Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teletrabajo y falta de ejercicio disparan los casos de lumbalgia y dolor cervical

Pablo Salgado, fisioterapeuta, con un paciente

Pablo Salgado, fisioterapeuta, con un paciente

Las clínicas de fisioterapia de la ciudad se llenan de pacientes con secuelas asociadas al sedentarismo. La carencia de sillas adaptadas en los domicilios, otra de las causas

La pandemia ha cambiado radicalmente la realidad en prácticamente todos los ámbitos. Muchas empresas por ejemplo siguen apostando todavía por el teletrabajo, y eso está teniendo unas consecuencias físicas en los empleados que realizan sus tareas laborales desde casa. De ello dan fe las clínicas fisioterapéuticas de Vigo, que en los últimos meses están viviendo un importante incremento de pacientes con problemas musculares como lumbalgia o dolor cervical y que son derivados fundamentalmente de ese teletrabajo. Porque en muchos casos las personas que ejercen sus tareas desde su hogar o bien están horas sentadas en una silla que no es ergonómica y que no está adaptada para tener una postura correcta durante tanto tiempo o el no tener que acudir a la oficina ha llevado a los trabajadores a una rutina excesivamente sedentaria.

“Se han incrementado muchísimo las atenciones de este tipo, porque los empleados pasan mucho tiempo sentados y apenas se mueven y eso provoca lumbalgias mecánicas, un aumento del bruxismo derivado de la ansiedad o dolores cervicales”, afirma el fisioterapeuta vigués Pablo Salgado, que tiene una clínica en la céntrica calle Carral.

“Quienes trabajan desde casa apenas se mueven y eso lleva a la situación que estamos viviendo”

Pablo Salgado - Fisioterapeuta

decoration

El fisioterapeuta vigués Pablo Salgado, atendiendo a un paciente con lumbalgia y dolor cervical.

Esa aumento del sedentarismo no se debe únicamente al teletrabajo, sino también a una percepción que cada vez es más real: la pandemia ha provocado que cada vez más gente haya dejado de hacer deporte. “Muchos han abandonado el gimnasio desde que todo esto empezó. Y eso lo estamos notando, porque la falta de ejercicio lleva al sedentarismo y esto a las lumbalgias o las cervicalgias, entre otros problemas. Tampoco ayuda que muchas personas que trabajan en su casa lo hagan en asientos que no están adaptados para ello”, afirma la también fisioterapeuta de Vigo Lorena Costa, que atiende en la calle Venezuela. Esto contrasta precisamente con lo que sucedió tras el duro confinamiento del año pasado, cuando tras el encierro hubo una avalancha de pacientes que, bien por haber realizado ejercicio sin supervisión o por la falta de movimiento asociado a una inadecuada higiene postural, padecían alguna lesión o habían visto agravada su patología.

Los profesionales constatan que mucha gente ya no va al gimnasio

Desde el inicio de la pandemia, además, las clínicas que ofrecen servicio a domicilio han visto una importante demanda en este sentido, especialmente de personas con avanzada edad, que precisan tratamiento y en algunos casos no pueden salir de casa.

Durante los últimos meses también han visitado con frecuencia las clínicas privadas de fisioterapia los alumnos de centros educativos de la ciudad y también trabajadores relacionados con el ámbito sanitario a los que la pandemia está provocando un importante estrés y ansiedad y la gestión de estos factores deriva en “dolores múltiples” en articulaciones y músculos, lo que les lleva a pedir cita con fisioterapeutas.

Por otro lado, se está detectando otro fenómeno curioso, y que está derivado del uso continuo de mascarillas. Y es que algunos fisioterapeutas también están recibiendo casos de trastornos de la articulación temporomandibular (la que permite abrir y cerrar la boca), además de otros por molestias en la cabeza y en el cuello. Profesionales de la ciudad, no obstante, explican que el auge de las molestias provocadas por la tensión no se deben al uso de la mascarilla en sí, sino a los “gestos y posturas antinaturales”. Por ejemplo, el abrir y cerrar la boca constantemente al estar incómodos con la mascarilla, lo que puede llevar a que se sobrecargue la articulación de la mandíbula y aparezcan las molestias.

Compartir el artículo

stats