Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una librería de ida y vuelta

El matrimonio formado por Glenda y Fernando, que cerró su librería en Venezuela al dejar el país, se hacen con otra en Vigo que iba a cerrar

Glenda y Fernando, en la librería.

Glenda y Fernando, en la librería. Pablo Hernández Gamarra

Reabre Tecnic, con 30 años de historia en el Calvario, de la mano de un venezolano de origen gallego que regentaba en la ciudad de Trujillo una librería fundada por su padre, emigrante ourensano, hace 40 años

Nunca se sabe cuando puede llegar tu oportunidad y a Fernando Álvarez le llegó por casualidad, como muchas veces suceden las mejores cosas. Venezolano de origen gallego –48 años– llegó a O Porriño con su familia en septiembre de 2018 buscando un futuro mejor porque, según indica, en su tierra “ya no se podía estar, sobre todo por la inseguridad”. Atrás quedaba buena parte de su familia, amigos y un negocio que su padre, ourensano de Alongos (Toén), había fundado en 1978 en la ciudad andina de Trujillo, a 7.000 kilómetros de sucasa. 

Si la sociedad gallega no se puede entender sin su relación con América y la diáspora, la historia de esta familia es el paradigma de la emigración: un matrimonio gallego busca suerte en Venezuela en los años 70 porque en España no había oportunidades económicas y funda una librería. 40 años después es su hijo el que abandona tierras americanas por la difícil situación en pleno siglo XXI y emigra a Galicia con su familia y sus padres.

Cuando en España despuntaba la democracia, Gustavo Álvarez, como muchos gallegos ya lo habían hecho, recorría tierras americanas buscando también su oportunidad y fundó una librería, papelería y tienda de regalos llamada Comercial El Matacho, junto a su mujer, Susi Rodríguez, natural de Ponteareas. Cuatro décadas después, y con su hijo Antonio ya al frente, el popular comercio de Trujillo colgó el cartel de “se traspasa” para permitir a sus dueños cruzar el charco.

Fernando “El Matacho” -que así se le conocía en su tierra- viajó con su mujer Glenda, sus dos hijas y sus padres y se instalaron en O Porriño. Tanto él como su mujer buscaron trabajo de inmediato: Amazon Flex, una empresa de fruta, tareas logísticas… “lo que íbamos consiguiendo”. Pero esta situación cambió en abril de este año 2021, cuando un familiar vio el cartel de “se traspasa” colgado de la Librería Tecnic, en el Calvario y ya no hubo vuelta atrás. “El 5 de mayo lo vine a ver y ya fui a pedir la hipoteca con toda la ilusión. Era nuestra oportunidad”.  Álvarez relata con emoción ese momento, puesto que suponía volver a su origen. “Yo crecí en una librería y me apasiona mi trabajo”.

En este camino de ida y vuelta de gallegos a América y viceversa, la oportunidad llegó gracias a la jubilación de Alfonso Posada, fundador del negocio, que llevaba abierta 30 años en Jenaro de la Fuente. Posada decidió jubilarse en 2021a los 77 años y dejar la librería empujado por la irrupción del COVID al encontrarse entre los grupos de riesgo, pese a ser una persona muy activa y tener una clientela fija. “Nuestra librería era un icono en Trujillo y sabemos también el cariño que los vecinos del barrio le tienen a Tecnic, por lo que vamos a darle continuidad al negocio, aunque traslademos nuestra filosofía aquí”, indica Glenda Linares, que trabaja día a día también en la librería junto a su marido.

El librero venezolano adquirió la librería papelería junto a todo el material, tal y como le requería Alfonso Posada. Libros, material escolar, y un sinfín de artículos de papelería que llenan de contenido todo el espacio. 

“Crecí en una librería y me apasiona mi trabajo”

Fernando Álvarez - Nuevo propietario Tecnic

decoration

La renovada Librería Tecnic, en Jenaro de la Fuente. Pablo Hernández Gamarra

Cuando se pusieron al frente de Tecnic Fernando y Glenda, el 1 de junio, optaron por hacer una pequeña reforma y renovar la imagen del letrero exterior, pero “siempre desde el respeto al negocio y al trabajo realizado por Alfonso”, indica Fernando Álvarez. 

El objetivo era colocar la mercancía más al alcance de los clientes y poco a poco avanzarán también en diversificar un poco más la oferta, con más artículos de regalo, según explican. 

Apenas dos meses después de empezar esta nueva aventura, los emprendedores se muestran muy satisfechos con esta oportunidad y con la acogida que les ha dado el barrio. “La gente está muy contenta de que la librería siga abierta y para nosotros los vecinos son ya como una familia”, explica Fernando.

Glenda y Fernando, en la librería. Pablo Hernández Gamarra

La estabilidad

Ahora, con sus dos hijas estudiando en el instituto y la Universidad en Vigo, está convencido de que ha encontrado la estabilidad y el futuro en el lugar que el destino les tenía reservado. “Tuvimos que traspasar nuestro negocio allí, pero hemos podido reinventarnos aquí gracias a la oportunidad de Tecnic y no la vamos a desaprovechar”, explica Fernando Álvarez.

“Hemos podido reinventarnos aquí gracias a esta oportunidad”

Fernando Álvarez - Nuevo propietario Tecnic

decoration

Estas primeras semanas han sido de ilusión pero también de mucho trabajo, porque es un negocio que requiere mucha dedicación y los márgenes no son muy altos. Sin embargo, están encantados con el negocio porque clientes no faltan y eso es lo más importante.  

Compartir el artículo

stats