Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El puerto pierde un inquilino

El “Bourbon Oceanteam 101”, fabricado por Metalships, dice adiós a Vigo con otro nombre tras más de un año en la ciudad

El buque, amarrado
en la dársena
de Beiramar. | // J.COYA

El buque, amarrado en la dársena de Beiramar. | // J.COYA

Tras más de un año formando parte del paisaje portuario vigués a la espera de ser vendido, el buque de apoyo Bourbon Oceanteam 101 tiene sus días contados en Vigo. El barco, cuyas dimensiones lo hacen destacar atracado en una de las dársenas de Beiramar, había sido construido en Metalships (Teis) para la armadora noruega North Ocean en 2007 para operar como buque de apoyo a plataformas en los campos petrolíferos de Angola. La crisis energética derivada de la pandemia provocó la venta de esta embarcación de 122 metros de eslora por 27 de manga, diseñada para ser tripulada por 120 personas. Esta es la segunda unidad que causa baja en la naviera noruega en los últimos meses, que ve aliviada su situación económica con la venta de dos de sus activos. El Bourbon Oceanteam 101, cuyo valor actual de mercado según datos de la web vesselsvalue no llega a los 10 millones de euros frente a los más de 80 que costó, ha sido renombrado Fu Tai por un armador chino.

Se trata de la compañía SB Submarine Systems (SBSS), con sede en Shanghái, es la principal proveedora de servicios de instalación de cables submarinos en China, y uno de los actores de referencia en todo el continente asiático. De hecho, el Fu Tai será sometido a una profunda remodelación (refit, en el argot naval): ganará eslora y modificará los equipamientos de cubierta para empezar a operar como un buque cablero, según pudo saber FARO en fuentes del sector. No obstante, estos trabajos no se realizarán en un astillero de la ciudad, ya que la armadora ha optado por uno chino. A día de hoy, por ejemplo, el centenario Freire Shipyard está realizando el refit de un offshore, el Polar Queen, que se convertirá en un oceanográfico bautizado ya como Falkor Too. Operará para el Schmidt Ocean Institute, una fundación creada hace once años por un matrimonio de norteamericanos para promover la investigación oceanográfica. Ella, Wendy Schmidt, procedía del departamento de marketing del titán tecnológico Sun Microsistems; él, Eric Schmidt, ha sido uno de los grandes talentos de Silicon Valley: fue consejero delegado y presidente ejecutivo de Google, y presidente de su matriz (Alphabet).

A bordo llevará el robot submarino (ROV, remotely operated vehicle) SuBastian, bautizado como el protagonista de la novela La historia interminable, de Michael Ende. Este ROV descubrió el año pasado una treintena de especies nuevas en las profundidades del océano. Entre ellas el que se considera el animal más largo jamás observado: un sifonóforo de 46 metros.

Aunque tenía previsto abandonar el puerto vigués este viernes, el Fu Tai partirá rumbo a China la próxima semana, después de haber sufrido una avería en los sistemas de propulsión. SB Submarine Systems cuenta con otros tres buques: CS Fu Hai, Bold Maverick y CS Fu An.

Compartir el artículo

stats