Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María Eugenia Boix | Soprano

“En los conciertos se está creando algo especial, los vemos como un regalo”

María Eugenia 
Boix.   | // ÁFRICA SANJUÁN

María Eugenia Boix. | // ÁFRICA SANJUÁN

El Ciclo de Primavera con el que la Orquesta Vigo430 volvió a la actividad tras el parón por el COVID toca a su fin. Mañana, en el Museo MARCO, su sección barroca interpretará una selección de piezas de tres óperas de Händel bajo la batuta de Pavel Amilcar y acompañada por la soprano oscense María Eugenia Boix.

–¿Cómo surge el vínculo con la Vigo 430?

–He hecho con ellos un par de proyectos, creo que hace tres años. Para Semana Santa estaba programada una Pasión según San Juan y se canceló por el coronavirus.

–Si repite es que le ha gustado la experiencia.

–Siempre ha sido muy buena y espero que sigamos repitiendo. Es una orquesta joven, con muchas ganas, que funcionan por proyectos y eso es positivo porque cada uno tiene una energía distinta.

–¿Qué tal el regreso tras el parón de la pandemia?

–Sobre todo, paré hasta julio, cuando empecé a reactivar los conciertos. Me sentí muy afortunada porque en verano y en otoño tuve mucha actividad. Entre diciembre y enero se volvió a cancelar todo, pero ahora estoy casi con actividad normal. Sí que es verdad que lo que estoy haciendo es dentro de España, que es raro para mí. Llevo un año sin coger un avión y antes iba unas cuantas veces cada mes. Estoy encantada igual, pero las cosas en el extranjero aún se posponen para el 2022. Si todo va bien, en septiembre voy a República Checa.

–¿Han cambiado las actuaciones por la reducción de los aforos?

–El primero sí fue distinto, sin público. Es muy raro y menos mal que ha pasado ya porque lo que te gusta, además de disfrutar con los músicos, es cantar a un público. Es necesario que esté allí. Ahora hay un aforo más reducido que hace que sea más íntimo. En vez de leer todas las facciones de nuestras caras, estamos leyendo más los ojos. Se ha creado un ambiente más de escucha. Percibo que el público tiene muchísimas ganas de ir a los conciertos. Se crea algo muy especial. Tanto el público como los intérpretes los vemos como un regalo.

–¿Cómo describiría el programa?

–Son tres óperas de Händel de las que hicimos una selección, de Rodelinda Agrippina y Alcina. Hemos escogido las arias y momentos musicales más representativos. Händel es uno de los representantes más grandes de la ópera y con ella se demuestra la importancia que tuvo y sigue teniendo. Rodelina y Agrippina son de temática heroica y Alcina es una ópera mágica y por eso el título de “Entre damas y meigas”. Las tres representantes femeninas son papeles de muchísima carga dramática porque en las obras de Händel se respira teatro continuamente y eso e s lo que hace que sea tan maravilloso su universo.

¿Qué supone para una soprano un papel con tanta carga dramática?

–Te tienes que dejar llevar porque cada una de las arias está en un momento determinado de la ópera, van evolucionando los personajes, pero la carga está tan bien expresada musicalmente que, a nada que te dejes llevar y meter en ese discurso musical, acabas emocionándote con la música y espero que también al público.

Compartir el artículo

stats