En el primer día en vigor de la exigencia de la Xunta de presentar el certificado de vacunación completa o el del negativo en una prueba diagnóstica para acceder al interior de los locales de hostelería de los concellos en nivel alto y máximo de restricciones, el Servicio Galego de Saúde ofrecerá a la ciudadanía la realización de un test de antígenos en el centro de la ciudad de Vigo. No será la única, sino que la iniciativa se extiende a otras 6 ciudades gallegas.

Estos dispositivos contarán con personal de enfermería y funcionarán en horario de mañana de 12 a 14 horas y de 17 a 20 horas.

En el caso de la ciudad olívica, un vehículo se instalará ante el edificio del Náutico. En la ciudad de A Coruña, el punto de realización de test de antígenos se instalará en la explanada del Pabellón de Deportes de Riazor; en Lugo, en la Plaza Mayor; en Ourense, en el Jardín del Posío; en Pontevedra, en la Plaza de España; en Santiago, en la Plaza Rubia; y, en Ferrol, en la Plaza de la Constitución.

No ha trascendido aún si esta iniciativa estará acotada a algún grupo de edad.

El Sergas también pone a disposición de los jóvenes de 16 a 35 años pruebas PCR a través del COVID-Auto con el sistema de "autocita" y, mediante un convenio con el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Pontevedra (COFP), dispensa kits de recogida de saliva para ser analizadas luego en el laboratorio pooling del Álvaro Cunqueiro.

La ciudad de Vigo, Baiona, Nigrán, Gondomar y O Rosal son los seis municipios del área que acceden hoy al nivel alto y en los que será necesario un diagnóstico negativo o el certificado de vacunación para entrar en sus restaurantes y cafeterías. En el resto de concellos, los mismos requisitos serán necesarios para acceder al ocio nocturno. Para acceder no son válidos los test de antígenos de la farmacia ya que, por el momento, no hay ningún sistema que demuestre que se ha realizado de forma correcta y, por lo tanto, se pueda emitir un certificado.