Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Demandas para cobrar deudas o impagos de alquiler: los juzgados reciben 20 al día

Expedientes en una sala de Primera Instancia de Vigo. // A. Vllar

Expedientes en una sala de Primera Instancia de Vigo. // A. Vllar

Con una mirada rápida a las estadísticas judiciales, la caída de la litigiosidad por la pandemia fue notable en todas las jurisdicciones y procedimientos. Excepto en uno: los monitorios. La tendencia al alza de estos litigios para el cobro de deudas parece no tener techo y ya suponen prácticamente la mitad de la carga de trabajo en 11 de los 15 juzgados civiles de Vigo (tres están especializados en materias de Familia y otro exclusivamente en cláusulas suelo). De los 7.447 asuntos que asumieron estos órganos desde enero, 3.579 corresponden a demandas por todo tipo de impagos ,desde las deudas más ínfimas hasta reclamaciones a inquilinos morosos por el impago del alquiler: una abultada cifra que supone una media de 20 pleitos diarios.

Fondos buitre

Estos monitorios son instados preferentemente por los fondos buitre o sociedades extranjeras que se dedican a comprar grandes paquetes de créditos impagados para después reclamarlos en la vía judicial y cobrar ese dinero. Si el demandado abona la deuda, se zanja el procedimiento. Si por la contra, no paga pero tampoco se opone, se inicia la fase de ejecución de la deuda: el fondo intentará el cobro mediante el embargo de bienes, nóminas, etc.

Tarjetas revolving

Junto a ellos, otro fenómeno que contribuye a disparar la carga de trabajo en estas salas son las demandas contra las tarjetas revolving –que conceden una rápida disposición de dinero a unos intereses muy elevados– o de pago aplazado y microcréditos, que se pusieron en el punto de mira judicial por sus altos intereses y condiciones que llegan a la usura. “Este es un tipo de procedimiento que vemos en masa; en nuestro despacho rondamos las 200 demandas, tanto de microcréditos como de tarjetas revolving. Además, de las que presentamos, fueron favorables al consumidor, pero esto depende mucho del tipo de interés del crédito y del contrato”, destaca el letrado vigués Rafael Areses.

¿Cuándo hay usura?

Y es que la viabilidad de estas demandas reside en la existencia de usura y falta de transparencia . “Al no existir un criterio claro sobre cuándo es usura o no, lo que se hace es comparar el tipo de interés medio de las tarjetas de crédito que publica el Boletín Estadístico del Banco de España en el momento del contrato con la que cobran en la actualidad. Si la diferencia es muy alta, se entiende usura, pero va a criterio del juez porque el Tribunal Supremo no ha establecido un baremo”, explica Areses.

Procedimientos totales

A día de hoy, –sin contar Familia–, ya se registraron 8.760 procedimientos civiles. Con los monitorios claramente a la cabeza, le siguen los asuntos que dan lugar a los juicios verbales y ordinarios. Los pleitos por accidentes de tráfico –475– y los actos de conciliación –562– también se encuentran entre los más destacados de esta jurisdicción, así como las juras de cuentas –91– derivadas de los impagos de los honorarios de los abogados o los concursos de acreedores de personas físicas con 52 demandas.

Sala de refuerzo

Los saturados juzgados civiles cuentan desde marzo con el apoyo de dos juezas en prácticas procedentes de la 70 promoción de la Escuela Judicial. Pero tanto los magistrados como los letrados de la Administración de Justicia advirtieron de que esta ayuda no resultaba suficiente. La solución pasó por transformar el actual juzgado de apoyo de Social –que concluye en julio– y dedicarlo a Civil.

Así, y tras ser aprobado por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), a partir del 1 de septiembre, una nueva sala formada por una magistrada de asignación territorial (JAT), un letrado de la Administración de Justicia y ocho funcionarios se integrará en esta jurisdicción.

Alza de cláusulas suelo

El cerco judicial a los abusos bancarios sigue siendo un grueso del trabajo de estos órganos civiles, más concretamente del Juzgado de Primera Instancia 14, que se dedica en exclusiva al conocimiento de las causas de suelo hipotecario. El ritmo de presentación de estas demandas por cláusulas suelo ha recuperado los ratios prepandemia y en este primer semestre de año se contabilizaron 1.313 procedimientos; un ritmo notablemente inferior al de la puesta en marcha de su juzgado pero casi el doble que el año pasado. En Vigo son cuatro los magistrados que se encargan todavía hoy de resolver las miles de demandas presentadas y que siguen pendientes de resolución.

Agotadas las preferentes

Por la contra, el procedimiento que motivó la primera especialización de un juzgado para abusos bancarios en la ciudad ya no acumula causas nuevas. Se trata de las preferentes. A pesar de que el bum se remonta a 2013 y que la sala cerró sus puertas en 2015, las demandas interpuestas por afectados de las preferentes seguían entrando a cuentagotas para su reparto entre los juzgados civiles. En estos seis meses no se ha registrado ninguna.

Compartir el artículo

stats