Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El reto de alquilar vivienda: un vigués necesita aportar de partida casi el equivalente a un sueldo

Cartel de "Se Alquila" en un apartamento de la ciudad

Cartel de "Se Alquila" en un apartamento de la ciudad Pablo Hernández Gamarra

En un país con una fuerte y enraizada cultura de la propiedad, el alquiler de vivienda ha sido habitualmente la opción preferida por quienes están de paso, no encuentran lo que buscan en el mercado o –las más de las veces– directamente ven cómo el pago de una cuota de entrada y las mensualidades de una hipoteca quedan fuera de su alcance.

El arrendamiento medio en la ciudad ronda los 530 euros, a los que se suma fianza y, con frecuencia, una póliza contra impagos | Las plazas de garaje, en torno a los 75 euros al mes, valor que supera los 100 en el centro

Poco a poco, sin embargo, los precios y los requisitos impuestos por los propietarios hacen que tampoco el arrendamiento sea asequible para todos los bolsillos. A día de hoy, de hecho, para que le entreguen las llaves de un piso en alquiler un vigués tiene que desembolsar casi el equivalente a una nómina media, que según los datos de la Agencia Tributaria de 2019 ronda los 1.500 euros. En otras palabras: a quien se quiera convertir en inquilino –sin compartir gastos– no le queda otra que poner sobre la mesa casi un sueldo.

Los datos recabados por el Observatorio da Vivenda de Galicia muestran que, en abril de 2021, se cobraba de media en Vigo un alquiler de 527,3 euros, el mayor entre las siete ciudades de Galicia. En A Coruña los técnicos autonómicos situaban el arrendamiento en 526,2. El dato es también sensiblemente más alto que el de 2020, cuando se fijaba en 520. A la primera mensualidad se añade una fianza por el mismo valor. También, con frecuencia, una póliza que protege al propietario en caso de impagos. Alicia Suárez, de la agencia inmobioliaria Puerto Panjón, explica que para un alquiler de 530 euros esa cuota rondaría los 264 euros.

Sumados, primer mes, fianza y cuota de la póliza superan los 1.300 euros. Benito Iglesisa, presidente de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), explica que es habitual que además de la fianza los propietarios soliciten “un refuerzo” para lograr más “seguridad”, como un aval bancario o –lo más frecuente– una póliza. Aunque normalmente su coste recae sobre el inquilino, Iglesias recuerda que no siempre es así y depende de lo que se pacte entre las partes y recoja luego en el propio contrato de alquiler.

  • Solo uno de cada cinco jóvenes gallegos puede alquilar o comprar un piso
    Hace un año accedían al mercado inmobiliario un 30% de los menores de 35 años

La figura que ha decaído, explica Suárez, es la del avalista particular, un requisito que sí era común hace años. Al menos en su forma tradicional. Ahora sigue solicitándose en ocasiones, pero para elaborar la propia póliza de impagos.

Los 1.300 euros de desembolso inicial –no gasto; la afianza se recupera– suponen para la mayoría de vigueses un buen pellizco de sus nóminas según los datos del IRPF de la Agencia Tributaria, que en 2019 fijaba los rendimientos del trabajo anual en 21.426 euros, cuantía a dividir entre 14 pagas. En el caso de los autónomos, el valor –a dividir entre 12– es de 12.778.

El esfuerzo para firmar el contrato de alquiler de un apartamento es incluso mayor si además el inquilino debe añadirle una plaza de garaje. Según los cálculos de Fegein, que estima que en Vigo hay alrededor de 200 en arrendamiento, el precio medio ronda los 75 euros, aunque el valor puede superar de largo los 100 euros en las calles más transitadas del casco urbano y en las que más difícil resulta encontrar aparcamiento. En Idealista se anuncian opciones en zonas como el Casco Vello, García Barbón o Areal por 110, 120 e incluso 150 euros mensuales.

  • 1. El alquiler medio: casi 530 euros

    El alquiler medio en Vigo se situaba en abril, según datos del observatorio autonómico, en 527,3 euros. En 2020 su cálculo era de 520.

    2. Abono de un mes de fianza

    A la primera mensualidad se añade otra suma, por el mismo valor, para la fianza. No es un pago. En condiciones normales se recupera tras el contrato.

    3. El seguro contra impagos

    La póliza es una garantía para el propietario en caso de impagos. Para un arrendamiento medio de 530 euros puede rondar los 260.

    4.Plaza de garaje: 75 euros de media

    Una plaza de garaje ronda, de media, unos 75 euros al mes, si bien su coste se dispara en el centro, donde puede pasar de largo de los 100.

La fluctuación es elevada también en la vivienda. En Milanuncios se encuentran casos muy alejados de la media, como un apartamento de 125 m2 con garaje y trastero cerca de Vialia por el que se piden 1.100 euros u otro en Rosalía algo más pequeño, de 110 m2, por 950.

El valor depende de diferentes factores, como la antigüedad de la vivienda, si está o no recién reformado, si incluye trastero y garaje, y, de forma especial, su ubicación. En el entorno de Vialia y la Ciudad de la Justicia, por ejemplo, se detecta un alza de interés inmobiliario visible en las promociones residenciales que se activaron en la zona.

¿Supone un mayor desembolso alquilar hoy que hace un par de años? El observatorio autonómico calcula que en julio de 2018, por ejemplo, la fianza media en la ciudad se situaba en 469,8 euros, sensiblemente por debajo del valor actual. Suárez explica sin embargo que hace años los requisitos impuestos por los propietarios podían ser más duros. “Algunos pedían tres, cuatro meses o incluso más de depósito de fianza”, explica. La Ley de Arrendamientos Urbanos habla de un mes para viviendas residenciales y dos para inmuebles dedicados a otro uso, como el comercial.

Compartir el artículo

stats