El procedimiento relativo a una de las mayores plantaciones de marihuana de la ciudad terminó ayer en el Juzgado de lo Penal 3 de Vigo.

Su dueño aceptó ser condenado, como autor de un delito contra la salud pública, en su modalidad de sustancias que no causan grave daño a la salud, a un año de cárcel y al pago de una multa de 7.746 euros. Se acordó la suspensión de la pena de prisión durante dos años, con la condición de que no delinca durante ese periodo. Además, aceptó pagar una multa de 540 euros por cometer un delito de defraudación de fluido eléctrico.

En total, le fueron incautadas 445 plantas de marihuana que cultivaba en su vivienda.