Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Concello y negocios apuntan la urgencia de reforzar el acceso de la AP-9 ante la “amenaza de colapso”

Vehículos en la autopista AP-9 en la entrada y salida de Vigo

Vehículos en la autopista AP-9 en la entrada y salida de Vigo Marta G. Brea

Caballero: “Aún es pronto para decir la alternativa, pero hay que mejorar los accesos desde el norte”

decoration

Antes de que el COVID revolviese la economía, cada día circulaban por el ramal de acceso de la AP-9 en Vigo entre 57.200 y 65.600 vehículos –depende del tramo que se escoja entre Rande y el centro de la ciudad–, un buen puñado de ellos camiones. Aunque en toda la red estatal de la comarca solo se aproxima a ese nivel de tránsito la A-55, el dato podría quedarse pequeño en cuestión de meses.

Las nuevas bonificaciones entre Vigo y Redondela, el estreno de Vialia en septiembre y la puesta en marcha de la estación de buses y los nuevos accesos –todos lindantes con la AP-9– elevarán el uso de la Autopista del Atlántico. Tan probable es que se generen colapsos que el propio Ministerio de Transportes acaba de admitir, vía Real Decreto, que espera un aumento de las “congestiones” que ya se registran ahora de forma puntual.

Para abordarlos, el Gobierno plantea instalar paneles informativos y abre incluso la puerta a un futuro “aumento de capacidad” del ramal de Vigo. Lo plantea como una posibilidad, una alternativa condicionada a que se aprecie realmente la “necesidad” y para la que antes habría que elaborar un estudio y un decreto; pero su sola mención y el reconocimiento de que se agravará la tensión de tráfico en la AP-9 reactivan una vieja demanda: la mejora de capacidad del vial.

“Los accesos a Vigo desde el norte a través de la autopista están en este momento al borde de colapsar. Ya se amplió el puente de Rande y ahora nos encontramos con que la zona que amenaza colapso es la propia entrada a Vigo. Tiene que ser resuelto”, reflexiona el alcalde, Abel Caballero, en contacto con un Ministerio de Transportes con el que –destaca– el Concello mantiene una “relación muy fluida”.

¿Cómo abordarlo? El regidor apunta que el planteamiento está todavía en una fase inicial, “de toma de decisión”: “Aún es pronto para decir cuál va a ser la alternativa elegida, pero lo que sí sabemos es que tenemos que producir una mejora en los accesos a Vigo en toda la parte norte para resolver problemas de colapsos”. La fórmula de la ampliación que desliza el Real Decreto –reconoce Caballero– “tiene sus pros y sus contras”, pero la respuesta final deberá surgir de “un análisis” con “distintas alternativas”.

Además de fortalecer la AP-9, el primer edil incide en otra clave: abordar la “situación complejísima” que padece el puerto, sin un ramal directo. “Se necesita uno nuevo al puerto. Los accesos de las grandes piezas se producen a través de la ciudad, rompiéndola. Llegaron a plantearnos meter una pieza de 140 toneladas por medio de la Alameda”, concluye: “Se necesita una forma de acceder al Puerto que permita meter grandes piezas”.

Cebreiros: “Es necesario, más si se compara con otras circunvalaciones”

decoration

El presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP), Jorge Cebreiros, da la “enhorabuena” al Ejecutivo por “tener sensibilidad y previsión” ante un probable repunte de tráfico en la AP-9, pero recalca que la urgencia de ganar capacidad en la entrada de Vigo ya existe a día de hoy. “Era necesario antes, cuánto más ahora. Lo necesitamos sí o sí, independientemente de que haya colapsos. Yo creo que es necesario, y más si nos comparamos con otras rondas de circunvalación y autopistas que hay en sitios próximos y con menor afluencia”, zanja Cebreiros tras recordar las obras de ampliación de Santiago, que ya tiene tramos con cuatro carriles por sentido y que acaba de ver como el Ejecutivo valida al convenio para el Orbital.

“Es necesario resolver algunos aspectos de interconexión del área funcional de Vigo. Aunque no es frecuente, sí hay cierta sobrecarga y desde luego creo que es algo que hay que abordar, por lo menos planteárselo”, señala José Manuel García Orois, gerente de la Cámara de Comercio, quien apunta opciones como la ampliación o la creación de nuevas entradas y salidas que hagan más permeable la AP-9.

El proceso no será sencillo por la configuración del propio vial, que avanza encajonado en algunos tramos. “No vamos a entrar en cómo hay que hacerlo. Hay ciertas limitaciones de espacio y habrá que plantearse soluciones”. Orois aboga además por que la AP-9 actúe como “una circunvalación verdadera” en Vigo, igual que en otras urbes, y sin coste para el usuario.

Ganar entradas y salidas para aliviar el flujo de vehículos es la apuesta también de Ramón Alonso, de la asociación provincial de transportistas Asetranspo. “Con más carriles vas a llegar con el embudo al centro de la ciudad. Llegas a García Barbón o Isaac Peral y te encuentras con dos carriles”, reflexiona. Aunque la mayoría de camioneros ya circulaban por la AP-9 al tener vetado Sanjurjo Badía, Alonso calcula que las bonificaciones de Vigo a Redondela aumentarán entre un 10 y 20% el uso del vial. Reclama la misma solución para el tramo que se extiende a Tui. “Todo lo que sea bueno para que la entrada y salida sea ágil es bueno”, remacha Emilio Mosquera, presidente de la Cooperativa de Taxistas.

La asociación vecinal de Teis concuerda en que la clave es abrir entradas y salidas en puntos como Buenos Aires y Padín, no sumar carriles con una ampliación que –alertan– cercenaría más un barrio ya muy marcado por la AP-9. “Sería injusto, nuestra clara oposición”, recalca su secretario, Anxo Iglesias.

Concentración organizada por los vecinos de Teis y Chapela en la rotonda de Cabanas para exigir el fin del peaje de Redondela. Alba Villar

Vecinos de Teis y Chapela claman por la “supresión real” del peaje de Redondela: “Esto no es lo que prometieron”

El mismo día en que la Autopista del Atlántico estrenó su nueva política tarifaria, los vecinos de Teis y Chapela salieron ayer a la calle para exigir el fin “real” del peaje que graba el uso del tramo Vigo-Redondela. Aunque el recorrido pasa a disfrutar de una bonificación del 100% para los conductores que cumplan ciertos requisitos, los residentes piden ir más allá y suprimir directamente la cabina y las barreras. “Han puesto una simple bonificación que puede quitarse cuando quieran, esto no es no lo que prometieron”, censura Marcial Pérez, presidente de la Asociación Veciñal de Chapela. Su exigencia y la del centenar de personas que ayer participaron en la convocatoria organizada en la rotonda de Cabanas por su colectivo y el de Teis pasa por “la retirada de las cabinas y la eliminación real del peaje”. Además de Pérez y el secretario vecinal de Teis, Anxo Iglesias, a la cita acudieron, entre otros, los ediles Alfonso Marnotes (PP) y Xabier P. Igrexas (BNG), también el diputado Diego Gago o el exalcalde redondelano Javier Bas, ambos del Partido Popular.

Concentración organizada por los vecinos de Teis y Chapela en la rotonda de Cabanas para exigir el fin del peaje de Redondela. Alba Villar

Los vecinos censuran que tras prometer la supresión del peaje de Redondela primero en 2018, durante el gobierno de Rajoy, y luego en 2020, con Pedro Sánchez en la Moncloa, el Ejecutivo ha optado finalmente por aplicar una bonificación. La medida permite disfrutar de un descuento del 100%, pero condicionado a varios requisitos: el conductor necesita un dispositivo de telepeaje y sus viajes de ida y vuelta deben completarse en un máximo de 24 horas y coincidir en su itinerario.

Compartir el artículo

stats