Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miles de vigueses de 49 años reciben la vacuna de Pfizer: "Lo estábamos deseando"

Primera jornada de vacunación a personas de entre 40 y 49 años ayer en el recinto ferial de Vigo.

Primera jornada de vacunación a personas de entre 40 y 49 años ayer en el recinto ferial de Vigo. Pablo Hernández

En los últimos meses se ha hablado de un posible baby boom tras la pandemia después de tanto tiempo de confinamiento y las recomendaciones de quedarse en casa y reducir los contactos sociales. Habrá que ver si se cumple. Parece difícil, no obstante, igualar la explosión de natalidad que hubo en España durante las décadas de los setenta y los ochenta. Cuando esta generación llegó al mundo nadie se esperaba que fueran a vivir una situación como la que se está viviendo a causa del COVID. La mayoría apenas vivió los últimos coletazos de la dictadura franquista y crecieron en democracia, sin sufrir ninguna guerra. Por lo que esta pandemia los ha cogido por sorpresa.

Pero ayer comenzaron a ver la luz al final del túnel. Y es que el Ifevi comenzó ayer a vacunar a personas de entre 40 y 49 años. La mayoría de los convocados tenía 49, aunque ya había alguno de 48. En total estaban llamados a ponerse la primera dosis de Pfizer 7.500 personas de este grupo de edad. “Estaba deseando que me la pusiesen, nunca tuve dudas de que la vacuna es imprescindible. Esperaba que tardarían más en llegar a nuestro grupo de edad, así que estoy encantada” aseguraba ayer la empresaria viguesa Nuria Villar mientras permanecía sentada para asegurarse que no se encontraba mal tras recibir el pinchazo.

Es el sentir general de las personas que acudieron mañana y tarde a ponerse la primera dosis de la vacuna de Pfizer contra el COVID. El trasiego en el recinto ferial vigués durante todo el día fue constante. Estaban citados el mismo día y a horas similares grupos de amigos que compartían edad e incluso familias. Es el caso de Francisco Manuel Alfonso, vecino de A Guarda, a quien estaban poniendo la vacuna mientras su esposa esperaba fuera porque estaba citada más tarde. “Cuando empezó todo esto jamás me imaginaba que un año después estaríamos aquí vacunándonos. Y tengo que decir que el funcionamiento de todo el dispositivo es perfecto, muy ágil. En mi caso apenas he tenido que esperar para entrar”, asegura. Este vecino de A Guarda no dudó en mojarse sobre la polémica que rodea a la vacunación a los jugadores de la selección española. “No estoy a favor de que se la pongan, lo lógico sería que se la pusieran a su debido tiempo”, asegura.

Las familias de los “afortunados” de 49 años del área sanitaria de Vigo que recibieron la primera dosis del fármaco de Pfizer están, como no podía ser de otra forma, encantadas. “No contaba con que me la pusieran tan pronto, así que cuando me llegó el mensaje del Sergas para convocarme para el Ifevi en casa saltaron de alegría”, señaló el vigués José Lorenzo después de que le administrasen la inyección.

Los profesionales sanitarios que se encargan del dispositivo de vacunación en el Ifevi celebraban ayer el éxito de convocatoria. Al contrario que sucede con los cribados, muy pocas personas rechazan acudir a vacunarse. No obstante, el personal reclama que se respete el horario de las citas para evitar que se produzcan colas en la entrada del recinto ferial. “Es muy importante, para que todo fluya bien. Porque nos estamos encontrando con personas que estos días están viniendo a vacunarse en chanclas y en bañador, y vienen después de ir a la playa a una hora que no les toca”, asegura Nerea Costas, una de las enfermeras coordinadoras de la vacunación. Y es que alguno de los momentos de colas que se han visto en los últimos días precisamente se deben a este motivo: personas que no acuden a la hora a la que les convocaron. Cuando esto sucede, se les pone igualmente la vacuna, pero primero se da paso a aquellos que sí llegan puntualmente al Ifevi.

Compartir el artículo

stats