Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Chuvi estima en un 5% la presencia de la variante Delta, aún sin transmisión comunitaria

Depuradora de Baiona en Cabo Silleiro

Depuradora de Baiona en Cabo Silleiro Marta G. Brea

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se mostraba el lunes preocupada por la variante Delta del nuevo coronavirus y lanzaba una advertencia: es la que se transmite con mayor velocidad y la relajación de las medidas de prevención puede suponer una oportunidad para su expansión.

Otro estudio en aguas residuales apunta a que está presente en el área desde hace al menos tres semanas | El CSIC y la Universidad detectan también mutaciones compatibles con la de Nueva York y la de California

La B.1.617.2, que se detectó por primera vez en la india, además de ser “probablemente más transmisible”, los primeros indicios apuntan a que conlleva “mayor probabilidad de ingreso” y que se produce una “ligera disminución de la eficacia vacunal con dos dosis y más acusada con solo una”, según los informes del Ministerio de Sanidad. El Servicio de Microbiología del Complejo Hospitalario de Vigo (Chuvi) ha detectado más de veinte casos vinculados a varios focos. Desde el departamento que dirige el doctor Benito Regueiro destacan que todavía no se puede hablar de transmisión comunitaria de esta variante.

La OMS señala que la variante delta va camino de convertirse en la dominante en el planeta Agencia ATLAS / EP

Los expertos vaticinan que acabará siendo predominante en toda Europa. Además de en India, la variante Delta es ya la mayoritaria en Reino Unido y en la región de Lisboa y del Valle del Tajo, en el vecino país luso. Según las muestras que secuencia –unas por sospecha y otras por elección aleatoria–, Microbiología del Chuvi estima que la presencia de la variante Delta en el área ronda el 5%, mientras que la Alfa –la B.1.1.7, inicialmente conocida como británica– está en el 90%.

Los primeros casos de esta variante que se detectaron en Vigo, a principios de mayo, estaban muy acotados a las tripulaciones de dos buques de bandera internacional, el Prometheus Leader y el Emerald Leader, que mantuvieron cuarentena en el puerto. Luego, también trascendió el caso de un hombre ingresado en el mismo hospital que los marineros y su esposa, así como el de una mujer que regresó de la Nueva Delhi.

  • Expertos urgen completar las dos dosis de vacunación para eludir la variante delta
    Federico Martinón-Torres e Ignacio López-Goñi reclaman “avanzar cuanto antes” en la pauta completa, especialmente en los grupos más vulnerables

Los investigadores del proyecto DIMCoVAR –, que analiza las aguas residuales de 15 estaciones depuradoras de Galicia en busca de restos del virus, constató la presencia de mutaciones compatibles con la variante Delta en su última secuenciación, hace tres semanas. Y solo encontró estos restos de material genético entre los residuos de población del área sanitaria de Vigo.

En esta investigación participa el grupo de Inmunología y Genómica del Instituto de Investigaciones Marinas-CSIC, el grupo de Biotecnología Industrial e Ingeniería Ambiental (BiotecnIA) de la Universidad de Vigo y la empresa Geseco Aguas.

  • "Con un único análisis se puede analizar a toda la población"

El investigador de la UVigo Claudio Cameselle explica que, hasta este mes, analizaban dos muestras a la semana de las 15 depuradoras de Baiona a Cedeira. Por la mejora de la situación, lo han reducido a una. Del área de Vigo, se incluyen también las de Nigrán y Gondomar. Son localidades sin hospital – por lo que evitan que las heces de los ingresados puedan distorsionar los datos– y con un importante peso del turismo estacional, por lo que resultan adecuados para esas indagaciones.

“Observamos que las concentraciones están cayendo, pero no llegan a cero (...)Lo que quiere decir que hay una cierta circulación del virus, con un riesgo de rebrote en cualquier momento”

Claudio Cameselle - Investigador de la UVigo

decoration

Entiende que ese repunte “parece ahora más difícil” al estar en un escenario diferente, con más gente vacunada, aunque advierte que emite esta opinión sin ser su especialidad.

Los cambios en la presencia del virus se detectan en las depuradoras con entre 7 y 10 días de antelación con respecto a los diagnósticos entre la población por las autoridades sanitarias. Cameselle calcula que los niveles que están detectando son similares a los de finales del pasado agosto y no tanto a los de hace un año, cuando muchas depuradoras daban cero. “Ahora pueden dar una semana, pero a la siguiente ya es positiva”, describe.

Depuradora de aguas residuales de Cabo Silleiro, en Baiona José Lores

El grupo del CSIC de Antonio Figueras y Beatriz Novoa se encarga de detectar el virus en las aguas residuales y también secuenciar fragmentos que encuentran de su material genético. Con el último de estos análisis que realizaron pudieron constatar que la variante británica sigue predominando, pero sus hallazgos también sugieren que la delta está creciendo. Detectaron mutaciones compatibles con esta, así como con la de Nueva York y de California. No pueden confirmarlo al 100%, porque estas variantes tienen las mutaciones que las caracterizan muy separadas y las localizan fragmentadas, a diferencia de la Alfa con la que sí tienen certeza absoluta.

El biólogo Antonio Figueras destaca que, de todas las depuradoras gallegas donde secuenciaron muestras, solo detectaron las mutaciones de la Delta en el área viguesa. Son 10 genomas de esta variante.

Según los datos de Sanidade, la incidencia acumulada en el área sanitaria de Vigo está en 29,8 casos por cien mil habitantes a 14 días, aunque la evolución es mejor en la última semana por lo que se prevé que siga progresando. La ciudad, por su parte, sigue bajando y se sitúa en 31,7. Los ingresados con COVID en los hospitales vigueses bajaron ayer a 8; dos de ellos, en UCI.

Una herramienta útil que puede avisar de otros virus

Lo que los científicos observan en las aguas residuales es lo que 7 o 10 días después se va a traducir en diagnósticos en los servicios sanitarios. Y es que se puede considerar una especie de cribado masivo anónimo a la población en general. Y no solo puede ser una herramienta útil y económica para adelantarse a repuntes o a la llegada de nuevas variantes en esta pandemia de SARS-CoV-2, sino que puede detectar cualquier patógeno y contribuir a la vigilancia de la salud pública. Por ejemplo, en el marco del proyecto DIMCoVAR –en el que participan el CSIC, la Universidad de Vigo y Geseco Aguas–, mientras buscaban material genético del virus que causa el COVID, les llamó la atención la gran cantidad de restos del de la hepatitis C en el mes de noviembre.

  • Las aguas residuales anticipan las variantes del coronavirus

Podría valer para muchas otras enfermedades infecciosas, como la gripe. El biólogo e investigador del CSIC Antonio Figueras explica que el proyecto en el que participa ya ha desarrollado el sistema y el modelo que predice estas cuestiones, por lo que aboga porque alguien lo pueda emplear con este objetivo. “La salud pública del siglo XXI pasa por la salud global”, destaca. Sin embargo, con el envío de los resultados periódicos de su investigación sobre el COVID en aguas residuales a la Xunta no han tenido mucha respuesta de Augas de Galicia o la Consellería de Sanidade. El proyecto fue financiado con más de 200.000 euros por el Fondo Supera COVID-19 del Santander y la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas, así como una aportación de 8.000 euros de la Xunta. El proyecto se acabó. “Pedimos una extensión hasta final de año sin presupuesto adicional”, explica el investigador de la Universidad de Vigo Claudio Cameselle. “Estamos aumentando el número de meses con los mismos recursos y, en la medida de nuestras posibilidades sí que vamos a seguir haciendo análisis, por lo menos, con el horizonte de final de año”, añade. Lo hacen de forma casi altruista. ¿Por qué? “Porque creemos que es una herramienta interesante para predecir cómo evoluciona esto”.

Compartir el artículo

stats