Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paloma Lobato Antón | Responsable del Servizo de Axuda no Fogar

“El trato humano y profesional de las auxiliares es increíble”

Paloma Lobato, en su puesto  de trabajo

Paloma Lobato, en su puesto de trabajo Pablo Hernández

Paloma Lobato Antón (Vigo, 8 de diciembre de 1973) es, desde hace cinco años, la responsable del Servizo de Axuda no Fogar de Vigo, colectivo que recibe este año el reconocimiento de Vigués Distinguido, en palabras del alcalde, Abel Caballero, por su “trabajo inestimable” durante la peor parte de la pandemia. El equipo está formado por dos trabajadoras sociales, dos administrativas, las coordinadoras y las auxiliares de ayuda a domicilio. Estas últimas son las que prestan el servicio, es decir, las que van a los domicilios para mejorar la calidad de vida de los usuarios: “Hacen una gran labor”.

–¿Qué significa para el colectivo ser Vigués Distinguido?

–Nos hace mucha ilusión, es un importante reconocimiento a nuestra labor. Llevamos mucho tiempo trabajando, pero, con motivo de la pandemia, hubo un incremento de carga y de esfuerzo por parte de todos, principalmente, de las auxiliares, que son las que prestan el servicio. Es un agradecimiento que tenemos en cuenta.

–El trabajo de las auxiliares es clave.

–Sí. Me gustaría que quedara claro el reconocimiento a las auxiliares, que son las que están en primera línea, las que entran a los domicilios en situaciones complicadas. Durante los primeros meses de la pandemia, para ahorrarnos el tema burocrático y agilizar, dábamos altas en el mismo día y vía telefónica, ya que eran situaciones urgentes, es decir, no hacíamos visitas de presentación en los domicilios. Las auxiliares iban muy a ciegas cuando tenían que iniciar un servicio. Su trabajo fue realmente de súperprofesionales, de una calidad tanto profesional como humana increíble. Todos trabajamos mucho, pero su esfuerzo al pie del cañón en los domicilios fue clave.

Paloma Lobato, en las dependencias del Concello Pablo Hernández

–¿Cree que el Vigués Distinguido ayuda a visibilizar los cuidados como parte fundamental de la sociedad?

–Sí. Somos un sector profesional no muy visible y, a veces, no muy valorado. Es por eso que nos hace tanta ilusión que nos reconozcan públicamente.

–¿Cómo fue trabajar en el peor momento de la pandemia?

–Una locura. Se incrementaron mucho los servicios, puesto que aumentaron mucho las altas, y la situación era muy novedosa para todos, todavía más para los profesionales que trabajamos en este sector. Surgieron necesidades nuevas: los centros de día y los de discapacitados, por ejemplo, cerraron; sus usuarios estaban desatendidos en sus domicilios antes de llegar nosotros. Funcionamos de manera muy coordinada con las trabajadoras sociales a la hora de valorar un alta hospitalaria. Lo hicimos con esfuerzo, con mucho trabajo coordinado, en equipo.

–¿Sigue siendo alta la carga de trabajo?

–Este es un servicio en el que siempre hay muchas altas, ya que la lista de espera es grande debido a las necesidades que surgen en el día a día, entonces, sí que sigue habiendo mucho trabajo.

–¿A cuántas personas llega el servicio?

–Tenemos casi 1.200 usuarios. La inmensa mayoría son personas valoradas como dependientes. Hay casi 400 auxiliares para prestar el servicio.

"Lo más reconfortante es que los usuarios te agradezcan y reconozcan que el servicio les está sirviendo de ayuda"

decoration

–¿Cuántos trabajadores del Servizo de Axuda no Fogar están vacunados?

–De 397 auxiliares, 293 han recibido las dos dosis. El resto sigue pendiente de la primera dosis, aunque puede haber alguna que ya haya sido vacunada por edad y la empresa no tenga constancia de ello. El Concello está comunicando estas incidencias a la Xunta para que agilice el proceso de vacunación, ya que tendrían que estar todas. Estamos pendientes de que las llamen.

–¿Qué es lo más complicado del servicio?

–A la hora de dar las altas, es difícil organizar los servicios en función de las necesidades de las personas y la disponibilidad de las auxiliares, es decir, cuadrar los tiempos de ambas partes. Es muy complicado. Además, es una carga de trabajo importante.

–¿Y lo más reconfortante?

–Que los usuarios te agradezcan y reconozcan que el servicio les está sirviendo de ayuda.

–¿Qué aspectos se deben mejorar en el servicio?

–Claramente, el aumento de personal por parte del Concello. Si tuviéramos más personal, podríamos trabajar mejor. Somos un equipo, pero, con más gente, podríamos trabajar en mejores condiciones y el servicio sería de mayor calidad, aunque ya es de calidad.

Compartir el artículo

stats