Con la llegada del verano repuntan los casos de robos tanto en viviendas como en locales comerciales. Según los datos de la Policía Nacional de Vigo, solo este pasado fin de semana se registraron seis denuncias por robos con fuerza en viviendas de la ciudad situadas tanto en el centro, como en zonas más pegadas a la playa.

En lo que va del mes de junio se registraron ya 20 denuncias por robos con fuerza en Vigo, lo que rompe la tendencia a la baja que se venía sucediendo con la pandemia y supone un incremento del 18% sobre los meses anteriores. Así, según los datos del Ministerio del Interior, entre enero y marzo de este año hubo 51 robos con fuerza en domicilios, frente a los 61 del mismo período del año anterior.

Fuerzan la cerradura, rompen una puerta, una ventana o incluso escalan para colarse por un vano mal cerrado. Los delincuentes aprovechan que en verano las personas pasan más tiempo fuera de sus viviendas para perpetrar los robos, que normalmente tienen como objetivo joyas y dinero en efectivo.

El botín, por encima de la media nacional

En Vigo el botín medio de los robos con fuerza es de 1.690 euros, lo que sitúa a la ciudad en el grupo de cabeza de los costes más elevados a nivel nacional. Solo doce municipios españoles superan el precio medio del botín saqueado en los domicilios de Vigo, la mayor parte situados en las provincias de Madrid, Barcelona o zonas de Levante. Según los datos del último informe sobre robos en viviendas aseguradas, elaborado por Unespa – la patronal que representa a cerca de 200 compañías que abarcan el 98% del negocio en España – el botín medio en Vigo está muy cerca del que se llevan los ladrones en la ciudad de Barcelona (1.752 euros) y se sitúa muy por encima de la media española, 1.300 euros.

Alcabre, Candeán, Travesía de Vigo, Canceleiro, zona de Balaídos, una heladería, varios colegios... Los robos han salpicado toda la geografía viguesa en las últimas semanas y por este motivo la Policía pide extremar las medidas de seguridad especialmente estos meses de verano, tanto si se viaja como si se acude a lugares públicos.

Recomendaciones

Antes de salir de vacaciones se debe comprobar siempre que las ventanas y puertas están perfectamente cerradas. No se deben bajar totalmente las persianas; a este respecto, la policía recomienda instalar un reloj programador para iluminar distintas estancias de la vivienda en distintas horas.

Las autoridades recomiendan evitar dejar dinero u objetos de valor en el interior de la vivienda, así como no desconectar el timbre de la puerta y, si es posible, hacer fotografías y detallar las joyas, aparatos de televisión y otros objetos con número de serie para facilitar su identificación en caso de investigación policial.

La policía incide también en no divulgar la ausencia del domicilio por vacaciones en las redes sociales, y aconseja dejar la llave a una persona de confianza para que realice visitas periódicas y recoja la correspondencia del buzón.

Durante el viaje recomiendan, asimismo, identificar claramente las pertenencias antes de facturarlas, evitar llevar grandes cantidades de efectivo cuando y no perder nunca de vista el equipaje al ir en tren o en autobús.

Ya en destino de vacaciones, no se debe hacer ostentación de riqueza y conviene vigilar siempre los objetos personales, especialmente en lugares públicos; así como dejar la radio o una luz encendida en el hotel al ausentarse de noche.

La extracción del bombín de la cerradura o el bumping son los métodos de acceso

Aunque durante los últimos meses los robos con fuerza en viviendas venían descendiendo debido sobre todo a la mayor presencia de los ciudadanos en sus hogares, la mejora de los datos sanitarios hace que poco a poco vuelva la normalidad para bien y también para mal, con el regreso de las actividades delictivas.

La Policía Nacional de Vigo indica que en los últimos meses destaca la presencia de grupos itinerantes de ciudadanos sudamericanos y de Europa del Este, cada uno con un modus operandi muy característico que actúan en paralelo a los delincuentes autóctonos, más habituados a escalar muros y trepar a las ventanas.

Los ciudadanos sudamericanos detectados en Vigo en los últimos meses utilizan como método de acceso a las viviendas la extracción del bombín de la cerradura, un sistema para el que utilizan toda un serie de herramientas específicas que portan en el momento del robo.

Los georgianos, por su parte, utilizan la técnica del bumping, que consiste en introducir dentro del cilindro de la cerradura una llave manipulada que se va golpeando con un martillo para hacer saltar los pistones internos, lo que permite la apertura de las puertas de seguridad. Este método se ejecuta en medio minuto y no daña el sistema de cierre, por lo que difícil de detectar. El botín más apreciado por este tipo de delincuencia son las joyas y el dinero en efectivo.

Los delincuentes autóctonos suelen apropiarse también de todo tipo de aparatos electrónicos que puedan encontrarse en las viviendas. Para ello, utilizan el escalo para acceder, sobre todo en zonas rurales y del extrarradio. La policía recuerda que se debe llamar al 091 o al 112 en caso de observar gente extraña merodeando por el portal o si hay ruidos sospechosos en viviendas de vecinos que estén de vacaciones.