Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un nuevo barrio residencial en Valladares: pisos diáfanos y chalés con jardín

15

Modelos de chalés y pisos que diseña Arco da Vella, con luz y espacios al aire libre R. V.

Los diseños de Arco da Vella están marcados por el COVID-19: balcones amplios, piscina y zonas al aire libre

Hay sed y hambre de vivienda nueva en Vigo. Y las cooperativas lo saben a la perfección. Una de las que quiere meter el hocico en la ampliación del PAU (Polígono de Actuación Urbanística) de Navia, Arco da Vella, que surgió, precisamente, a raíz de este proyecto, ya pone el ojo en otras zonas de la ciudad y en concellos del área para dar solución a sus 800 cooperativistas. Mientras espera con ilusión la convocatoria del concurso para el desarrollo del barrio olívico, en el que se prevé la creación de casi 1.600 viviendas protegidas, esta entidad olívica ha proyectado en Valladares la construcción de una decena de chalés y en torno a 140 pisos –de bajo, dos alturas y ático– en un ámbito que ocupa unos 46.000 metros cuadrados (m2).

El gestor de la cooperativa, Serafín Fernández, concreta que se trata de dos promociones a cierta distancia una de otra. “Ya está el estudio hecho y el borrador de lo que queremos. Ahora, estamos pendientes del PXOM (Plan Xeral de Ordenación Municipal; el Concello prevé que la aprobación inicial se produzca a finales de agosto): una vez comience el periodo de exposición pública (20 de septiembre), comprobaremos que el nuevo documento no recoge variaciones en ese suelo. Necesitamos seguridad”, explica. Los precios de las propiedades no superarán los 190.000 euros. “Siempre hablamos de primera vivienda. El 99% de los cooperativistas son personas trabajadoras con un poder adquisitivo limitado”, detalla. El terreno de las unifamiliares alcanzaría los 6.000 m2 y el de las colectivas, unos 40.000 m2.

Modelo de chalé que diseña Arco da Vella, con luz y espacios al aire libre

El tipo de viviendas que dibuja Arco da Vella es similar en todos sus proyectos: con el ADN marcado por la pandemia del COVID y en base al gusto de los futuros inquilinos. Son modulares. En el caso de los chalés, se trata de construcciones “con mucha luz” y espacios al aire libre; las colectivas, con una piscina para toda la comunidad, se distribuyen en bloques compuestos por viviendas en planta baja con zona ajardinada, dos alturas de pisos con balcones “muy grandes” y áticos con terraza amplia. “La gente viene muy asustada del confinamiento. Los que lo vivieron en un piso de 50 m2 sin balcón buscan este tipo de hogares”, anota Fernández.

La cercanía del Cunqueiro y de la industria justifica esta actuación

Uno de los motivos capitales para apostar por Valladares es la cercanía del hospital Álvaro Cunqueiro y de la zona industrial, dos polos de empleo vitales para la ciudad. La justificación laboral también se aplica a otros proyectos que Arco da Vella tiene entre ceja y ceja en la urbe: idénticas razones apoyan una operación de la cooperativa en Castrelos para dar luz a un centenar de viviendas en la zona de la circunvalación y en la subida al Cunqueiro. “Estamos estudiando un suelo que nos han ofertado, tenemos ya un precio; ahora, veremos la viabilidad para la cooperativa. Estamos a la espera del PXOM: esperemos que se mantenga la edificabilidad, ya que, de no ser así, el precio variaría”, señala Serafín Fernández.

Un cuarto proyecto de Arco da Vella, que se suma a los de Navia, Valladares y Castrelos, se ubica en la zona del Meixoeiro. La entidad viguesa contempla ocho viviendas unifamiliares. “Nos han pasado una oferta de suelo y la hemos consultado. Estamos pendientes de conocer el contenido del PXOM para cerrar el acuerdo de compra”, informa el gestor de la cooperativa antes de dejar claro que los precios de todas las viviendas que prevén en la ciudad serán similares a los que se fijen para la promoción de Navia. “El interés que ha generado esta zona hace crecer a la cooperativa, se van uniendo más personas cada día, unas traen a otras. Nos hemos dado cuenta de la gran necesidad que hay en Vigo de vivienda nueva, por eso hemos optado por ampliar el horizonte y buscar en otras partes de la ciudad”, apostilla Fernández.

4

Así es el proyecto de Arco da Vella para San Paio de Navia

Interés por lograr un hogar en el Val Miñor

El Val Miñor es una de las zonas que más abre el apetito de los cooperativistas de Arco da Vella para instalar su primera vivienda. Serafín Fernández reconoce que ya han hablado con el Concello de Baiona con el objetivo de conocer qué terrenos existen en el municipio para desarrollar. “Está todavía en pañales. También nos han ofertado terrenos en zonas de Nigrán y Gondomar. Estamos estudiando todo para analizar si es viable. Si determinamos que lo es, pasaremos la nota a los cooperativistas para que decidan si les interesa o no”, apunta.

La voluntad de los cooperativistas transparenta el impulso del área, que se ve favorecida por su localidad tractor: Vigo. El presidente de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), Benito Iglesias, reconoce a FARO que la urbe más poblada de la comunidad es la que presume de “más proyección económica, social y demográfica”, aspecto que alimenta el mercado de la vivienda de la propia ciudad y del entorno más próximo.

Compartir el artículo

stats