Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Chuvi mejora la demora quirúrgica previa al COVID y se propone bajar la de resonancias

La demora quirúrgica mejora en Vigo y se propone bajar la de resonancias

La demora quirúrgica mejora en Vigo y se propone bajar la de resonancias Ricardo Grobas

Tras un año con la actividad hospitalaria afectada por el SARS-CoV-2, el Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) ha remontado sus cifras de demora en el primer semestre del actual. Según el balance presentado ayer por el Servicio Galego de Saúde (Sergas), incluso mejora los tiempos medios para una operación o una primera consulta externa previas a la pandemia. Aunque también agiliza pruebas diagnósticas, tiene más tareas pendientes en esta área y se propone bajar a “rangos aceptables” algunas como las resonancias magnéticas.

La espera para una cirugía es de 66,3 jornadas, la segunda más baja de Galicia | El área de Vigo es la gallega que más tarda en pruebas radiológicas | La primera cita con el especialista se agiliza hasta rozar el mes

Al cierre del pasado mes de junio, un paciente del Chuvi tardaba una media de 66,3 días en entrar en quirófano. Exactamente lo mismo que a 31 de diciembre de 2020. Son 22 días menos que en el primer semestre del año pasado, tras la primera ola de la pandemia y su confinamiento. Pero también es una semana y un día menos que en junio de 2019. En la actualidad hay 7.836 pacientes en lista de espera, casi en los mismos niveles de la prepandemia –solo 166 más–. En cambio, en 2020 había algo más de medio millar menos, ya que la paralización de la asistencia y el miedo de algunos usuarios también llevó a indicar menos operaciones.

¿Y puede ser que los datos actuales aún están distorsionados por la pandemia? El gerente del Área Sanitaria de Vigo, Javier Puente Prieto cree que “muy poco”. “Hemos recuperado la actividad previa a la pandemia”, asegura y explica que la experiencia ganada les permitió seguir atendiendo al resto de patologías, pese a la virulencia de la tercera ola a principios de año, e incrementar luego la actividad con el Plan de Recuperación para toda Galicia. Cree que con el “trabajo duro” de Atención Primaria no se resintió nunca el acceso y asistencia de los casos más graves y que la demanda de los no prioritarios ya se ha recuperado. Así que no espera la llegada en los próximos meses de una bolsa de casos sin atender.

Tras la de Lugo, la demora para ser operado en el Chuvi es la más baja de la comunidad. También junto a la lucense, el área viguesa –incluyendo a Povisa– son las únicas sin pacientes esperando más de un año. De hecho, el Sergas asegura que el 97,6% de los del complejo vigués se intervienen antes de 6 meses. Aunque hay que tener en cuenta que estos datos no incluyen la llamada “lista de espera no estructural”, de pacientes cuya intervención se retrasa por motivos médicos o porque hayan rechazado la derivación a un centro concertado, entre otras cuestiones.

Los pacientes con casos muy graves –prioridades 1– se operaron en 15 días. Antes que en los dos balances de mitad de año anteriores y casi en la media gallega –14,4–. La demora en los graves –prioridad 2–, aunque mejora en 12 días, aún está 11 por encima del máximo comprometido por la Xunta, que son 60 días de media.

En cuanto a especialidades, solo presentan peores demoras que la media gallega Oftalmología –64 días, una semana más– y Traumatología –85, 7 días, casi dos más–.

La lista de espera en pruebas diagnósticas también mejora de forma generalizada con respecto a junio de 2020, pero no sucede lo mismo comparando con niveles previos a la pandemia. Empeoran las de electrofisiología –en las que se multiplica por cinco el número de personas esperando hasta 829–, los estudios y las radilógicas. Estas últimas, además, tienen la peor demora media gallega. El gerente del área destaca como deberes bajar las esperas para algunas ecografías –por la abdominal esperan 4.339 personas una media de 124,7 días; por las tiroideas, 1.642 usuarios alrededor de 123 días...– y para las resonancias magnéticas –3.444 usuarios una media de 97 jornadas–. Considera quelo lograrán si siguen en la línea actual, buscando la mayor eficiencia en las agendas y contratando una unidad móvil a Galaria si es necesario.

La espera media para una primera consulta externa es de 34,2 días, la más baja en los balances del primer semestre, al menos, desde 2014 –los registros disponibles en la web de Sanidade–. Es casi un mes menos que al cierre de junio de 2020 y dos semanas menos que en 2019. Mejora la media gallega en 8 días y es la tercera mejor tras Santiago (30,4) y Pontevedra (31,6).

Povisa

A pesar de que unos 131.000 usuarios del área viguesa reciben atención pública en Povisa, Sanidade no ofrece información sobre la demora para consultas y pruebas en este centro. Sí sobre la espera quirúrgica, que se sitúa un día por debajo de la media gallega, en 69,2 jornadas. Son 29 menos que en el primer semestre del año pasado y 9 menos que en 2019. Opera a los muy graves y a los graves antes que el Chuvi y que la media gallega.

Compartir el artículo

stats