Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música y playa en el primer fin de semana “veraniego”

Bañistas en la playa de Rodas, ayer.

Bañistas en la playa de Rodas, ayer.

Con temperaturas por encima de los 25 grados y el sol pegando en la nuca desde primera hora de la mañana, vigueses y visitantes aprovecharon el primer fin de semana del mes de julio con buen tiempo para refrescarse en las playas y deleitar sus oídos en los numerosos conciertos celebrados al aire libre, requisito impuesto por la pandemia.

Samil y O Vao lucieron sus mejores vestimentas, con miles de bañistas tostándose al sol o combatiendo el calor en el agua. Idéntica imagen se pudo ver en la playa de Rodas, en las islas Cíes. Recibieron a 1.800 personas, el máximo permitido, y esperan volver a llenar el cupo a diario hasta mediados de la semana que viene: ya no hay plazas disponibles ni hoy ni mañana ni el martes ni el miércoles para poner rumbo al archipiélago, uno de los destinos estrella en Galicia en la actual temporada estival.

El calor alegró el rostro a los hoteles. Algunos lograron el primer lleno del año, una noticia tan ansiada como difícil de escuchar en un tiempo marcado por el COVID-19. El presidente de la Federación Provincial de Hostelería (Feprohos), César Sánchez-Ballesteros, concretó que, de media, el sector rozó el 100% de ocupación en la noche de ayer.

Otro gremio que aplaude con fuerza el buen tiempo: la cultura. La urbe fue testigo de varios conciertos: Alberto Cunha en la Praza da Independencia, Corizonas y Tonhito de Poi en la terraza del Mar de Vigo, la Orquesta Clásica en Barreiro o la Unión Veciñal, Cultural e Deportiva de Candeán en el Paseo de Alfonso.

Compartir el artículo

stats