Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Luis Asenjo | Propietario de la discoteca Tokyo, que alberga mañana la prueba piloto

“Demostraremos a la sociedad que el ocio nocturno es seguro”

Asenjo, ayer, preparando el local para la prueba piloto

Asenjo, ayer, preparando el local para la prueba piloto Alba Villar

José Luis Asenjo es el gerente de la discoteca Tokyo. Volverá a abrir sus puertas después de casi un año. Lo hará para albergar la prueba piloto con la que el sector y la Xunta examinarán la seguridad de estos espacios: se celebrará mañana, entre las 21.00 y las 01.00 horas. Se prevé que participen 175 personas, que deberán presentar, además de la entrada, un documento que acredite que han dado negativo en una prueba PCR. Asenjo, también representante del ocio nocturno en la Federación Provincial de Hostelería (Feprohos), espera con ilusión la llegada del día D y la hora H mientras pule los detalles para dejar su local preparado.

–¿Espera que los asistentes se comporten?

–Totalmente, ya que, entre otras cosas, habrá seguridad y bastante control. Se van a comportar bien necesaria y obligatoriamente. Confío en ellos al 100%. El ocio nocturno es seguro, se lo demostraremos a la sociedad, a la gente crítica que nos sitúa en el ojo del huracán. Los jóvenes necesitan salir y divertirse. Llevaremos todas las normas hasta el límite.

–¿Sabe las edades y la procedencia de los clientes?

–No. Las gestiones para lograr la entrada fueron telemáticas, entonces, no tenemos esa información.

–¿Qué condiciones deben cumplir dentro del local?

–Deben llevar puesta la mascarilla correctamente durante todo el tiempo y mantener la distancia interpersonal en la medida de lo posible. Junto con el aforo, son los aspectos que determinan esta prueba. Las copas se servirán como siempre, en barra, y habrá baile. Si algún cliente llega con síntomas de embriaguez, no le dejaremos pasar: es lo que se ha hecho siempre, con y sin pandemia.

–¿Cómo se controlarán estas normas?

–Como hicimos el verano pasado: tanto el personal de seguridad contratado por la discoteca como los camareros se encargarán de supervisar. Si, por ejemplo, ven a alguien sin mascarilla sin estar bebiendo en ese momento, se le llamará la atención. Si no hace caso, se le echará del local.

"Si algún cliente llega con síntomas de embriaguez, no le dejaremos pasar: es lo que se ha hecho siempre"

decoration

–¿Cuántas personas trabajarán ese día?

–En torno a una decena. Habrá cuatro camareros; el resto, de seguridad. Saco del ERTE (expediente de regulación temporal de empleo) a los cuatro camareros durante las cuatro horas que dura la prueba piloto. A los de seguridad, los contrato solo para ese día. Al acabar la prueba, los camareros regresan al ERTE hasta que volvamos a abrir.

–¿El personal debe entrar con PCR negativa?

–Sí. Las pruebas las pagó la Xunta. Los camareros tienen ganas de volver. También hace falta generar ingresos.

–¿Los clientes pueden salir del local cuando quieran?

–Sí.

–Y, una vez fuera, ¿pueden volver a entrar?

–Sí. Deben identificarse. Pueden salir, ir adonde quieran y volver a la discoteca.

"Hay ganas: las 120 primeras se acabaron en menos de cuatro horas y, las restantes, que se sacaron días después, a los 20 minutos"

decoration

–Que las entradas se agotaran tan rápido refleja las ganas que hay de discotecas.

–Por supuesto. Las 120 primeras se acabaron en menos de cuatro horas y, las restantes, que se sacaron días después, a los 20 minutos. Las ganas son increíbles. La gente confía en el sector y tiene unas ganas locas de salir: quiere bailar, escuchar música… llevar una vida normal.

–¿Cómo preparan el local?

–Habrá geles en la entrada, en los baños y en las barras, pero no en las mesas. Hemos revisado el aire acondicionado para que esté en perfecta forma y las marcas en el suelo para indicar la zona de entrada y salida: hay una puerta para entrar y otra para salir.

–¿Tiene algún temor a falta de pocas horas para la prueba piloto?

–Ninguno. Tengo máxima confianza y seguridad en la gente y en las fuerzas del orden, que también se encargarán de controlar la situación fuera, incluso pueden entrar en el local. Creo que la gente será responsable.

–¿Si algún cliente no puede ir por el motivo que sea, se puede reemplazar su plaza?

–No. Pero, con todas las ganas que hay, creo que no se va a caer nadie de la lista. Si alguien da positivo en la PCR, no podrá venir, pero esperemos que eso no ocurra.

–¿Hay locales de ocio nocturno en Vigo que ya hayan cerrado definitivamente por la crisis del COVID?

–No tengo constancia. Los responsables de los negocios tienen muchas ganas de reabrir.

Compartir el artículo

stats