Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daniel Viñas | Presidente del Círculo Mercantil e Industrial de Vigo

“La línea del Mercantil es positiva, debemos lograr que deje de vérsenos como un club elitista”

Daniel Viñas, en la Ciudad Deportiva del Mercantil. | // ALBA VILLAR

Tiempo de descuento en la sala de máquinas del Círculo Mercantil e Industrial. 2021 marca el final del mandato que arrancó hace cuatro años la junta directiva encabezada por Daniel Viñas. Cuando él y su equipo dieron un paso al frente para tomar el timón del club en el horizonte tenían retos clave: frenar la sangría de afiliados, revivificar su oferta social y deportiva, fortalecer la salud financiera y abordar cuestiones tan delicadas como el futuro de la sede que la entidad tenía alquilada en la calle Reconquista, instalaciones que la junta decidió abandonar al poco tiempo de asumir el cargo para ahorrar 300.000 euros anuales. A mayores –en el último año y medio–, a la lista se añadió un reto incluso más peliagudo: el COVID. A menos de medio año de culminar su mandato, Viñas avanza su deseo de dar un “paso en lateral” – “no atrás”, insiste– y dar la “oportunidad” a otros socios para que puedan dirigir el club.

–El último año ha sido duro para la hostelería y toda la actividad relacionada con el ocio. ¿Cuál es el estado de salud del Mercantil?

–Gracias a las dimensiones del Mercantil, sus espacios abiertos, las piscinas, el trabajo de la junta directiva y sus socios... hemos conseguido que la gente lo perciba como un sitio seguro. En época de COVID-19 nos ha ayudado a mantenernos e incluso a crecer un poco.

–Uno de los problemas, compartido con otras instituciones similares, es la sangría de afiliados. ¿Cómo evoluciona la masa social?

–Pues estamos mejor que hace un año, la verdad; lo que consideramos como ingresos de cuotas ha ascendido. Aunque sea poco, en esta época supone un éxito.

–¿Cuántos socios tienen?

–En este momento 2.922. Son unos 150 más que hace un año.

–Las cuotas son una fuente de ingresos clave. ¿Se prevé tocarlas?

–Lo que hemos hecho este año fue congelarlas. Decidimos hacerlo para que a nadie se le hiciera cuesta arriba seguir siendo socio del Mercantil. La línea es positiva y esperanzadora. Nuestra situación económica es ventajosa respecto a cualquier otro club porque le hemos dado una vuelta a la gestión.

–¿Cuáles son los retos?

–Lo que tenemos que conseguir es que la gente deje de pensar que somos un club elitista, que nos venga a conocer. Estamos hablando de una cuota de 36,29 euros la individual con los hijos y de 61,84 la familiar con hijos. No hay de entrada. Son las más baratas de todos los clubs sociales que hay y aún encima somos los que más servicios damos. Uno de nuestros éxitos fue conseguir que fuera un club multideporte, más multidisciplinar. El Mercantil es una buena solución para llevar a los niños, que estén en un ámbito amplio, sano, familiar, con actividades; y al mismo tiempo el padre y la madre tengan espacio para desarrollar las suyas.

–¿Se vieron perjudicadas las cuentas por la congelación?

–No. Evidentemente el año pasado fue complicado porque tuvimos que estar cerrados y debimos hacer un ERTE para ajustar la situación, aunque el equipo de mantenimiento siguió trabajando. Hemos ajustado mucho los gastos y hemos incrementado los ingresos, hecho socios de empresa, conseguido ingresos en publicidad, hecho algún evento que nos ha aportado dinero...

–¿En 2020 no hubo déficit?

–No, al contrario. Fue un año que cerramos con más 29.000 euros.

–¿Cómo están las instalaciones, hay previstas más inversiones?

–En este momento, con las obras que hemos hecho, tenemos las tres piscinas impecables. La sala de máquinas está actualizada y trabajando. Hemos conseguido cerca de 1.250 metros más de zona verde y estamos trabajando en un proyecto de hostelería que consistiría en hacer autoservicio con lo que llaman comida de quinta gama, que se elabora con productos de cercanía, frescos y sin conservantes.

–En 2018 el Mercantil prescindió de las instalaciones que ocupaba en el centro. ¿Se plantea la directiva retomar esa presencia?

–La directiva, evidentemente, siempre lo tendrá presente. Todos los que fuimos socios tuvimos experiencias en el centro de Vigo, pero en este momento eso tiene que ser una opción a medio plazo.

–Otra de las cuestiones que suele ponerse cada cierto tiempo sobre la mesa es una posible fusión o búsqueda de sinergias con otras sociedades históricas, como el Náutico. ¿Hay algún contacto?

–Yo con la directiva no tengo ningún diálogo en este momento. Evidentemente estoy abierto a cualquier posible colaboración. Unos años atrás estuvimos hablando con el Liceo de Bouzas para entablar una relación de intercambio de usos, pero al final ellos decidieron que no era viable y lo respetamos. Tanto el Mercantil como el Liceo y el Náutico son sin ánimo de lucro, lo único que pueden hacer es intercambio de usos, colaboraciones.

–Finaliza el mandato.

Cuando entramos nos marcamos el objetivo de conseguir la situación que tenemos ahora. Lo bueno sería que hubiera gente que tenga la oportunidad de colaborar, Las sociedades como la nuestra son como una comunidad, todo el mundo tiene que aportar.

Compartir el artículo

stats