Acaba de hacerse público el libro Islas Cíes: un ecosistema en la frontera. Un legado para la humanidad, que ha elaborado el Comité científico de la candidatura “Islas Cíes Patrimonio de la Humanidad”. Esta candidatura está promovida por el ayuntamiento de Vigo y respaldada por toda la ciudad y su entorno, y por toda Galicia, aunque no, incomprensible y lamentablemente, por todas las instituciones de Galicia.

La Unesco considera Patrimonio de la Humanidad al conjunto de bienes culturales que hemos heredado de nuestros antepasados y que nos permiten entender y conocer la historia, las costumbres y las formas de vida hasta el momento actual. Un legado que recibimos del pasado, que vivimos en el presente y que transmitiremos a las generaciones futuras.

La Unesco considera dos tipos de Patrimonio de la Humanidad, el Cultural Natural y el Cultural Inmaterial. En ambos casos pone como requisitos para que algo pueda ser considerado como Patrimonio de la Humanidad, que sea único, es decir, que exista en un solo lugar del mundo; irremplazable, que su destrucción sería irreparable, y autentico, es decir, que no haya sufrido restauraciones profundas, ni haya sido modificado o desnaturalizado.

Entre otros requisitos que se requieren para que algo pueda ser considerado Patrimonio Natural de la Humanidad, ámbito al que opta la candidatura de las Islas Cíes, se encuentran el que sea un lugar de una belleza natural excepcional y que posea un hábitat natural representativo importante para la conservación de la diversidad biológica.

Para demostrar la belleza de las Islas Cíes solamente es necesario acercarte hasta ellas o ver alguno de los excelentes y maravillosos videos elaborados por la candidatura. No son necesarias demasiadas explicaciones más. Su belleza desborda. Pero para demostrar que las Islas Cíes poseen “un hábitat natural representativo importante para la conservación de la diversidad biológica”, es necesario hacer un gran y sólido documento científico, comprensible para un lector común, pero basado profundos estudios de investigación desarrollados a lo largo de muchos años.

Esto es lo que consigue, nada menos, el libro Islas Cíes: un ecosistema en la frontera. Un legado para la humanidad, coordinado por el catedrático de Ecología de la Universidad de Vigo, Emilio Fernández y redactado por un equipo de 21 científicos de las universidades de Vigo, Santiago y A Coruña, Instituto Español de Oceanografía e Instituto de Investigaciones Marinas. Con el apoyo, además, de 29 excelentes colaboradores de distintas procedencias, entre otras la Universidad de Barcelona y la Universidad de Aveiro. (El libro Islas Cíes: un ecosistema en la frontera. Un legado para la humanidad, se puede descargar de manera gratuita en la web buscando la página: Cíes Patrimonio de la Humanidad/Actividades/Educación).

El estudio es serio y profundo, magníficamente redactado y presentado y muy convincente. Con su lectura, que recomiendo que se haga primero en casa y después paseando tranquilamente por las Cíes, leyendo los ejemplos del libro y viéndolos al natural, queda meridianamente claro que las Cíes “poseen un hábitat natural representativo importante para la conservación de la diversidad biológica”.

Además, ya a título casi personal, este documento me da la gran satisfacción de que se basa, en gran parte, ya que es citado varias veces en la bibliografía, en el libro La Ría de Vigo. Una aproximación integral al ecosistema de la Ría de Vigo, editado en 2008 por el Instituto de Estudios Vigueses.

Así pues, la base científica para demostrar la importancia para la biodiversidad biológica está conseguida. Enhorabuena al Comité Científico que lo redactó y al Comité de Candidatura por tener a su disposición un documento de esta categoría.

Paso a paso, con estos firmes pasos, se conseguirá que las Islas Cíes sean consideradas por la Unesco un bien natural Patrimonio de la Humanidad.

*Instituto de Estudios Vigueses