DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El COVID se resiste a abandonar los balances de viajeros de Vitrasa

Pasajeros subiendo a un autobús de Vitrasa, en el centro de Vigo.

Pasajeros subiendo a un autobús de Vitrasa, en el centro de Vigo.

Al bus urbano le cuesta sacudirse la sombra del COVID-19. A pesar de la desescalada y de los avances en la campaña de vacunación, los niveles de demanda de Vitrasa se mantenían el pasado abril aún muy por debajo de los que registraba en 2019, cuando SARS-CoV-2 sonaba a jerigonza de laboratorio. Los últimos datos de la concesionaria municipal muestran que a lo largo de ese mes usaron los autocares verdes 1,19 millones de viajeros, suma de los 1,1 que realizaron un primer trayecto de pago y los alrededor de 100.800 de transbordos. El resultado supera con creces al de hace un año, cuando, a causa del confinamiento y el resto de restricciones para frenar la pandemia, la demanda se desplomó a mínimos de récord –en abril de 2020 los buses movieron solo 172.400 usuarios–; pero queda lejos aún de los valores normales, previos al COVID.

Más allá del aumento de actividad si se comparan con los peores meses de la crisis sanitaria, los números de Vitrasa siguen reflejando un descenso. Sus 1,19 millones de pasajeros de abril dejan una media diaria de 39.600, un tercio menos que durante el mismo período de 2019, cuando Vitrasa anotaba 1,79 millones de viajeros con una media de 59.800 usuarios por jornada.

¿Cuál es el razón del descenso de demanda? Principalmente el coronavirus, aunque sus efectos sobre la demanda, eso sí, presentan varias aristas. Uno de los que más directamente interfiere con la actividad de la concesionaria son las restricciones de aforo. Con el fin de evitar aglomeraciones en los autobuses, la cantidad de viajeros que puede transportar Vitrasa está limitada. No es la misma hoy que en 2019.

Evolución de los pasajeros de Vitrasa. Hugo Barreiro

A finales de mayo, de hecho, la propia empresa lanzó un comunicado para reclamarle a la Xunta una “ampliación del nivel de aforo”. “Actualmente las limitaciones se mantienen en los mismos niveles que antes de la finalización del estado de alarma, siendo estas el 100% de la ocupación de los asientos y limitación máxima a uno de cada seis plazas para viajar de pie”, detallaba la concesionaria.

En la misma nota, Vitrasa reivindicaba la seguridad del transporte público –“especialmente en el caso del urbano, por tratarse de recorridos cortos”, incide– y lamentaba que el sector padezca en Galicia una de las restricciones más severas de todo el país en lo que se refiere a limitaciones de aforos.

Otra derivada de la pandemia es cómo ha alterado la propia demanda y los hábitos de los viajeros. El aumento del teletrabajo –lo que reduce ya de por sí los desplazamientos en las carreteras–, sumado al “pinchazo” del turismo, la cancelación de congresos, festivales y, en general, cualquier cita que mueva multitudes, ha lastrado el uso de los autobuses. Ocurre algo similar entre los taxistas, que para atajar la caída del pasaje han reajustado su número. Hace poco acordaron de hecho alargar hasta finales de agosto su actual sistema de turnos, pensado para contener la oferta.

Lo que no ha alterado el COVID es el equilibrio entre las rutas. Vitrasa apunta que las más utilizadas por los viajeros “siguen siendo” la C1, C3, L4, L5, L11 y L15. “No se muestran diferencias significativas entre el uso de las líneas en los últimos años”, señalan desde la concesionaria. Otra de las ideas que transmite es lo extendido que está el uso de la tarjeta PassVigo en sus diferentes tipos, que incluyen el normal, estudiante, universitario, pensionista y social. “Es el método más empleado por los viajeros para acceder al bus (más del 80% e 2020)”. El sistema, apostilla, permite acceder “de forma ágil y de manera segura mediante contactless” a los buses.

Air Nostrum refuerza su oferta de rutas insulares de verano


2021 arrancó nublado en Peinador, con apenas un puñado de rutas y la suspensión temporal del enlace con Barcelona operado por Vueling. Poco a poco, sin embargo –de forma especial de cara a la campaña de verano– su horizonte empieza a despejarse. Si en mayo la protagonista fue Ryanair, con su decisión de retomar el vuelo a El Prat a partir de octubre; y la semana pasada destacó Iberojet y su decisión de comercializar –vía agencias– una ruta con Tenerife Sur, ayer las buenas noticias llegaron de la mano de Air Nostrum. La compañía ha reforzado sus rutas estivales de Ibiza, Palma y Las Palmas con más operaciones semanales. En concreto –entre finales de julio e inicios de septiembre–, Ibiza y Las Palmas pasarán de funcionar tres días a hacerlo cuatro y Palma de Mallorca, directamente, volará a diario. En total Air Nostrum ofrecerá alrededor de 22.000 plazas en Peinador.

CGT denuncia un recorte en el servicio de trenes regionales


CGT denuncia los “recortes” de servicios ferroviarios aplicados por Renfe “aprovechando la pandemia”. El sindicato censura que de los 80 trenes de media distancia que circulaban a diario antes de la pandemia, Renfe solo ha reestablecido 43, la mayoría en el Eje Atlántico entre Vigo y A Coruña. “Siguen suprimidos 37 que circulan principalmente por el rural gallego”, alerta el colectivo. Parte de los servicios afectados, apostilla, operarían con la estación de Guixar, en Vigo. El sindicato, que se concentró ayer en Compostela, recuerda que el estado de alarma ya ha finalizado.

Compartir el artículo

stats