Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo se apunta a la experiencia 'au pair': pon una Mary Poppins en tu vida

Un momento cualquiera, en inglés, en el día a día de esta familia viguesa con Eve, su 'au pair'

Al menos una veintena de familias de la ciudad conviven durante el curso con una cuidadora extranjera para sus hijos que les aporta una inmersión idiomática y cultural continuada

Desde que Vega tenía dos años y medio, en su casa se habla inglés y castellano por igual. Casi cuatro años después, se defiende en ambos idiomas perfectamente. A un nivel superior está su hermano Iago, dos años mayor que ella. Y es que sus padres, Isabel y Javier, querían para sus hijos "una inmersión tanto idiomática como cultural desde bien pequeños", así que decidieron contratar a una cuidadora extranjera para que el tiempo que pasara con los niños tuviera un valor añadido de aprendizaje continuado. El hermano mayor, Luis, de 16 años, no tuvo esa formación desde tan pequeño, sin embargo, durante estos años ha podido beneficiarse del inglés que "se habla en casa, constantemente", matiza su madre.

"Intentamos que las conversaciones del día a día sean en ese idioma para que los mayores podamos también practicar, y además Luis tiene dos horas de clase con Eve a la semana, para mejorar su fluidez"

decoration

Isabel Álvarez, Javier Álvarez y sus hijos son una de las veinte familias en Vigo que se estima, cuentan con el servicio de una 'au pair', un término que siempre hemos asociado tradicionalmente a las jóvenes españolas que viajaban a Reino Unido para aprender inglés -el Brexit frena ahora esa diáspora-, mientras cuidaban a los hijos de la familia británica de turno. Era una oportunidad para empaparse del idioma, sin tener que pagar alojamiento y manutención. Desde hace unos años, son cada vez más las familias españolas que viven esta experiencia, pero a la inversa.

Luis, Iago y Vega con Ellen, una de las 'au pairs' que acogieron hace unos años.

Luis, Iago y Vega con Ellen, una de las 'au pairs' que acogieron hace unos años.

El 'Gap Year' o año sabático

"Tanto en Estados Unidos como en algunos países de Europa es muy habitual entre los jóvenes tener un 'Gap Year'. Se trata del año sabático que se cogen antes o después de la universidad, bien porque aún no saben qué estudiar, o porque aún no quieren meterse de lleno en el mercado laboral. Así que viajar es una de las actividades por la que optan, y una manera de abaratar sus gastos, a la vez que suman otro idioma a su formación, es trabajar de 'au pair", comenta la madre de Vega y Iago. Una opción a la que también se apuntan chicos aunque, en este caso, en clara minoría.

Eve McGowan es una joven escocesa que desde septiembre de 2020 convive con esta familia de Vigo. "Me gradué en la universidad el verano pasado en medio de la pandemia -Eve estudió Derecho-, con menos oportunidades laborales de lo habitual. Comencé los estudios universitarios muy joven, a los 17 años, y nunca antes había tenido un descanso. Cuando terminé, sentí que era el momento perfecto para tomarme esa pausa. Quería vivir en el extranjero y mejorar mi español", confiesa Eve, que ahora tiene 22 años.

Eve, con Iago y Vega, luciendo camisetas del país de la joven 'au pair'.

Eve, con Iago y Vega, luciendo camisetas del país de la joven 'au pair'.

Ella es la cuarta 'au pair' que ha estado viviendo con Isabel, Javier, Vega y Iago durante este curso escolar. Esta familia estrenó experiencia hace unos años, pero durante el verano, "para probar". Así que acogieron a una chica americana, "pero no nos gustó demasiado esa vivencia, ya que, al no haber colegio, los niños tenían demasiado tiempo libre, y llegaba a ser agotador tanto para la 'au pair' como para ellos", comentan, al recordar a Vanessa. No obstante "ella fue una buena elección, pero decidimos que, a partir de entonces, sólo tendríamos una cuidadora durante el curso".

  • Un momento cualquiera, en inglés, en el día a día de esta familia viguesa con Eve, su 'au pair'

Y es que, aunque no sea una completa lotería, estos padres reconocen que hay que afinar mucho en la elección. "Nosotros siempre hemos tenido mucha suerte con las chicas que han venido a nuestra casa, pero conocemos algunos casos en los que la cosa no funcionó", recuerda Isabel. En este sentido, Eve coincide con sus anfitriones. "Para algunas personas no funciona, por muchas razones diferentes, pero creo que todo se reduce a la comunicación entre la familia y la 'au pair'. Si ambos dejan las cosas claras desde el principio, todo suele salir bien", asegura la joven escocesa.

'Au pair' es un término asociado tradicionalmente a las jóvenes españolas que viajaban a Reino Unido para aprender inglés, mientras cuidaban a los hijos de la familia británica de turno. Desde hace unos años, son cada vez más las familias españolas que viven esta experiencia, pero a la inversa

El proceso

Esta familia, una vez tomada la decisión, creó un perfil en una página web que se dedica exclusivamente a la búsqueda de cuidadores extranjeros. "Hay agencias que funcionan como intermediarias para encontrar un perfil que encaje en tu familia, pero la ventaja de AuPairWorld -el sitio web donde esta familia viguesa hace sus búsquedas- es que el contacto con los candidatos es directo, y preferíamos conocer de primera mano a la persona que iba a estar durante tantos meses en nuestra casa con nuestros hijos", asegura Isabel.

REQUISITOS DE UNA POTENCIAL 'AU PAIR':

  • Entre 17 y 30 años de edad
  • Tener experiencia con el cuidado de niños
  • No fumar ni consumir drogas
  • Recomendable, español conversacional básico

LA FAMILIA SE HACE CARGO DE:

  • El alojamiento (una habitación en la casa) y la manutención alimentaria
  • Un salario que en España oscila entre los 70 y los 80 euros semanales
  • Gastos de desplazamiento o transporte cuando se trata de llevar o traer a los niños

LA 'AU PAIR' SE HACE CARGO DE:

  • Costear sus viajes de ida y vuelta a España
  • Cobertura médica
  • Un curso de español, que suele hacerse en la EOI

DEBERES Y DERECHOS (Consensuados con la familia)

  • No son criadas, ni hacen labores domésticas, sólo las que les corresponde, como un miembro más de la familia: mantener limpias y en orden sus cosas
  • Cuidan de los niños, les dan clases de idiomas, juegan con ellos, les acompañan al colegio, al parque...
  • Trabajan 30 horas a la semana, normalmente cinco al día, y tienen los fines de semana libres (puede haber acuerdos para cambios)

En AuPairWorld, son las propias familias demandantes y los jóvenes que se ofertan los que buscan por sí mismos a su candidato ideal. Ambos pueden registrarse de forma gratuita y fijar una serie de preferencias, como por ejemplo el país de acogida, el país en el que viven o los idiomas que hablan. A través de estos criterios de búsqueda, se muestran de manera automática perfiles afines. Aunque después, para que ambas partes puedan contactar, el sitio web cobra una tarifa para un mes, tres meses o un año. "Es una especie de Tinder, pero aplicado a la búsqueda de familias y cuidadores", bromea Javier, quien matiza que "en este caso, la ventaja suele ser de los candidatos, ya que a veces hay hasta tres familias que pujan por un mismo perfil, y finalmente, es el o la 'au pair', quien decide".

Son las propias familias demandantes y los jóvenes que se ofertan los que buscan por sí mismos a su candidato ideal. Se registran de forma gratuita y fijan preferencias. A través de estos criterios de búsqueda, se muestran de manera automática perfiles afines, "es como una especie de Tinder"

Isabel recuerda que al principio les costó meses encontrar a una persona. "Esto funciona mucho por las recomendaciones de las chicas que ya han pasado por tu casa, y cuando empiezas de cero, son inexistentes", y es que es algo similar a lo que ocurre en las páginas de venta de artículos de segunda mano o en las que los clientes de restaurantes dejan comentarios sobre el servicio y la comida del local, "pero una vez que tuvimos a la primera 'au pair', la cosa fue más rodada", comenta.

La joven sueca Ellen, afincada en Amsterdam, cumplió 18 años en casa de los Álvarez, en Vigo, hace ya cuatro años.

Diferentes prioridades

Después de Vanessa, la americana que estuvo en verano, llegó Ellen para el inicio del curso escolar, una chica sueca afincada en Amsterdam. "Las prioridades las marca cada familia. Por ejemplo, en nuestro caso buscamos aprendizaje del inglés y conocimiento de otras culturas, por eso yo sólo quiero personas nativas. No es el caso de mi hermana, que también acoge a una 'au pair', ya que ella se centra más en su carácter afable, porque le interesa que una cuidadora se divierta y juegue con sus hijos, por encima del idioma. De hecho, no le importa que sean italianas o de países donde no se hable inglés", apunta Isabel.

Morgan llegó a Vigo desde Virginia (USA).

Morgan, de Virginia, fue la penúltima en pasar por este hogar vigués, antes de Eve. "Ahora ellas me hacen de embajadoras, tanto de mi familia como de la ciudad", comenta.

"Vendo Vigo como ciudad segura y cómoda"

"No sabes lo difícil que es convencer a una persona joven y extranjera que elija Vigo, teniendo en cuenta que competimos no sólo con familias de lugares que en principio son más atractivos para ellas, como Madrid, Barcelona, Mallorca, Málaga..., u otros países que también están en este mercado, como Italia o Francia, por ejemplo". En este sentido, en los mails y entrevistas previas por videochat, una vez que sus perfiles han conectado en la web, la familia intenta convencerle de que la opción de su hogar y de su ciudad puede ser muy positiva. "Yo les comento que Vigo es cómoda, muy segura, barata y perfecta de tamaño, en la que apenas hay turismo extranjero que les pueda frenar a la hora de aprender español". Isabel reconoce, medio en broma, que pasa por alto el tema meteorológico, "aunque en el caso de Eve, llueve más en Escocia que aquí, así que ella está encantada con Vigo".

Con respecto a esas "dos o tres entrevistas por vídeo presencial, como mínimo", destaca que son clave para la decisión final, tanto de un lado como del otro. "Es importante conocer un poco a esa persona. En algún caso, hemos tenido que descartar a la candidata por su actitud", comenta al recordar a una candidata que se presentó al videochat "tirada en el sofá con una cerveza en la mano".

La experiencia de Eve en Vigo

En el caso de Eve, estos padres lo tuvieron claro, aunque ella no tanto. "Nunca me hubiese planteado venir aquí antes, y cuando buscaba por primera vez un trabajo de 'au pair' en España, me imaginaba yendo a Madrid o Sevilla. Al final elegí este destino, por cómo era la familia", reconoce. Diez meses después de su llegada, no se arrepiente lo más mínimo. "Ahora estoy muy contenta de haber venido a Vigo, ha sido perfecto".

"He hecho amigos de por vida. Además, con mi familia anfitriona, siempre estaré en contacto, gracias a esta experiencia. Vigo es otro lugar del mundo donde ya tengo un hogar"

Eve McGowan - 'Au pair' en Vigo

decoration

Con respecto a la ciudad en sí, la joven escocesa habla maravillas, al igual que "casi todas mis compañeras, porque Vigo es una gran ciudad para vivir, para alguien que se muda a España por primera vez. Tiene todo lo que necesitas, pero no es demasiado grande ni abrumadora. Vivir aquí es barato, todo está muy cerca y además tiene playas, así que ha sido genial. Lo que más me ha gustado es la comida y la bebida. Hay algunos restaurantes, cafés y bares increíbles en la ciudad, y mis amigos y yo ya tenemos nuestros favoritos". Cuando habla de sus amistades, Eve se refiere a las otras 'au pairs' con las que comparte ciudad. Cada vez que llega alguien nuevo a Vigo, se le introduce en un grupo de Whatsapp, unas veinte en Vigo, creado para compartir información y momentos de ocio. Este año, las cuidadoras que hay en la ciudad olívica son, en su mayoría, de Italia, Reino Unido, Países Bajos y Alemania.

Eve y otras 'au pairs' que trabajan en hogares vigueses han aprovechado su tiempo libre para disfrutar de la playa, o conocer otras ciudades gallegas.

Esta 'au pair' que vuelve a Escocia a mediados de julio, promete regresar a un lugar donde "he hecho amigos de por vida. Además, con mi familia anfitriona, siempre estaré en contacto, gracias a esta experiencia. Vigo es otro lugar del mundo donde tengo un hogar", comenta emocionada. Gran parte de la culpa de su gran experiencia la tienen Iago y Vega, los más pequeños de esta historia, que han creado un vínculo muy especial con ella.

Algunos momentos de Iago y Vega con Eve, a lo largo de este curso escolar.

Ambos reconocen que echarán mucho de menos a Eve, al igual que al resto de 'au pairs' que han pasado estos años por su casa. "Nos da pena cuando se van, pero siempre hacemos planes para volver a verlas", comenta Iago, de 8 años. En cuanto a la pequeña, de seis, ve a sus cuidadoras casi como hermanas mayores a las que imitar y admirar. "La niña tiene devoción, por Eve, hasta tal punto que de mayor quiere ser 'au pair", comenta su madre.

Y es que lo de aprender inglés, es un juego más para Vega, que se muestra encantada con las acogidas que hace cada año su familia. "Son divertidas, juegas con ellas, dibujamos, hacemos legos, cocinamos postres, vamos a la playa, o a por un helado, y de paso aprendemos inglés", comenta.

Iago se suma a lo que dice su hermana, y además apunta que "si la cuidadora fuera de aquí, no aprenderíamos nada, ya que castellano sabemos y Vigo es nuestra ciudad. Con Eve, por ejemplo, además de mucho vocabulario, nuevos acentos y hablar cada día inglés, conocemos cómo es su país, sus costumbres, o comidas de allí".

El pacto acordado es que Eve debe hablar siempre inglés con los niños, un idioma que refuerzan con las asignaturas que tienen en el colegio en ese idioma, que es el mismo que escuchan cuando ven televisión. "En Netflix o en Disney, tenemos nuestros propios perfiles con los programas, siempre en inglés", apunta Iago.

Los padres de Eve visitaron a su hija en Vigo, y pudieron conocer a su familia de acogida, que ejerció de anfitriona.

En este hogar vigués, ambos padres trabajan, y tener a Eve es "todo ventajas", aseguran. Eso sí, "la única cosa que pierdes un poco es cierta parcela de intimidad, de privacidad familiar". No obstante, la acogida es casi como la de un familiar más, -de ahí el significado de 'au pair', expresión francesa que significa "a la par"-. "Ella comparte con nosotros reuniones familiares, eventos y cualquier plan que surja, si le apetece". Y es que es una relación de tú a tú, donde no hay jefes ni empleados, sólo familia.

Compartir el artículo

stats