Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balaídos dice adiós a uno de sus emblemas

15

Balaídos despide a las escaleras de Río, uno de sus emblemas Marta G. Brea

Balaídos se desdibuja poco a poco para cambiar de vestimenta. La jornada de ayer será recordada en el feudo celtista por el inicio del desmontaje de una de las escaleras de caracol de Río, las más próximas a Marcador, que serán demolidas para levantar una nueva estructura y, así, seguir con la tan ansiada renovación del estadio vigués.

Los operarios, ayudados por una grúa, empezaron a retirar por tramos uno de los emblemas de la catedral del fútbol en la ciudad que configura su ADN y fue testigo de las gestas más importantes de su historia: sus peldaños y rellanos permitieron a decenas y decenas de aficionados disfrutar de cerca la victoria del Celta de Vigo ante el Getafe por 6 goles a 0 un 16 de mayo de 1982, tres puntos que le daban el ascenso a la máxima categoría liguera con más de 40.000 personas como testigos.

La actuación se enmarca en los trabajos de reforma de Balaídos. Actualmente, se centran en Marcador tras finalizar el lifting de Río y Tribuna. El proyecto incluye la demolición de la actual grada para levantar otra más próxima al terreno de juego, la instalación de 6.418 butacas y una cubierta ondulada, la adecuación de espacios interiores, la redistribución de la iluminación, y la construcción de almacenes, una sala de conferencias y zonas de uso terciario.

El presupuesto para ejecutar las obras –que están en marcha desde hace meses– asciende a más de 15,4 millones de euros, que salen de los bolsillos del Concello y de la Diputación a partes iguales. Antes del adiós a las escaleras, Balaídos fue testigo esta pasada primavera del desmontaje de otro símbolo: la torre de iluminación de Gol.

Compartir el artículo

stats