La entrada a Vigo ha sufrido retenciones al filo de las 8 horas de este martes debido a un vehículo averiado en Rande. El atasco afectó a la circulación en sentido a la urbe olívica y se extendió por los dos carriles del tablero central del puente en toda su longitud, un kilómetro y medio.

Los paneles de la AP-9 a la entrada norte del viaducto alertaban de la presencia de un coche parado en la calzada y llamaban a reducir la velocidad.

El coche afectado se quedó inmóvil sobre la calzada prácticamente al final del puente, en su extremo sur, por lo que una vez rebasado el obstáculo la circulación fluía con normalidad.

Las primeras informaciones apuntan a una simple avería, sin que consten heridos.