Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así es la nueva Praza de España que traza el PXOM de Vigo

Pardo, Caballero y Caride, en Praza de España.

Pardo, Caballero y Caride, en Praza de España.

De urbe industrial, sumergida casi en asfalto, a un modelo más habitable con parques, jardines y plazas como las nuevas de Vialia y Porta do Sol. A lo largo de los últimos años Vigo ha apostado con fuerza por una fisionomía urbana más amable, pero no ha conseguido todavía sacudirse uno de sus puntos débiles: sus principales accesos son aún hoy inhóspitos. Ocurre con la AP-9. Y ocurre igualmente con Avenida de Madrid. A la espera de que Audasa y el Ministerio de Transportes impulsen la primera y arranque la remodelación –ya pactada– de la segunda, el Concello ha redibujado en el nuevo PXOM uno de los grandes engranajes de acceso al casco urbano desde la A-55: Praza de España. La nueva biblia del urbanismo local contempla reforzar las zonas verdes y el espacio peatonal de la plaza, para lo que aplicará cambios de calado, como la apertura de nuevos viales o la extensión de los túneles con salida en Pizarro y Gran Vía. El objetivo –anota el primer edil, Abel Caballero– es que la plaza sea “más grande, semipeatonal y un gran espacio verde”.

Se cambiará incluso su filosofía: de nodo de tráfico pasará a convertirse en un espacio para la gente y limitado solo al transporte público, emergencias y residentes. Para hacerlo posible el PXOM prevé variaciones notables. Por ejemplo, completar y cerrar el anillo que ahora dibujan a medias las calles Honduras y Conde de Gondomar, lo que requerirá abrir dos nuevos viales: uno desde Avenida de Madrid hasta Porto Rico y otro que corrija el que ya existe entre Gran Vía y Fernando Conde, de tal forma que se dibuje un semicírculo donde están Honduras y Caracas. No serán las únicas transformaciones en el entorno. El PXOM plantea prolongar los túneles en Gran Vía y Pizarro, modificando entradas y salidas.

Con el fin de reducir el tráfico que recibe Praza de España desde la zona de Travesas, el PXOM contempla también que los vehículos puedan incorporarse directamente desde Emilia Pardo Bazán a Avenida de Madrid. Aprovechando el desnivel de la zona, el Concello tiene en mente un falso túnel con salida directa en la avenida.

Para un propósito similar –reducir el tráfico que se incorpora desde la avenida a Praza de España–, el PXOM plantea una batería de medidas, como la reordenación del nudo de la estación de buses y facilitar así la conexión con Arquitecto Palacios, Martínez Garrido y Gregorio Espino o el nuevo vial de prolongación de Vázquez Varela.

“Todas estas acciones se verán completadas con otras. Por ejemplo la mejora de la permeabilidad entre Emilia Pardo Bazán y Avenida de Madrid o la conexión entre Arquitecto Palacios y Gran Vía”, apuntan desde el Concello.

Remodelación de Praza de España.

Remodelación de Praza de España. Simón Espinosa

Además de mejorar un nudo clave para el tráfico de Vigo, las modificaciones buscan agilizar el flujo de vehículos en un entorno que se verá muy influido por la apertura de la Ciudad de la Justicia e incluso el complejo Vialia.

El gran objetivo pasa sin embargo por ganar espacio peatonal y zonas verdes en pleno corazón del casco urbano. Según los cálculos municipales, con las modificaciones que se proyectan la superficie verde se elevaría a 15.700 metros cuadrados (m2), de los que 11.600 estarán vinculados directamente con la labor en la propia plaza. A la cifra se suman 20.900 m2 de zonas peatonales, entre las que se incluye la adecuación de viales o la ampliación de aceras e itinerarios de uso semipeatonal. En el dibujo que ha trazado el futuro Plan –su aprobación definitiva se espera para 2023– el tramo entre Praza de España y Honduras de la calle Porto Rico será peatonal, igual que el comprendido entre la plaza y Conde de Gondomar de Manuel Olivié. “Se va configurando un espacio peatonal y ciclista con zonas verdes entre O Castro y la nueva Ciudad de la Justicia”, precisan.

Otro de los grandes cambios –relacionados con esa misma filosofía– es un replanteamiento del tráfico. “Se reducen las secciones para tráfico rodado de las vías que confluyan en la plaza, de uso exclusivo para vehículos de emergencias, transporte público, residentes o accesos puntuales”, anotan los técnicos del Concello: “La actuación parte del objetivo de revertir la actual condición del ámbito como espacio de distribución del tráfico rodado por la de distribuidor del transporte público y acceso puntual de tráfico privado”. En ese sentido apuntan los viales alternativos proyectados en el entorno.

Con respecto a las ocho manzanas, se respeta la configuración de la colonia del Castro y anticipan reordenaciones, como la desaparición de la gasolinera, la construcción de bloques con alturas acordes con el entorno y la generación de zonas verdes. “Se pretende mantener el perfil edificado”, anotan.

Compartir el artículo

stats