Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Discamino rompe límites en la cúspide de la península

Los miembros de DisCamino (dcha.), con los grupos de Murcia y Andalucía en el Veleta.

Los miembros de DisCamino (dcha.), con los grupos de Murcia y Andalucía en el Veleta. Javier Pitillas

Tras una etapa “durísima”, un equipo de la asociación viguesa DisCamino coronó ayer el pico Veleta –de 3.396 metros–, el cuarto más alto de España, para cumplir uno de los sueños de Javier Fernández Martínez, alias Javichi, al que siete personas llevaron en una silla adaptada. Hoy han completado la hazaña tocando el techo de la península ibérica, el Mulhacén.

Siete porteadores con Javier Fernández en una silla adaptada coronaron ayer el pico Veleta y prevén conquistar hoy el Mulhacén

“Estamos reventados”

Javier Pitillas

decoration

“Estamos reventados”, admitía ayer el policía vigués e impulsor de esta entidad, Javier Pitillas. Fue un ascenso de nueve kilómetros con “unas pendientes muy grandes” que hicieron en su mayor parte campo a través, salvo un pequeño tramo de camino muy estrecho pegado a una caída vertical que veían “imposible” transitar con una silla Joëlette. En llano, esta todoterreno de una rueda, es llevada por una persona delante y otra detrás. Pero en terrenos como el de ayer necesita los brazos de cuatro personas. Los siete que acompañan a Javichi en esta aventura se fueron turnando.

6

Discamino rompe límites en la cúspide de la península Javier Pitillas

Ver la “explosión de felicidad” en la cara de Javichi en la cumbre les compensa el esfuerzo. “Es un sitio al que él no podría llegar de otra forma”, señala Pitillas, aún maravillado por las “preciosas” vistas desde la cumbre, desde la que aún se divisaban zonas heladas en Sierra Nevada.

  • Pedaladas para lograr el Princesa de Asturias de la Concordia

“También es un reto para cada uno de nosotros subir estos picos”, añade. El frío y el viento no les permitió disfrutar demasiado tiempo de la cúspide. Además, les esperaban otros nueve kilómetros a pie de bajada y 100 en coche por estrechas carreteras de montaña hasta el refugio donde pasaron la noche y cogieron fuerzas para emprender la siguiente meta: la subida al Mulhacén, con sus 3.479 metros sobre el nivel del mar. Han hecho 12 kilómetros de subida y otros 12 de bajada, desde donde dejaron los coches. Hoy ya han coronado la cima:

6

Cuando el cielo no es el límite: Discamino corona el Mulhacén Javier Pitillas

Y no hay descanso tras la gesta. Conducirán hasta Madrid, para hacer noche allí y madrugar para salir hacia Vigo mañana. Y es que algunos, como Pitillas, trabajan de tarde. Una “barbaridad” que no dudarán en repetir. Ahora que han visto que es posible subir al Veleta con otro tipo de sus sillas adaptadas en las que el ocupante puede contribuir al avance, tienen claro que volverán con otra de las usuarias de Discamino, con Mónica Mera.

“Ella no quiere venir si no colabora, pero viendo que sí puede disfrutar sufriendo, vendremos con ella porque estas cosas le llaman”

decoration

El equipo de porteadores está compuesto, además de por Pitillas, por Silvia Rey, Julio Villaraviz, Pedro Macías, Fernando Molares, Silvia Iglesias y José Macías. Es la primera expedición de este estilo que hace la entidad, que nació recorriendo el Camino de Santiago y que está propuesta para el Príncipe de Asturias de la Concordia. Para esta experiencia se juntaron con otros grupos de Córdoba, Cádiz y Cartagena.

Compartir el artículo

stats