Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El verano sube el termostato de Vigo: esta es la temperatura récord del año

13

Vigo se zambulle en un fin de semana marcado por el calor Marta G. Brea

Cuando Lorenzo aprieta y las nubes perdonan, ni el influjo de las Cíes, ni el lugar privilegiado que ocupa Vigo en el mapa –los dos grandes ingredientes del microclima privilegiado del que disfruta la mayor parte del año– salvan a la ciudad de sudar la gota gorda. Ocurrió ayer, por ejemplo. Haciendo bueno el refranero popular, las Rías Baixas, al igual que el resto de Galicia y en especial Ourense, donde se tonteó con los 38 grados, vivieron una jornada sofocante. De toalla y sombrilla; o terraza y refresco, dependiendo de lo cerca que le queda a uno la playa. Las mediciones tomadas por Meteogalicia en Avenida de Madrid muestran que por la tarde el mercurio llegó a alcanzar los 34,3 grados. No es un valor desorbitado para mediados de julio –de hecho, hace justo un año, el 16 de julio de 2020, el mismo sensor marcaba una máxima de 34,8º–; pero sí lo suficientemente alto como para convertir a la jornada de ayer, de lejos, en la más calurosa en lo que va de año. La meteorología de Vigo no se alejaba mucho de la que se vivía unos quinientos kilómetros al sur. En Madrid a media tarde se marcaba 36º.

El de ayer no solo fue el día con la máxima más alta en lo que va de 2021; lo fue también de los últimos diez meses. Para encontrar una marca mayor hay que remontarse al 12 de septiembre de 2020, cuando el sensor de Meteogalicia de Avenida de Madrid alcanzó los 35º. La “palma” del mes de julio se la lleva en cualquier caso 2013. El viernes 5 de ese año la Agencia Española de Meteorología, la Aemet, registraba la sofocante marca de 39,7 grados en la estación que tiene situada a la altura de Peinador.

Por lo pronto, el escenario meteorológico no se aproximará a esas cotas de calor. El observatorio gallego prevé que las temperaturas máximas bajen ya hoy a los 31 grados en una curva descendente que las llevarán el domingo a los 27 y el lunes a los 23. En cuestión de cuatro días el desplome sería así de 11 grados. La oscilación será pronunciada también entre las mínimas. Si ayer no bajaron de 21,5º y se prevé que hoy no lo hagan de 22, a partir de mañana empezarán un retroceso que las dejarán, ya el lunes, en 11 grados.

Más allá de su registro en las tablas de Meteogalicia o la Aemet, las temperaturas de ayer dejaron huella en la propia ciudad, con terrazas, parques y playas tomadas por vecinos que escapaban del sol. Precisamente en respuesta a la canícula, el Concello ha decidido activar ya este fin de semana el sistema de cintas instalado en Samil y O Vao para garantizar las distancias de seguridad entre bañistas. El objetivo –como insiste el alcalde, Abel Caballero– es ofrecer unas playas con “seguridad mil por cien” frente al COVID. Según precisó ayer, no se han desplegado hasta ahora “por que el nivel de utilización de la playa garantizaba las distancias”. “Incluso ayer, que fue un día de uso masivo, se cumplieron los protocolos sanitarios”, zanjó sobre el jueves.

Compartir el artículo

stats