Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David Regades Delegado del Estado de la Zona Franca

“Crearemos una plataforma autónoma para transportar automóviles y mercancías entre Balaídos y el puerto”

David Regades, delegado de la Zona Franca, en Matamá con la ciudad de Vigo como fondo

David Regades, delegado de la Zona Franca, en Matamá con la ciudad de Vigo como fondo Marta G. Brea

“El esfuerzo de estos tres años ha merecido la pena: tenemos hoy en nuestros parques 45 empresas y mil empleos más que antes”

decoration

David Regades (Vigo, 1973) cumple tres años al frente de Zona Franca con una decena de proyectos bajo el brazo y la sensación del deber cumplido, al menos en lo que atañe a una mayor apertura del Consorcio a la ciudad, a la generación de suelo industrial y a su contribución para ayudar a las empresas a superar lo peor de la crisis del COVID. Regades hace balance de todos los proyectos que Zona Franca tiene en marcha, incluidos los que optan a fondos Next Generation, y de sus planes de futuro. 

  • FICHA PERSONAL

    David Regades (Vigo, 1973) es delegado del Estado en Zona Franca desde julio de 2018. Hasta su nombramiento era segundo teniente de alcalde del Concello de Vigo y edil de Fomento. También es secretario general del PSdeG de Pontevedra.

—Tres años ya. ¿En qué ha cambiado la Zona Franca?

—Si tuviese que destacar algo, sería que hemos alcanzado las 705 empresas en los recintos de Zona Franca (ZF). Son 45 empresas y 1.014 empleos más que los que había hace tres años. Solo por ese millar de puestos de trabajo ha merecido la pena el esfuerzo realizado. Sobre todo en tiempos tan difíciles como estos de pandemia.

—¿Cuándo se hará el traslado a Areal-Oporto? 

—En el último trimestre del año. Las obras deberían estar acabadas entre los meses de septiembre y octubre. Ya en estos momentos, en el edificio anexo de la calle Oporto están los departamentos de contratación y financiero, que fueron los que dejamos libres en Bouzas cuando estalló el COVID para almacenar piezas para automoción. 

—¿Descarta la compra de otro inmueble en el entorno como estaba previsto?

—La opción sigue abierta. Lo que ocurrió es que la única oferta que nos presentaron tenía una carga que deben depurar.  

—¿Qué pasará con Bouzas? ¿Ya tienen empresas interesadas en ocupar ese espacio?

—Lo que era la antigua sala de exposiciones ya se sacó a concurso y está adjudicada a una empresa de climatización industrial volcada en la exportación, por lo que usa el espacio como zona tax free. También se han interesado por el edificio de oficinas. La suma de los alquileres potenciales ronda los 200.000 euros al año. 

“Hemos fortalecido el anillo industrial de Vigo con más de 3 millones de metros cuadrados de suelo”

decoration

David Regades, delegado de Zona Franca Marta G. Brea

—Generar suelo industrial, el gran reto. ¿Qué hay en marcha?

—Hemos fortalecido el anillo industrial de Vigo con más de 3 millones de metros cuadrados. Clave ha sido la voluntad de Abel Caballero en el nuevo Plan Xeral. A los pocos meses de llegar se desbloquea la Plisan, donde ahora hay tres proyectos en fase de instalación con más de 300 puestos de trabajo. Balaídos, 250.000 m2, A Garrida, 250.000; A Pasaxe, 400.000; Porto do Molle: queremos hacer una transformación de suelo terciario a industrial de más de 24.000 m2, y vamos a llevar al pleno de este mes la compra del antiguo matadero, que son otros 20.000. A la vez estamos trabajando en Tui en el polígono de Ribadelouro, de 670.000 m2, y hablando con la alcaldesa y los empresarios de Porriño para ampliar A Granxa. Vilaboa, Cuntis, Areas… 

—¿Cuál de los proyectos está más avanzado?

—La ampliación del PTL (Parque Tecnológico y Logístico de Vigo) ya está aprobada. En septiembre lanzaremos la oferta pública para buscar un socio industrial para el parque de medianas. 

—¿Sigue interesada Ikea en instalarse ahí?

—La última vez que hablamos con ellos nos dijeron que querían seguir estando informados de todo lo que se desarrollase en la ciudad. Para ellos la prioridad en Europa es Vigo.

—¿La ampliación del polígono de Balaídos? ¿Qué instrumento urbanístico se utilizará finalmente?

—ZF solicitó tanto a Xunta como a Concello que incluyesen el proyecto en sus programas [plan de ordenación de áreas empresariales y nuevo PXOM, respectivamente]. Y tenemos la puerta abierta tanto para la Ley Vigo o cualquier otra ley en caso de que algún industrial necesitase instalarse con urgencia. Está presupuestado. 

—¿Se van a extender las zonas “tax free”?

—Los 250.000 m2 de ampliación de Balaídos serán tax free

—La Plisan parece que despega. ¿Alguna otra empresa ha confirmado su implantación en el puerto seco?

—Más de una decena de empresas han hablado con ZF mostrando interés por establecerse. Les daremos todas las facilidades. Incluso de forma puntual pueden declararse como espacios aduaneros. Les ayudaríamos para que pudiesen obtener ese certificado.

—Pilota o copilota varios proyectos que optan a fondos europeos: una planta de baterías, otra de circuitos fotónicos, otra de hidrógeno verde y el proyecto de Cellnex para el coche conectado y autónomo. Por partes, ¿saldrá la planta de baterías?

—Como administración, nuestro objetivo era garantizar el máximo apoyo público a este proyecto, y lo tiene. Lo garantiza el Gobierno de España: así nos lo transmitió el secretario de Estado de Industria. Contamos con el terreno para acometer esta inversión, y el Gobierno estaría dispuesto a participar en el capital a través de Vigo Activo, que es la sociedad de capital riesgo de ZF, y de Invest in Spain. 

—Falta una empresa interesada.

—Hemos creado las condiciones. Tendría el máximo apoyo.

—El único gran fabricante que por ahora ha dicho públicamente que entrará en el PERTE del automóvil con planta de baterías es Seat-Volkswagen. Stellantis se ha llevado la tercera fábrica a Italia. ¿Hablan de este tema? 

—Las conversaciones con Stellantis son continuas y de muchos temas. 

“Al finales de año tendremos ya identificado un socio industrial para la planta de chips fotónicos”

decoration

David Regades, delegado de Zona Franca en Matamá, con la ciudad de Vigo como fondo Marta G. Brea

—¿Ya tienen socio industrial para el centro de circuitos fotónicos?

—La ventaja de nuestros proyectos es que son anteriores a la convocatoria de fondos Next Generation. Por la necesidad industrial del área de Vigo. En este caso, hay un primer paso que es la creación de un laboratorio cuántico. El comité ejecutivo de ZF de este mes aprobará la participación del Consorcio en una sociedad mixta para impulsar ese laboratorio, con empresas privadas y la UVigo. Y tiene ubicación: el edificio blanco de López Mora. Hay otra parte de socios industriales validadores y certificadores de proyectos que ya han confirmado su presencia, y ahora estamos intentando seleccionar ese socio industrial, fabricante, para tenerlo identificado a final de año y lanzar el proyecto.

—¿Y para la de hidrógeno verde?

—Vamos a aprovechar las cubiertas de nuestros edificios, en los polígonos, y parte de esa energía eléctrica se empleará para generar hidrógeno verde. Esta planta tendrá un carácter ejemplarizante. Veremos cómo camiones, autobuses, plataformas elevadoras, etc., se moverán gracias a este hidrógeno verde y en vez de emitir CO2, emitirán vapor de agua. 

—El del coche conectado con Cellnex sí que parece un proyecto maduro, además coparticipado por varias comunidades y con una gran multinacional detrás. ¿Qué aportará Vigo? ¿El circuito previsto al lado de la Plisan?

—Este proyecto nace del CTAG (Centro Tecnológico de Automoción de Galicia). Al llegar a ZF, el CTAG me traslada la necesidad de desarrollar un circuito de pruebas para seguir avanzando en el coche autónomo y conectado. Ahora las pruebas las están realizando en circuitos en Castilla y León y Portugal porque la pista que tienen en Porriño es pequeña. Si un vehículo convencional necesita x pruebas antes de salir al mercado, un vehículo autónomo y conectado necesita x100. 

—El circuito, ¿se hará en As Neves o en vista a que esos terrenos se van a recuperar para empresas tienen otra alternativa?

—Estamos buscando alternativas dentro de la provincia de Pontevedra. En septiembre se sabrá. 

—¿Está trabajando el Consorcio para atraer a algún otro fabricante de componentes del automóvil?

—Sí, sobre todo del ecosistema del vehículo eléctrico, conectado y autónomo. Solo así seremos competitivos. De ahí que estemos trabajando con Ceaga en ese centro logístico especializado en la automoción. Estamos a punto de aprobar la ubicación definitiva y comprar la parcela. 

—¿Y el proyecto de un gran centro de servicios para el sector del transporte? ¿Se hará en Porriño?

—Hemos contratado a una consultora para desarrollarlo. Se ubicará entre la línea del ferrocarril y las tres vías de alta capacidad que discurren por Porriño. Hemos palpado las necesidades del sector a través de varios workshops y finalmente tendrá unos 200.000 m2, el doble de la idea inicial. También está en los presupuestos de ZF, aunque lo presentaremos a fondos europeos.  

—¿Cuándo arrancarán las obras del World Car Center de Portanet?

—Estamos acabando el proyecto. Esta misma semana hablé con Antonio Vaíllo, el arquitecto. Es cierto que la cercanía al río ha dilatado los tiempos más de lo que nos hubiera gustado. Pero en el primer semestre del próximo año deberíamos estar colocando la primera piedra. Será un punto de encuentro para la automoción de Vigo y España.

—¿Se quedará Vigo sin centro gastronómico?

—Sigue viva la idea. Estamos en fase de estudio, porque el sector nos ha pedido adaptar el centro a los nuevos tiempos, a los cambios que ha introducido el COVID.  

“La Panificadora tendrá 9.000 m2 dedicados a la economía social”

decoration

—¿Qué pasa con La Panificadora?

—En estos meses ha dado un paso muy importante al aprobar el Concello el nuevo plan de usos. Firmaremos un convenio con ellos para desarrollar este ámbito. La parte pública la gestionará el Ayuntamiento, y la parte empresarial, nosotros. Más de 9.000 m2 en un gran espacio dedicado a la economía social; será como un centro de negocios urbano para desarrollar empresas con un carácter social. 

—¿Han definido por completo los usos para el edificio de Portanet tras la renuncia de la Universidad?

—ZF compró ese edificio con una vocación: crear el primer centro de negocios del consorcio en Vigo. Lo tienen Porriño y Nigrán. Tendrá una pata muy importante en las empresas tecnológicas, como lo demuestra el proyecto del laboratorio cuántico. Habrá un área de co-working y apoyo al emprendimiento. Las empresas TIC reivindican su espacio. 

—¿Y la ETEA? ¿Se recuperará el proyecto de industria marina que defendía Asime?

—No tenemos muy claro qué hará la UVigo en la ETEA. Nosotros tenemos el edificio Siemens, que la universidad en su día nos pidió incorporarlo al Campus do Mar. Tendremos una reunión con el equipo rector en unos días y ahí nos marcarán un poco el futuro. 

—¿Se ve ZF dentro del patronato del Ifevi? ¿Maneja alguna fecha?

—Tenemos una clara vocación de apoyar la internacionalización de la industria. Llevamos tres años llamando a la puerta del Ifevi para ayudar y no hemos tenido respuesta más allá de un cambio de estatutos para de alguna forma decir “aquí mando yo” por parte de la Xunta. No entiendo esa actitud. La sociedad, tampoco. Por eso ZF ha abierto otra puerta, que es la colaboración directa con las ferias. Conxemar, Mindtech, Salón del Automóvil...

—Volviendo a Balaídos, pero al estadio, ¿en qué fase está el proyecto del parking?

—Seguimos adelante con la propuesta. Es compatible con la actividad industrial y deportiva.

—¿Y el área de estacionamiento para camiones de San Andrés?

—Está reflejada también en el Plan Xeral. Lo intentamos con la Ley Vigo; no fue posible. Y ahora lo intentaremos con la ley de proyectos empresariales singulares de Galicia para acelerarla lo máximo posible. Es una urgencia en la salida sur. 

—¿Cómo va la relación con el puerto? ¿El acuerdo marco que habían suscrito?

—Se está avanzando. El COVID obligó a todas las administraciones a centrarse en el tejido empresarial y la velocidad del acuerdo ha bajado. Pero espero que a partir de septiembre coja ritmo y pasar de las buenas palabras a las acciones. Ambas partes tenemos voluntad de seguir adelante porque es un buen acuerdo para la ciudad. 

—¿Se opone Zona Franca a nuevas ampliaciones portuarias?

—Como le transmitimos al anterior presidente y al actual, creemos que hay que optimizar los usos del Puerto, por eso hemos sido muy generosos en Bouzas, para garantizar el crecimiento portuario sin ampliaciones. Apostamos por transformar las escolleras en muelles de atraque y no hacer nuevos rellenos. Medio ambiente e industria deben ir de la mano. 

—¿Y al tren a Bouzas?

—En estos momentos se está hablando de tecnologías más avanzadas que el ferrocarril, que pueden unir distintas zonas del territorio. Las plataformas autónomas pueden ser esa alternativa a unos espacios reducidos y con unos accesos muy complicados. Uno de los proyectos que estamos avanzando es un corredor 5G entre los polígonos de Balaídos y Bouzas para poder aplicar plataformas autónomas que sin conductor puedan trasladar vehículos y mercancías de una terminal a otra. Se está estudiando en colaboración con Ceaga, con una de las mayores empresas tecnológicas del mundo y con la universidad y aunque está en una fase muy embrionaria, es un proyecto que para nosotros tiene mucho potencial y marca el futuro de la automoción y la logística. 

—El proyecto de regeneración urbanística en la antigua parcela de CLH en Teis, ¿sigue en marcha?

—Vamos de la mano del Concello, con el compromiso de que se recoja en el PXOM. Es una deuda que tenemos con Teis. 

“La política tiene que ser vocacional y temporal; me veo volviendo a mi puesto de trabajo”

decoration

—¿A qué aspira después de Zona Franca? 

—En estos momentos mi compromiso es con ZF. Mi cabeza y mi cuerpo están con ZF. La política tiene que ser vocacional y temporal, y me veo volviendo a mi puesto de trabajo en el sector económico tras finalizar la excedencia. 

El desafío de reindustrializar de una forma integral: I+D y enfoque social y ambiental Alberto Blanco

Compartir el artículo

stats