Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una montaña rusa al vacío: el descalabro del único parque de atracciones de Galicia

Montaña rusa y acuática del único parque de atracciones de Galicia.

Montaña rusa y acuática del único parque de atracciones de Galicia. Jesús de Arcos / Ricardo Grobas

Hace casi 20 años que el único parque de atracciones de Galicia echó el cierre. Su periplo fue como un viaje en una montaña rusa: corto, con un lento ascenso y una caída de vértigo. Pluton Park no conquistó al público, y en sus 40.000 metros cuadrados destinados a la diversión cundía más el desánimo que la adrenalina.

La ilusión: el primer gran parque temático de Galicia

Tras siete años madurando el proyecto, el 25 de febrero de 1998 Manuel Fraga inauguraba el primer parque de atracciones de Galicia. En lugar de una multitudinaria celebración, aquel día solo se abrió para las autoridades. Una cruda paradoja que marcaría su destino. 

El recinto, ubicado entre Vigo y Mos, prometía: más de 20.000 metros cuadrados reservados al ocio, unos 100 empleados, una fuerte y arriesgada apuesta por el entretenimiento familiar y una inversión de casi 5 millones de euros

El público estrenaría Pluton Park unas semanas después, el 16 de marzo. “Este es un parque para toda la familia que sigue un concepto americano”, explicaba a FARO su gerente, José Pascual Osorio.

La entrada costaba 200 pesetas (1,20 euros) y una hora en cada área de juegos eran otras 700 pesetas (4,20 euros)

9

Así era Pluton Park, el primer y único parque de atracciones de Galicia Cameselle, Jesús de Arcos

Atracciones pioneras: montaña rusa, acuática y el mayor laberinto de bolas de Europa

Pluton Park fue aumentando la adrenalina con los meses. Abría con unos 20.000 metros cuadrados al aire libre y otros 6.000 a cubierto, con una nave de hasta 14 metros de altura. Además de las zonas de juego, el espacio incluía galerías comerciales, negocios de restauración y zona de aparcamiento

En el año 2000 amplió espacio y ganó atractivo con una montaña rusa, otra acuática, un circuito de karts y el mayor laberinto de bolas de Europa. Además, contaba con tren temático, castillo encantado, lago artificial, miniexcavadora, carruseles, norias, pista americana y circuito de motos... La apuesta convertir a Pluton Park en un parque pionero era tan fuerte que había una zona destinada a los videojuegos y la realidad virtual.

Pero sin duda, la atracción más espectacular, y única en Galicia, era la montaña rusa. Su fisionomía se recortaba sobre el cielo: un loop (rizo) y una gran caída disparaban los gritos de los usuarios.

Mapa de las atracciones de Pluton Park. Archivo FdV

Otro de los puntos más concurridos era la montaña acuática: un circuito de 400 metros con dos cataratas de 9 y 12 metros que necesitaba 143.000 litros de agua. 

Para los que preferían la velocidad al vértigo, el parque también disponía de uno de los mejores karting indoor de la comunidad, con un trazado de 400 metros y 17 curvas

Por entonces, la entrada al recinto seguía costando 200 pesetas (1,2 euros) pero disfrutar de las atracciones ascendía a 2.000 pesetas (12 euros)

El descalabro: cierre por falta de público 

Pero nada de esto sirvió para mantener el parque con vida. El 21 de julio de 2002, Pluton Park cerraba sus puertas para siempre. El viaje había llegado su fin. “Teníamos todas las atracciones montadas y la gente no venía”, lamentaba el impulsor del proyecto. 

Pese a su, en principio, buena ubicación (a siete minutos de Vigo y dos del aeropuerto de Peinador), y el área poblacional que abarcaba (Galicia y el norte de Portugal), el parque no se acercó ni de lejos a los números que lo harían rentable. 

Sus estudios de mercado preveían un volumen de 700.000 visitantes anuales que se quedaron en menos de 70.000. Para mantenerse a flote debería acoger, como mínimo 150.000. “No ha encajado este proyecto y quizá en esta zona no hay cultura de este tipo de ocio”, explicaba Osorio a FARO. 

A la falta de público se unieron las deudas y los problemas con las administraciones locales. El parque temático nunca llegó a obtener la licencia de actividad del Concello de Mos y en 1999 ya adeudaba seis millones y medio de pesetas por el canon de arrendamiento más el IVA. El ayuntamiento de Vigo también le reclamó el pago de las correspondientes tasas por la parte de terreno dentro de su término municipal.

  • Reabre el parque de atracciones que hizo soñar a varias generaciones de gallegos

    Fue durante años uno de los grandes atractivos lúdicos para miles de niños y niñas de Galicia. Este mes reabre sus puertas.

Pluton Park cerró con una deuda millonaria, 60 trabajadores en la calle, y el gran fiasco de ver al único parque de atracciones de Galicia descarrilar en la primera curva.

Compartir el artículo

stats