Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La "operación salida" recupera una estampa pre COVID: trenes sin plazas

Pasajeros del Alvia Madrid-Vigo en la estación de Urzáiz.

Pasajeros del Alvia Madrid-Vigo en la estación de Urzáiz. Ricardo Grobas

No es habitual en pandemia, pero la “operación salida” (y retorno) que coincide con el cambio de mes ha dejado un escenario propio de otros tiempos, anteriores al COVID y su tremendo impacto sobre la oferta y demanda del transporte público: trenes sin plazas libres.

La web de Renfe informaba ayer de varios trenes al 100% de ocupación para las próximas jornadas. En sentido Madrid-Vigo, por ejemplo, detalla 27 servicios –entre trenes directos y billetes con transbordo– agotados o no disponibles para hoy, mañana y la semana que viene. En sentido inverso estarían en la misma situación 14 servicios.

La escasez de plazas afecta igualmente –y de forma especial– a la conexión ferroviaria con Barcelona, cubierta por Renfe con un volumen de frecuencias considerablemente más parco que el que aplica en el corredor con Madrid. Hasta el 17 de agosto Renfe solo ofrece plazas –al menos así figuraba en su web ayer por la tarde– en un único tren del viernes 13, y con un precio de 94 euros. El resto de composiciones o bien informan de que están agotadas o no están disponibles a la venta. La escasez de plazas es menos acuciada en el sentido inverso, entre Vigo y Barcelona, para el que hay billetes disponibles a partir del día 4.

La “operación salida” deja huella también en el tráfico aéreo. El pasaje más barato que ayer ofertaba Vueling en la ruta Barcelona-Vigo para la semana que viene es de 77 euros, bastante por encima de los 24 de finales de agosto, precio habitual también en septiembre. En sentido inverso (Vigo-Barcelona) es posible encontrar billetes para el próximo lunes por 34 euros. En el caso de la ruta de Iberia Madrid-Vigo, el pasaje más barato para la próxima semana cuesta 89 euros.

Ayer Lattitude Hub, que el domingo pasado estrenó su vuelo Vigo-Tenerife anunció que suspende en agosto el servicio por la caída de demanda causada por el COVID. La reorganización afecta a las rutas con Madrid y Bilbao. La firma “traslada su continuidad” a otoño.

Compartir el artículo

stats