Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin personal para los refuerzos en centros de salud con muchos veraneantes

El Sergas elimina los refuerzos estivales en los centros de salud con mayor carga de veraneantes

El Sergas elimina los refuerzos estivales en los centros de salud con mayor carga de veraneantes

La escasez de personal de Enfermería y de Medicina de Familia en los centros de salud del área sanitaria viguesa genera cada vez más problemas. Desde hace años, esta situación impide cubrir a los profesionales durante sus vacaciones, días libres o bajas de corta duración, con la consecuente sobrecarga de los compañeros que sí están trabajando y que se reparten sus consultas. Incluso tiene dificultades para encontrar sustitutos para bajas de larga duración. Este verano, este déficit ha llevado al Servicio Galego de Saúde (Sergas) a prescindir también de los equipos de refuerzo que activaba en puntos de Atención Primaria que, durante el verano, son frecuentados por un mayor número de veraneantes desplazados desde otras zonas.

Son los centros de salud de A Guarda, Cangas y Baiona los que solían recibir un reforzamiento de personal con un equipo formado por un especialista de Medicina de Familia y otro profesional de Enfermería para hacer frente a esta demanda. En los últimos años, la Administración sanitaria ya ha tenido problemas para conseguirlos y, este año, explica que “no hay efectivos para disponer de este refuerzo”.

Ante esta situación, la Dirección del Área Sanitaria de Vigo recuerda a la ciudadanía que “los pacientes de concellos limítrofes no son desplazados y deben dirigirse a su centro de salud de referencia”. Por ejemplo, si un vigués se instala en su segunda residencia en Cangas o Baiona durante el verano y necesita una consulta médica, debe acudir al punto al que está adscrita su cartilla.

Según la reunión que mantuvo ayer la Dirección del Sergas en Vigo con las centrales sindicales, lo que sí han logrado son dos efectivos para cubrir parte de las bajas del centro de salud de A Guarda, que con ocho plazas de facultativo de familia está atendido por un máximo de cuatro.

El problema es que, desde hace algunos años, se jubilan más médicos de los que se forman y el área sanitaria viguesa no solo no es capaz de atraer profesionales para cubrir estas vacantes, sino que ni siquiera logra retener a los que se especializan en sus centros de salud. De hecho, este año solo se quedan en Atención Primaria cinco de los veinte médicos residentes de último año. Cuatro prefieren ejercer en el hospital y el resto se van de la comarca.

No es algo nuevo. El Sergas trató de convencerlos con la creación del llamado contrato de continuidad en 2019, que fue rechazado por los destinatarios desde un principio. Fue entonces cuando abrió la oferta a profesionales de Portugal.

La sobrecarga asistencial por escasez de personal es el principal problema al que se enfrenta la Atención Primaria desde hace tiempo y que se va agravando con los años. Es el origen del conflicto que provocó la dimisión en bloque de los jefes de servicio a finales de 2018 y aún no se ha ofrecido ninguna solución efectiva.

Las nuevas agendas de centros de salud, que recuperan la cita presencial a demanda del paciente, se empezarán a implantar en los centros de salud vigueses en los próximos días. Sanidade propone dejar huecos para 32 o 40 citas ordinarias al día, además de 8 o 5 urgentes. Los profesionales insisten en que estas cifras no se ajustan a la realidad, ya que además de su cupo deben ver a pacientes de los compañeros ausentes y las citas “forzadas” suelen ser muchas más.

Cinco nuevos pediatras reducen las reorganización de consultas por vacaciones

Donde sí se ha conseguido un progreso es en las consultas de Pediatría de Atención Primaria del área vagueas. El Servicio Galego de Saúde (Sergas) explica que ha logrado incorporar a cinco nuevos especialistas “con vinculación estable”. Con plazas de interinos, la Dirección del Área Sanitaria de Vigo ha logrado cerrar la contratación de dos de los residentes que finalizaron este año su especialización en sus centros y ha captado a otros tres procedentes de fuera.

Con estas cinco incorporaciones sostiene que se pude “mantener la asistencia pediátrica habitual en todos los centros”. O casi, porque sí se reducirán los horarios y se limitará la atención solo a la mañana, en el municipio de Vigo, en los centros de Coia y en Navia, a lo largo de los meses de julio y agosto. Además, los pacientes infantiles del centro de salud de Coruxo seguirán siendo atendidos en Navia, al menos, “mientras dure la pandemia”, según el Sergas.

En los últimos veranos ya se ejecutó este cambio y con el primer estado de alarma y la restricción del acceso a los centros de salud se fijó esta medida. Fuera de la ciudad, también se centraliza en A Cañiza la atención a pacientes pediátricos de Arbo y As Neves y se reducirán las consultas al horario de mañana. La situación es mejor que el verano pasado, cuando en la ciudad no solo se redujo el horario en Navia y Coia, sino también en Casco Vello y Lavadores. La reorganización estival en 2019 afectó también a Sárdoma y Tui.

Compartir el artículo

stats