La Consellería de Infraestruturas eliminó un vertido de aguas residuales urbanas al río Pugariño, en la parroquia de Teis. El gobierno gallego informa que se originó debido a “una deficiencia de la infraestructura municipal de saneamiento”.