Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Greenpeace elige a Vigo para su plan mundial de sostenibilidad

Un usuario del carril bici, ayer, en Camelias.

Un usuario del carril bici, ayer, en Camelias. P. H.

Milán, Ciudad de México, Yakarta, Zagreb, Roma, Bogotá, Barcelona, Madrid… y Vigo. El nombre de la olívica aparece al lado de 24 localidades de todo el mundo de la mano de la organización ecologista Greenpeace, que ha incluido a la urbe más poblada de Galicia en su proyecto Reinventa tus ciudades, también conocido como Hack your city, cuyo propósito esencial es, en colaboración con los movimientos urbanos y las autoridades, lograr la transformación de las metrópolis: que se conciban por y para las personas y, así, hacer frente a la emergencia climática, frenando el consumo excesivo y las emisiones de gases de efecto invernadero. Sus dos pilares fundamentales son la movilidad y el espacio público. El horizonte temporal: el año 2023.

¿Y por qué esta entidad verde ha optado por Vigo? Lo explica Alba García, responsable de la campaña de Ciudades Sostenibles de Greenpeace. “Tiene mucho potencial de mejora. Puede avanzar muchísimo en todos los aspectos: espacios públicos, movilidad, alimentación... Y cuenta con características particulares: es una ciudad atlántica, del norte, con un gobierno socialista, con costa y de tamaño medio, por lo que puede servir de ejemplo para otras urbes similares. Además, el rural ocupa una gran parte de su superficie, lo cual es un aliciente: no se entiende que no se recurra más a él para obtener productos de proximidad, ecológicos. Es un caso de estudio muy interesante”, señala.

“Es costera, atlántica y tiene una gran zona rural: es un caso de estudio interesante”

Alba García - Greenpeace España

decoration

Los tres objetivos de la campaña son replantear el consumo –establecer un cambio en la actitud y la mentalidad de las personas consumidoras y comunicar la relación entre el consumo (movilidad, bienes, energía, alimentación, residuos) y las consecuencias del mismo (emisiones, cambio climático, salud urbana)–; aumentar la conexión y relevancia de los movimientos urbanos para lograr un modelo de ciudad resiliente y sostenible; y conseguir que las ciudades, a través de los movimientos urbanos y la demanda social, adopten políticas concretas y efectivas sobre los puntos de entrada del proyecto (movilidad, bienes, alimentación, energía y residuos), de forma que se reduzcan las emisiones y se contribuya a mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 1,5 ºC.

Las vías para alcanzar estas metas son varias: jornadas de movilidad, movimientos sociales o conversaciones con las autoridades políticas. Greenpeace ya ha mandado una carta al alcalde de Vigo, Abel Caballero, en la que la organización le remite demandas en el ámbito del espacio público y de la movilidad. Una de ellas, en la que hace especial hincapié el coordinador de Greenpeace Galicia, Manoel Santos, es que las humanizaciones no se basen “solo en arreglar calles con más y más cemento y menos verde” y se apueste por suelos naturales “para aumentar su resiliencia ante las amenazas del cambio climático, como pueden ser el aumento de temperatura y las inundaciones”.

La entidad “verde” busca que los entes públicos colaboren en este proyecto

Otros puntos clave: la “necesidad” de que se peatonalicen calles “de forma integral”, la puesta en marcha del Plan Director Ciclista –que está en desarrollo–, campañas de promoción de la bicicleta y educación vial, potenciar la red de autobús para que sea competitiva frente al coche o mejorar el transporte urbano –número de frecuencias y líneas– que se comunica con las parroquias viguesas. A su vez, Greenpeace aplaude el proyecto Vigo Vertical, pero solicita que no vaya en detrimento de espacios públicos más resilientes y amables, “como ocurre en la Gran Vía”, y subraya la importancia de que las autoridades competentes hagan lo posible para que exista un enfoque metropolitano del sistema de transporte.

Las 25 urbes que forman parte de esta iniciativa de Greenpeace son Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Pachuca, Puebla, Querétaro, Toluca, Veracruz, Xalapa, San Luis, Chihuahua, Bogotá, Roma, Milán, Nápoles, Turín, Bari, Cagliari, Madrid, Valencia, Vigo, Sevilla, Barcelona, Yakarta y Zagreb.

Un usuario del carril bici, ayer, en Camelias. P. H.

Aplausos al carril bici y a los ascensores

Greenpeace valora “positivamente” algunas medidas impulsadas en los últimos tiempos por el Concello, como el carril bici o el Vigo Vertical, así como su “rápida reacción para peatonalizar temporalmente numerosas calles” en la primera desescalada de la pandemia.

La organización ecologista le agradece su “importante esfuerzo” en realizar humanizaciones, “ampliando aceras y reduciendo espacio para aparcar coches”, pero lamenta que “no se ha avanzado casi nada en proporcionar más superficie de uso exclusivo peatonal”.

PETICIONES PARA LA CIUDAD

  • Dar vida al Plan Director Ciclista

    Greenpeace solicita al Concello que lo ponga en marcha. Señala la necesidad de más vías ciclistas de uso exclusivo en las principales arterias y más carriles bici y de tener en cuenta a las bicicletas en las futuras humanizaciones.

  • Potenciar la red de autobús

    Para que este medio sea competitivo frente al coche. También pide un enfoque metropolitano del sistema de transporte.

  • Más espacios peatonales

    Greenpeace echa en falta más espacios peatonales: destinados exclusivamente a las personas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 986 814 700.

Compartir el artículo

stats