El primer fin de semana del verano trae bajo el brazo el primer lleno en las islas Cíes. Las colas que se registraron ayer en la zona del Náutico para poner rumbo al archipiélago –viajaron más de 1.650 personas a lo largo de la jornada– radiografiaron a la perfección lo que se espera hoy en el paradisíaco destino olívico, que abrazará a 1.800 visitantes, el máximo permitido.

Los afortunados que desembarquen hoy en Rodas serán unos privilegiados ya no solo por poder disfrutar de una de las joyas medioambientales más importantes del planeta, sino también por poder recorrerla sin estar embozados: portar la mascarilla ya no es obligatorio en espacios exteriores –siempre que se mantenga la distancia interpersonal de metro y medio, pero sí hay que ponérsela en terrazas, incluso si estamos con convivientes–.

Se podrá presenciar en Cíes una de las imágenes más esperadas tras meses y meses de restricciones

Sin cubrebocas, con el aforo completo y temperaturas agradables, se podrá presenciar en Cíes una de las imágenes más esperadas tras meses y meses de restricciones. El tiempo que se pronostica para esta fecha tan especial: nubes y claros, con los termómetros alcanzando los 20 ºC.

La ocupación que se prevé hoy en el campin también se anima con la llegada del verano. De las 600 plazas disponibles, tan solo quedaban 45 ayer a la tarde. Para el próximo sábado, ya se han reservado más de 400 para quedarse a dormir bajo las estrellas de las islas.

Para el próximo sábado, ya se han reservado más de 400 para quedarse a dormir bajo las estrellas de las islas

Los datos refuerzan una previsión casi segura: Cíes será el destino estrella de un verano que, si la situación sanitaria no se descontrola, nos recordará cómo se vivía antes de la irrupción del COVID-19. La estimación de la patronal hotelera es que la ocupación en julio llegue al 70% y suba en agosto al 90%.