Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coronavirus en Galicia

El área viguesa regresa a riesgo bajo de transmisión de COVID nueve meses después

El área viguesa regresa a riesgo bajo de transmisión de COVID nueve meses después

El área viguesa regresa a riesgo bajo de transmisión de COVID nueve meses después

La incidencia de la infección por el nuevo coronavirus en el área sanitaria de Vigo se ha reducido a la mitad en menos de diez días. Una buena evolución que le ha permitido a la comarca bajar de los 50 nuevos casos por cien mil habitantes a 14 días y regresar a los niveles de riesgo bajo de transmisión por primera vez en nueve meses –en concreto, está en 49–.

Solo cinco municipios están por encima: Vigo, Mos, Gondomar, Moaña y Tomiño ELa comarca ya está mejor que las de A Coruña, Ferrol y Lugo | El Sergas cita a otras 38.000 personas la próxima semana en el recinto ferial

Esta clara mejoría ha permitido al área viguesa pasar en solo dos días de ser el farolillo rojo de las siete gallegas a situarse en el medio de la tabla, por delante de A Coruña –51–, Ferrol –53– y Lugo –53–. Aún está por encima de la media gallega –46–, pero por muy poco.

Aunque el conjunto del área esté en riesgo bajo de transmisión, hay cinco municipios que aún están un peldaño por encima, en el medio. Entre ellos está la ciudad de Vigo, que aglutina a la mitad de la población. Pero solo está 12 puntos por encima –62 nuevos diagnósticos de COVID por cien mil habitantes a 14 días– y su tendencia es claramente a la baja. De hecho, las cifras de la última semana ya se corresponden al nivel bajo.

El que presenta la peor situación es Mos, con 133 casos por cien mil empadronados a dos semanas. Sin embargo, su mejora ha sido espectacular y su incidencia en la última semana también está en riesgo bajo. Los que no muestran progreso, sino, más bien, estancamiento son Gondomar –77–, Moaña –52– y Tomiño –entre 50 y 150–.

El área viguesa no estaba en unos niveles tan buenos de incidencia desde el 2 de septiembre. Lo mismo que en cuanto a pacientes activos, que bajaron ayer de 400 y están en 386. Pero, entonces, la situación era muy diferente. La curva de contagios estaba en ascenso tras tres meses –del 21 de mayo al 21 de agosto– en los que se había vivido en “nueva normalidad”, con menos de 25 nuevos infectados detectados por cien mil personas a 14 días. Incluso hubo una veintena de días en los que no se registró ni un solo caso. Así es que la incidencia es por el momento peor que hace un año, cuando estaba por debajo de 10.

Lo que ha repuntado muy ligeramente es la presión hospitalaria, con el ingreso de una persona más con COVID. Hay seis en planta y tres en unidades de críticos. El Hospital Vithas Fátima comunicaba ayer la entrada de un chico de 27 años que estaba aislado en su domicilio y al que se le “recrudecieron” los síntomas.

Esta evolución de la situación epidemiológica que, en términos generales, se extiende a toda la comunidad, deja “sin argumentos” a la Xunta para mantener los limites a la libre circulación de personas, así como al número de asistentes a reuniones de no convivientes o a las franjas horarias para encuentros, según explicó ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Así, se eliminan estas restricciones a partir de hoy. Sin embargo, el Gobierno gallego sí hace un llamamiento a la prudencia y, a través del Diario Oficial de Galicia (DOG), realiza unas “recomendaciones”: no superar las 15 personas en reuniones en exteriores, que es el máximo que sí se establece en terrazas; no pasarse de las 6 en interiores, un límite que sí es obligatorio en la hostelería; y que se eviten los encuentros de no convivientes entre la 1 y las 6 de la madrugada, como estaba restringido hasta ahora. Desde ayer los bares ya pueden abrir hasta la 1 de la mañana, si tienen medidores de CO2.

En cuanto a la vacunación, este sábado solo se vacunará en el Ifevi por la tarde para evitar que coincida con la celebración de las oposiciones de acceso a la Xunta por la mañana. Están citadas 3.500 personas de entre 50 y 55 años con la segunda dosis de Astra Zeneca. El domingo están llamadas 5.000 para la segunda dosis de Moderna.

En el recinto ferial, la próxima semana, están convocadas 38.000 personas. El 58% son del grupo de 40 a 49 años y, el resto, repescas y segundas dosis.

Traumatología del Chuvi se une a Cirugía General y dejará de operar en horas extra

Los traumatólogos del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) se han sumado a los cirujanos generales en su presión para conseguir que el Servicio Galego de Saúde (Sergas) revise las tarifas que abona por las horas extra en quirófanos, que recibieron un fuerte recorte tras la crisis económica de 2008 y que son de las pocos recortes en las retribuciones que no han sido revertidos. Traumatología dejará de operar fuera de su horario ordinario la próxima semana –probablemente, el 18–. Como es una actividad voluntaria, el Sergas no puede evitarlo. Aunque está a punto de empezar el período de vacaciones y hay menos actividad, es uno de los servicios que más “peonadas” –como se denominan comúnmente– hacen. Además, hasta el 30 de junio el Sergas trata de exprimir sus recursos para cerrar mejor el balance de las listas de espera. Los anestesiólogos, en cambio, no alcanzaron ayer unanimidad para sumarse a esta medida de presión. Eso sí, el descontento con las condiciones de las horas extra en quirófano se extiende por muchos otros servicios. El Sergas rehusa pronunciarse.

Compartir el artículo

stats