Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El zoo de Vigo se convierte en un terreno de juego con búsquedas del tesoro

Grupos de participantes de la actividad de escape en el Vigozoo con sus familiares.  | FOTOS: PABLO  HERNÁNDEZ

Grupos de participantes de la actividad de escape en el Vigozoo con sus familiares. | FOTOS: PABLO HERNÁNDEZ

El Vigozoo se transforma este verano en el marco perfecto para jugar a la búsqueda del tesoro. La actividad se llama “escape”, y consiste en ir superando pruebas de ingenio y aprendizaje hasta llegar al premio final. A los participantes, divididos en grupos de diez, se les diferencia con un color, y deben encontrar y resolver diez pruebas escondidas en todo el parque. Así, deben ir encontrando las tablas que sean de su color hasta completar el circuito, eso sí, con límite de tiempo: una hora. Además, una monitora acompaña a los grupos en todo el recorrido, para asegurarse de que se cumplen las normas de seguridad y, en caso de que los jugadores se pierdan, poder darles más pistas.

Los populares “escapes” han llegado a la ciudad, conquistando a los más pequeños en la búsqueda del tesoro animal

“Es la primera vez que se hace esta actividad, y como los escapes tenían mucho éxito entre los jóvenes, y ahora mismo estaban casi todos cerrados, decidimos hacer uno en el zoo”, explican desde el Concello. Así, cada domingo del verano (hasta el 22 de agosto), a las 17:00 y a las 18:00 de la tarde, el zoo se llena de niños deseosos de jugar al aire libre. “Es en un sitio seguro y con muchas posibilidades”.

Cambios tras el COVID

Y es que, tras la pandemia del COVID-19, el Vigozoo ha tenido que cancelar, temporalmente, algunas de sus actividades más famosas. Entre ellas, las acampadas familiares o los campamentos vacacionales del fin de semana. Sin embargo, otras dinámicas como los campamentos matinales o los sábados y domingos de astronomía, siguen en activo. Estas últimas (con plazas aún disponibles) se centran en observar el firmamento abordando temáticas como los astros o las estrellas, y se dirigen a un público adulto (sábados por la noche) e infantil (domingos al mediodía).

Por otro lado, y teniendo en cuenta las nuevas restricciones sanitarias, los grupos de los escapes se conforman de 10 personas, cuando antes eran de 12. “Suelen venir familias o amigos de clase. Por ejemplo, hemos tenido esta semana un grupo de amigos del cole con sus papás y sus mamás”, cuentan desde el Concello. Y es que, participar en esta actividad es muy fácil: solo hace falta llamar al parque, reservar las plazas y abonar los dos euros que cuesta el evento más la entrada al zoo. Además, está permitido pagar tanto de manera presencial como mediante una transferencia bancaria. “El primer objetivo es que las familias tengan dónde pasar el tiempo, y no se tengan que ir a otra ciudad para poder disfrutarlo”.

Además, la dificultad de la dinámica es media-baja, pudiendo adaptarse a diversos rangos de edad. De hecho, “hay algún grupo que es muy espabilado y les parece muy fácil”.

Una actividad educativa

Asimismo, el juego no solamente consiste en encontrar el tesoro, sino que los niños aprenden curiosidades sobre los animales y sus hábitats. En palabras del Concello: “Queremos formarles medioambientalmente”. Por ello, entre otros motivos, la acogida de la actividad ha sido “positiva” para la Concejalía de Medio Ambiente: “Nos felicitan mucho por redes sociales y, como hacemos una pequeña encuesta al terminar, sabremos si repetiremos esta actividad el año que viene. Y seguramente será que sí”.

Debido a que el número de participantes por grupo se ha reducido como medida de seguridad, el alcalde, Abel Caballero pone el énfasis en el blindaje de la experiencia: “Cumplimos los criterios de seguridad COVID para poder realizar estas actividades y que puedan disfrutar todas las familias”. Por lo tanto, se presenta también como una actividad de ocio seguro, tanto para familias como para los más pequeños de la casa.

Siguiendo la misma línea, el regidor ya había anunciado el pasado año que no quería “animales en cautividad en Vigo”, ya que, considera, que es “una crueldad absoluta”. Pero, añadió que el proceso de transformación se llevaría a cabo de manera “suave y tranquila”.

Compartir el artículo

stats