Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PAC de Vigo se queda con un solo médico durante dos horas

Entrada del Punto de Atención Continuada (PAC) de Vigo. Pablo Hernández

A golpe de lunes, y durante unas dos horas, el Punto de Atención Continuada (PAC) de Vigo quedó prácticamente desierto de profesionales. Concretamente, entre las 15.30 horas y las 17.30, aproximadamente, este servicio de urgencias extrahospitalarias se quedó con un único médico para atender a todos los pacientes que acudían al PAC. Esta circunstancia fue motivada porque en ese período de tiempo tres equipos de profesionales del PAC tuvieron que realizar tres asistencias a domicilio de forma prácticamente simultánea, dejando el centro completamente “desnudo” y sin los medios suficientes para atender una urgencia grave.

El problema, según apunta personal del propio PAC, es que el centro está preparado a nivel de recursos materiales y humanos para un máximo de dos salidas en una jornada normal, pero no para tres. Porque, por ejemplo, el tercer equipo de profesionales sanitarios que acudió a una urgencia a domicilio lo hizo sin desfibrilador y sin otros aparatos habituales para la atención sanitaria. Y si pasara algo grave, el PAC estaría descubierto de recursos al tener destinados a tres equipos fuera al mismo tiempo. En este centro de lunes a jueves hay cuatro médicos de guardia, cifra que se amplía los fines de semana ante el aumento de la actividad asistencial de este dispositivo de urgencias de Atención Primaria debido al cierre tanto sábados como domingos de los centros de salud. Precisamente, el PAC vigués ya se encuentra en cifras de actividad similares a antes de la pandemia. Están atendiendo pacientes con patologías de todo tipo, desde infartos hasta enfermos con dolencias crónicas.

En este sentido, están notando un aumento en la atención precisamente por la dificultad con la que se encuentran muchas personas para acceder a los centros de salud, que tienen los teléfonos saturados de llamadas y que en muchos casos no hay citas disponibles con el médico de cabecera hasta dentro de varias semanas, situación que prevé agravarse ahora en verano con la llegada de las vacaciones y las dificultades habituales para cubrir las ausencias de profesionales, especialmente pediatras y médicos de familia.

Compartir el artículo

stats