nos controla”

“Es momento de pararnos. No somos inconformistas, nos sentimos así, que es distinto. Podemos ver lo que queramos cuando queramos y verlo más rápido o en cámara lenta. Todo va así, a golpe de clic, y ese nivel de control nos rebota, nos acaba controlando a nosotros. Nos demanda más tiempo aunque pensemos que nos lo ahorra”. Así de rotunda se muestra Noemi Parga junto con su equipo de compañeras donde hay “un poco de todo”, también ilustradoras. Después de la cuarentena decidieron poner en marcha una iniciativa cultural en la ciudad, en Urzáiz, en las antiguas galerías Park. El objetivo era juntarse, poner en común sus proyectos, ideas y tendencias. Y en ese braimstorming creativo se puso de manifiesto una práctica –que tuvo su momento de esplendor en los años 70 y 80– que ya es más que habitual entre los jóvenes artistas en Vigo: grabar en Super 8. Aquella cámara en forma de pistola, recogía imágenes sin sonido para uso doméstico, fue el precursor del VHS: “Yo estoy grabando un videoclip para un grupo en Super 8”, relata Noemi Parga, fotógrafa y formadora.

Su bobina tan sólo tiene 2´40 de duración y su coste es de 40 euros aproximadamente: “Y después hay que revelar y digitalizar, otros 40. Es caro”, añade. Firmas de moda, personajes influyentes y la última en sumarse a esta corriente, la publicidad. Varios de los anuncios que pueden verse en la pequeña pantalla, cuentan con secuencias grabadas en este formato. Vuelve el casete, vuelve la fotografía analógica, vuelve el CD, vuelve el Super 8. Y regresa de la mano de ellos, de los más jóvenes. Algo está pasando.

Reto: pararse y pensar

No es una cuestión de desconocimiento. Los jóvenes del 2021 son los más formados e informados de la historia, pero no en cultura. La falta de referentes –fragmentados en las Redes Sociales– han generado la necesidad de tener más cerca la experiencia cultural y no sólo a través de la pantalla: “Antes los que hacíamos foto analógica éramos cuatro, ahora hasta los adolescentes lo hacen. Estamos aburridos de lo digital, facilita la vida laboral pero estamos cansados de la masificación, de la sobrexposición, necesitamos pertenecer a una comunidad, a algo más auténtico”, puntualiza Noemi. Insiste junto a su equipo que la fotografía analógica proporciona una vivencia alternativa a la digital: “Por eso el bum ahora de la fotografía analógica. Lo veo todos los días. Supone un reto en el que descubres, en el que tu talento es la clave, probar, nunca dos fotos iguales y vives una experiencia durante el proceso. En 24 o 36 fotos tienes que conseguir lo que quieres. Tienes que pararte y pensar”.

Montaron su espacio sin ayudas externas y lo han convertirlo en un punto de referencia, de encuentro cultural y artístico en el corazón de Vigo. Y aunque ya son conocidas en el movimiento underground de la ciudad –por sus galerías ya han pasado tanto artistas noveles como consolidados­– quieren avanzar, dar un paso más. El objetivo a alcanzar es que todo aquel o aquella que tenga una propuesta pueda acercarla y compartirla. Entrar a formar parte de una red. Crear una comunidad que Noemi, Andrea y su equipo están impulsando a través de iniciativas como Percal Lab, un taller de fotografía analógica y revelado –que comienza el próximo 3 de septiembre y que se extenderá hasta octubre­– donde los alumnos vivirán paso a paso la creación de una instantánea, su composición y revelado, en papel y en diapositivas. El uso de técnicas más antiguas como la cianotipia y otros más innovadores como la serigrafía también se incorporan al programa. Precisamente, otra de las tendencias que están empezando a despegar entre los jóvenes vigueses es la impresión de camisetas con mensaje propio, a través de la serigrafía. Una disciplina que se está poniendo de moda que permite diseñar en la ropa todo lo que la mente pueda imaginar: “Puedes hacer lo que quieras en la ropa, es fantástico”, destaca Andrea Costa, ilustradora en Percal Lab. Además, está permitiendo que pequeños artistas empiecen a ganar algún dinero extra: “Mucha gente está imprimiendo ropa con sus diseños y vendiéndola”, añade.

El espacio en donde se desarrollará el taller no está escogido al azar: “Queremos recuperar lugares que han quedado abandonados, que en su día tuvieron muchísima vida y resucitarlos para iniciativas como las que nosotras estamos poniendo en marcha. Además, cuentan con esa impronta tan única, con encanto, que deja el paso del tiempo, muy conectado con lo que hacemos”, indica Noemi Parga, fotógrafa y profesora del taller. Además, en las mimas galerías, se encuentra el local que tiene la asociación Fuck Studio que servirá también como espacio para alguna de las actividades. Con esta, ya son tres las estancias con las que cuentan para sus iniciativas artístico-culturales en la ciudad. 

“Queremos construir el espacio cultural alternativo de Vigo”

Equipo Perkal Lab

Equipo Percal Lab / Pablo Hernández Gamarra

Este grupo emergente de artistas están comprometidas con la cultura en su ciudad. Quieren que las administraciones miren en otra dirección y vean en ellas a las artífices de un mapa cultural aledaño al existente: “Queremos construir el espacio cultural alternativo de Vigo”, comenta Noemí Parga. “Que nos den esa oportunidad”. Saben que el camino es difícil pero son tenaces. Tienen claro el objetivo: “Las propuestas culturales que hay en la ciudad son demasiado comerciales. Necesitamos más alternativas que estén conectadas con lo que están demandando las nuevas generaciones”.

Han empezado por alquilar tres espacios, montar un taller y logrado que artistas expongan en sus galerías: “Hay que ofrecerles a los jóvenes algo más que hacer por las tardes o los fines de semana, más allá de ir de compras, al cine, o ir a tomar algo, que es lo que hacíamos nosotras en la adolescencia, porque en Vigo no había casi nada de cultura alternativa, era más superficial”, añade. Quizá estemos ante el nacimiento de un movimiento emergente.

Suscríbete para seguir leyendo