Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La quinta ola lleva al PAC a niveles de asistencia nunca vistos con unas 800 consultas en un día

Gente esperando
en la entrada del 
PAC de Vigo. |   // PABLO
HERNÁNDEZ GAMARRA

Gente esperando en la entrada del PAC de Vigo. | // PABLO HERNÁNDEZ GAMARRA

No encuentran comparación con ninguna otra época. Ni a principios de año, en la tercera ola, la más virulenta hasta el momento. La actividad en el Punto de Atención Continuada (PAC) de Vigo está este fin de semana en niveles que sus profesionales no recuerdan haber alcanzado nunca. A lo largo de la jornada del sábado, rondaron las 800 asistencias.

Representan un 13% de las atendidas en todo 2019 | La explosiva expansión del COVID acapara la mitad de su actividad | Una facultativa atendió 98 pacientes durante la guardia, el triple de lo considerado adecuado

Una sola facultativa de guardia atendió 98 pacientes, el triple de los 30 pacientes que se consideran adecuados en el pacto por la Atención Primaria. Y no es una cuestión de déficit de personal.

“La situación es tan explosiva que por muchos medios que se pongan no alcanzan”

decoration

El PAC ubicado en el antiguo Hospital Xeral contaba el sábado con ocho parejas de profesionalesde Medicina y Enfermería de mañana y, de tarde, los cinco facultativos y cuatro enfermeras habituales y uno de refuerzo de cada categoría. Sin embargo, el volumen de trabajo que les esperaba les desbordó. Por hacerse una idea: las alrededor de 800 asistencias que se registraron suponen el 13% de las 61.636 atenciones que dieron a lo largo de todo 2019 –datos de la última memoria disponible del Área Sanitaria de Vigo–. Con los centros de salud cerrados, son los encargados de la atención COVID a los vigueses que no requieren ingreso. Fue más de la mitad de su actividad.

  • El PAC de Vigo se queda con un solo médico durante dos horas

A lo largo del día, notificaron 171 positivos por PCR. Suelen destinar a un profesional a esta tarea, pero el sábado no fue suficiente. Explican que no se trata de descolgar el teléfono, comunicar el diagnóstico y colgar. Cuentan que, muchas, son llamadas difíciles por la cantidad de contactos que han mantenido y la preocupación del paciente.

También dieron 22 diagnósticos de COVID en persona, tras realizar pruebas de antígenos a usuarios que acudieron con síntomas compatibles. Ruegan a las personas que puedan estar en esta situación que permanezcan en sus domicilios, llamen por teléfono a su centro de salud o al PAC y sigan las instrucciones que les den. Muchas de estas 22 personas ni se planteaban que pudieran estar infectadas y algunas se derrumban cuando reciben el positivo. Por ejemplo, jóvenes que refieren haber estado en los últimos días en una fiesta, en una discoteca y en una comida familiar con sus mayores.

  • La actividad del sábado
    1. Notificación de positivos por COVID

    Comunicaron 171 positivos de pruebas PCR y, en persona, otros 22 usuarios a los que les hicieron el test de antígenos por síntomas compatibles.

    2. Seguimiento y petición de pruebas

    Atendieron 300 consultas telefónicas para solicitar pruebas de COVID o para seguimiento de infectados en sus domicilios.

    3. El resto de asistencia no COVID

    Fueron alrededor de otras 300 consultas, entre presenciales, domicilios, emergencias y telefónicas de patología.

Los profesionales atendieron alrededor de 300 consultas telefónicas para petición de pruebas y seguimiento de infectados que están en sus domicilios y requieren una mayor control.

El resto de la actividad no COVID supuso otras 300 consultas entre visitas presenciales, domicilios, emergencias y llamadas telefónicas de diversa patología. A pesar de la presión asistencial que padece ahora este recurso con la vertiginosa escalada de contagios COVID, hay gente que sigue acudiendo al PAC por cuestiones banales por las que pueden esperar a ser atendidas por su médico en su centro de salud. Uno de los problemas que las lleva allí es que las demoras para una consulta en Atención Primaria han aumentado porque no hay profesionales para sustituir a los que se van de vacaciones y son sus compañeros los que tienen que repartirse sus citas con prolongaciones de jornada, con la consecuente sobrecarga.

A esta hay que añadir el extra de trabajo que también están asumiendo con la explosión de nuevos infectados COVID. De ahí que los profesionales estén advirtiendo de que “la situación es límite y la posibilidad de errores, grande”. En uno de los centros de salud de la ciudad de Vigo, sus profesionales de Medicina de Familia están atendiendo, de media, por encima de 53 pacientes cada uno. Las nuevas agendas que propuso el Servicio Galego de Saúde en su último plan y que aún no se han implantado, establecía entre 32 y 40 huecos para citas al día.

Compartir el artículo

stats