A los 50, al Alba Plena

Son los mismos que hace 50 años acampaban de forma natural en San Martiño de Cíes, cuando ser furtivo no era pecado y los percebes (cocerellos, los llaman) eran como “carallo de home”. También se movían por otros infernales caminos terrestres entre Trives y Alvite, en un mítico 600 o un Dyane 6. Hace unos días se embarcaron en Bouzas en el Alba Plena, de Julio Montenegro, navegando por su 50 aniversario hacia el norte hasta donde les lleve el viento como castigo para redimir sus culpas, que algunas tendrán. Ellos son, aparte de Julio el patrón, Cholo Sala, Pepe Janeiro, Javier Puig, Luis Lojo y Tito Peleteiro. ¡Buena proa, amigos!

El Aplomo de Siro González

Mi reencuentro con Siro González tuvo lugar anteayer en su nuevo restaurante vigués, Aplomo, que convierte a la de Zamora, 73 en un esquina de alto valor culinario. El local es moderno, versátil, y allá me fui con mi amigo Carlos López, sí, el de la internacional Confecciones Foque que tanto peleó por la moda infantil gallega desde su vértice organizativo. Me presentó Toñi Rey hace años a este lalinense singular que es Siro González y recuerdo alguna experiencia anterior que resultó sorprendente; sé de su biografía desde su primer trabajo y lo considero un valor de nuestra cocina que se ha hecho a lo largo de décadas de aprendizaje y actitud obsesiva por diferenciarse, crear valor añadido. Así ha dibujado una carta contemporánea, variable, una gastronomía de la emoción sin dejar por eso la sencillez, nacida de su pasión y deseo de romper moldes como demostró en su etapa santiaguesa, o en Madrid Fusión, o en la consultoría culinaria en Vigo. Comimos en Aplomo, que él subtitula de cocina consciente, primero un tartar de jurel con cerezas y jengibre, después un bonito braseado con arroz basmati y frambuesas y, de postre, tiramisú y arroz con leche. Encantados. Su carta es muy personal, incluye desde la costilla de vaca 7 horas asada hasta la merluza confitada con verduras. ¡Volveremos!

¡Canta tus años, Toño Gómez!

Pues ayer cumplió años Toño Gómez, sí, mujer, sí, el hijo de aquel conocido y tan buen sastre de Príncipe, Gómez, que hasta a él le hizo buenas sus hechuras. ¿Cuántos? Sabe Dios, él lo calla pero hay que reconocerle que ha sabido montar en Vigo dos negocios colindantes, el Juanita y el Margarita, con pulcritud legalista y profesional empeño, que no solo tienen una cocina más que digna (¡ay ese entrecot, ay ese wok marinero, ay ese tataki de atún!) sino unas terrazas en Princesa o Joaquín Yáñez de mucho merecimiento. Y cómo no, un personal amable. A los de la cocina no los veis pero en el frente de combate están Javier, Antonio, Julia, Hans...

Girón, de Lisboa a Vigo a pie

¡Pardiez, Manu Girón, cómo te gusta caminar! El año pasado escribimos de tu caminata Viana do Castelo-Baiona, que creo que es donde tú vives, y ahora me entero de que ayer has iniciado la ruta pedestre Lisboa-Vigo y a lo mejor te da por llegar a Santiago, aunque lo dudo. Solo pensarlo a mí me cansa. Estarás en el segundo día ¿Cuánto te queda?