Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estas son las claves de la negociación con Ryanair en Vigo

Caballero, ayer, durante la videoconferencia 
con responsables de Ryanair.

Caballero, ayer, durante la videoconferencia con responsables de Ryanair. Fdv

Sirvió a modo de primera toma de contacto y sondeo, una “charla”, –en palabras del propio alcalde–, pero su balance deja buen sabor de boca en Praza do Rei. La reunión por videoconferencia que mantuvieron ayer Abel Caballero y directivos de Ryanair sirvió a ambas partes para fijar posiciones y, sobre todo, tantear posibles puntos de encuentro. De entrada, tanto el tono, como la escenificación y la posterior valoración municipal son muy diferentes a las de hace dos años, cuando ambas partes no lograron cerrar un acuerdo que blindase la permanencia de la low cost en Peinador. Entonces la falta de pacto llevó a que Ryanair abandonase Vigo en mayo de 2019. Ahora, la buena sintonía llevaba ayer al regidor a reconocer abiertamente su “optimismo”. “Aprecio que Ryanair está en modo de volar desde Vigo”, celebró. Desde hace varias semanas la compañía comercializa ya billetes para la ruta Peinador-Barcelona, que operará, a priori, entre octubre y marzo del próximo año.

Por lo pronto, Concello y Ryanair dejaron ayer dos grandes cuestiones sobre la mesa. La primera es un mapa abierto, que contempla tanto destinos nacionales como al extranjero. Segundo, que habrá más reuniones. “Ellos hacen un planteamiento de operatividad en península y en el resto de España, en las islas también, e internacional. Por lo tanto ya en la próxima semana vamos a intercambiar opiniones entre rutas internacionales, sobre las eventuales rutas nacionales que podamos llevar adelante”, explicó el regidor. En cuestión de días, el Concello enviará por lo tanto “una propuesta de rutas convenientes”.

Quedó esbozado también el calendario, que de entrada se plantea para la temporada estival del próximo año. “Su operativa sería, como es natural, para la primavera-verano de 2022, por tanto tenemos un tiempo razonable para iniciar conversaciones”, detalló Caballero, que propuso a la low cost “retomar un convenio de las características del anterior”. El pacto suscrito hace un lustro entre ambas partes, de 4,4 millones de euros, contemplaba que la aerolínea operase en Vigo a lo largo de tres años, entre 2016 y 2018, con una conexión permanente con Barcelona y rutas estacionales a Bolonia, Milán, Dublín y Edimburgo.

El primer edil avanzó ayer que la propuesta municipal plantea dos similitudes con aquel convenio: dinero y modelo. “Vemos que los términos económicos que se pueden ir planteando son muy similares al anterior –explicó el primer edil–. Como es natural, siempre tiene que haber una licitación pública para dar la oportunidad de concurrencia y por tanto el cumplimiento estricto de la normativa que nosotros no vamos a vulnerar ni por asomo”.

Esa idea, la de que el convenio saldrá de un “concurso público”, la recalcó el regidor en varias ocasiones. Tanto durante la tramitación del anterior acuerdo con Ryanair como con otros pactos, como el firmado con Air Nostrum, el Concello siempre ha rechazado asignar ayudas directas. La concurrencia siempre ha sido una línea roja que, incidió ayer Caballero, se mantendrá ahora también. “Creo que de la conversación que tuvimos se desprende que tanto ellos como nosotros tenemos interés en que operen en Vigo”. Tras resaltar las buenas expectativas turísticas de la ciudad, el regidor avanzó que mantendrá discreción sobre las negociaciones.

Compartir el artículo

stats