Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo envía a "quirófano" su gran arteria de tráfico: 6 meses de obras para un cambio radical

Habrá tres fases de cortes de circulación que obligarán a planificar desvíos

Vista de la zona de Beiramar de Vigo.

Vista de la zona de Beiramar de Vigo. Marta G. Brea

Una de las principales arterias del tráfico en Vigo (probablemente su corazón) entrará en "quirófano" en cuestión de semanas. Será para acometer una de las actuaciones más ambiciosas de los últimos años y reforzar al máximo su seguridad. Eso sí, los trabajos, previstos durante seis meses, obligarán a realizar cortes de tráfico.

La actuación, que acaba de licitarse por casi 1,5 millones de euros, va encaminada a reforzar (todavía más) la seguridad en el túnel de Beiramar. A finales de julio vence el plazo de presentación de ofertas, con lo que los trabajos podrían comenzar ya este mismo verano.

¿Qué mejoras se van a ejecutar?

Trabajos de reparación en el interior del túnel de Beiramar

Aunque el plan de tráfico definitivo se fijará una vez que se adjudiquen las obras, en el pliego del proyecto se fijan ya tres tipos diferentes de cortes por fases que se tendrán que realizar en el túnel a lo largo del desarrollo de los trabajos y que, probablemente, obligarán a desviar en determinados momentos a los 40.000 vehículos que circulan a diario por el subterráneo.

  • Fase 1: Destinada a los trabajos en el lateral derecho, y por tanto, implica el corte del carril derecho del sentido correspondiente.
  • Fase 2: Destinada a los trabajos en la mediana del túnel, y por tanto, implica el corte del carril izquierdo del sentido correspondiente.
  • Fase 3: Destinada a los trabajos en clave o calzada, y por tanto, implica el corte completo del tubo correspondiente.

¿Qué trabajos de van a realizar?

Salida de emergencia como las que tendrá el túnel reformado

El proyecto trazado para la principal vía de desahogo del tráfico del casco urbano contempla varias actuaciones encaminadas a reforzar la seguridad de los conductores. Entre ellas, la renovación de la iluminación de emergencia –pasará a ser íntegramente LED, logrando mayor eficiencia– y la mejora de la evacuación –contará con salidas de emergencia con señalización (como la que se ve en la imagen sobre estas líneas.

También se prevé reforzar la gestión en caso de accidentes en el interior del túnel con limitaciones de acceso, barreras exteriores, paneles variables fuera del pasillo subterráneo para facilitar información y megafonía dentro del espacio para que pueda generarse interacción con los usuarios, detalle que, desde la administración con sede en Praza do Rei, consideran de gran importancia.

  • La cara oculta (y motor) del túnel de Beiramar

    Viaje a las entrañas del mayor subterráneo de Vigo

“Transformar una instalación que no es acorde con la segunda mitad del siglo XXI en un espacio con luz y seguridad total”, destacó en la últimas semanas el alcalde, Abel Caballero. Esta actuación se financiará con los remanentes de tesorería.

Una mejora para hacerlo "irreconocible"

A estas mejoras, que permitirán aumentar la visibilidad y la seguridad de los conductores, se sumará una remodelación de la estructura envolvente –las paredes y los techos–: con esta actuación, la institución municipal persigue una renovación estética total para transformar el túnel en una infraestructura adaptada a la segunda mitad del siglo XXI, como señala Abel Caballero. “Pasará de ser un espacio oscuro a una instalación irreconocible. Se ejecutará todo en una sola fase”, citan fuentes del Concello.

Interior del túnel de Beiramar

El proyecto para remozar este corredor subterráneo que conecta una punta de la metrópolis con la otra busca poner fin a los problemas que presenta por el paso de los años. Durante el pasado verano, el Consistorio realizó trabajos de reparación del pavimento y reasfaltado de los cuatro carriles de circulación, lo que obligó a cortar el tráfico, provocando retenciones considerables en los accesos, situación que desveló la importancia que ha adquirido uno de los tramos más frecuentados por los vigueses en el día a día. La Concejalía de Tráfico también mejoró en los últimos ejercicios la seguridad con la instalación de señales luminosas y medidores de velocidad informativos.

UNA ARTERIA VITAL PARA VIGO

El túnel de Beiramar ha llegado a alcanzar picos de hasta 45.000 vehículos diarios. Cuando se inauguró, en los años 90, rondaba los 30.000. No cabe duda de que esta infraestructura es una gran aliada del tráfico en Vigo, pero ¿por qué ha aumentado tanto la cifra?

Dos motivos explican esta situación: cada vez más conductores se están concienciando de la agilidad que ofrece este pasillo de asfalto –que permite circular a 50 kilómetros por hora sin semáforos, por lo que se puede llegar de Bouzas a Areal o Sanjurjo Badía (y a la inversa) sin apenas pisar el freno– y muchos optan por esta alternativa para huir de los atascos que se forman en el centro. Eso sí: en su interior, la velocidad está supervisada por radares fijos.

Compartir el artículo

stats