Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El banco vigués que le ha abierto un depósito al COVID

Desde la izquierda, las técnicas Marta Alves y Olga Santo, la gestora Vanesa Val y la directora científica del Biobanco del IISGS, Susana Teijeira. Marta G. Brea

No cualquier muestra biológica humana recogida, por ejemplo, en un hospital se puede usar para investigación. Desde hace alrededor de una década, el desarrollo de la normativa de protección de datos personales obliga a tener el consentimiento expreso del paciente o a que un comité de ética apruebe el proyecto.

El Biobanco del Instituto Galicia Sur, con más de 50.000 muestras recogidas durante dos décadas, amplía su cartera con el coronavirus

Así es como los biobancos se han convertido en la principal vía de acceso a estos tejidos con la que cuentan los científicos. El del Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur (IISGS), ubicado en el Álvaro Cunqueiro, es uno de los siete bancos de cerebros más grandes de España con 15.000 muestras de 235 pacientes, supera las 17.000 de tumores y también recolecta músculos, nervios, piel, restos de placenta o sangre de cordón umbilical, entre otros. En el último año, las donaciones se han reducido por las limitaciones obligadas por la pandemia, pero ha sido esta misma la que ha propiciado su crecimiento con la incorporación de 15.00 muestras de unos 600 pacientes COVID y controles.

18

El banco del COVID en Vigo: más de 600 muestras de pacientes para investigación Marta G. Brea

Las muestras han llegado a través del proyecto de la cohorte COHVID19-GS, de la investigadora Eva Poveda. Se trata de una exhaustiva base de datos clínicos y epidemiológicos y de muestras financiada por el Instituto de Salud Carlos II para que sirva de fuente partida para todos aquellos investigadores que quieran comprobar sus hipótesis sobre el nuevo coronavirus.

Cohorte COVID: en un ultracongelador a -80 grados, custodian 1.500 muestras de 600 pacientes COVID y controles Marta G. Brea

El Biobanco de IISGS, dirigido por la doctora Susana Teijeira, es el encargado de custodiar los componentes de la sangre y de los exudados nasofaríngeos recolectados, así como de gestionar cesiones. Son ya doce las aprobadas a equipos de investigadores tanto de Galicia como de otros puntos de la geografía española, de centros públicos y empresas privadas.

  • La Fundación Biomédica crea una base con datos y muestras de 600 pacientes COVID

    Seis investigaciones gallegas y nacionales ya han solicitado acceso para utilizarla

Esta plataforma de apoyo a la investigación biomédica nació en Vigo en 2001 de la mano de la, por aquel entonces, jefa del Servicio de Anatomía Patológica, la doctora Carmen Navarro. Empezaron con el banco de tumores y, al año siguiente, abrieron el de cerebros de pacientes con enfermedades neurodegenerativas y otros sanos –los controles, un 5%– para compararlos. Hoy cuentan con unas 15.000 muestras de 235 cerebros donados. Alrededor de un 30% son de pacientes con Alzheimer y otro 30% de encefalopatías espongiformes –como la enfermedad de las vacas locas–. Además, la doctora Teijeiro coordina un programa nacional para la donación de cerebros en enfermos de Parkinson dentro del estudio Coppadis.

  • Forma parte del estudio 'Coppadis' que dirige un neurólogo ferrolano y aspira a reunir a 800 pacientes

    Seis investigaciones gallegas y nacionales ya han solicitado acceso para utilizarla

Hay muestras que guardan en formol y que se suelen usar para el diagnóstico de la presunción clínica en la vida del paciente. Otra parte del cerebro se ultracongela a -80 grados centígrados, que permite disponer de los tejidos por tiempo indefinido sin deteriorarse para que luego sirvan para estudio genéticos, bioquímicos o de proteómica –el formol estropea los ácidos nucleicos–. El crecimiento de este depósito, ubicado cerca de la zona de autopsias, les ha llevado a incorporar un tercer ultracongelador.

Ultracongelan tejidos a -80 grados y los envían para cesiones con kilos de nieve carbónica

Puede ser la familia la que apruebe donarlo o que el paciente lo haya decidido en vida y lo haya tramitado con el biobanco. Antes de la pandemia, acudían a recoger el cuerpo del donante al domicilio, la residencia o el hospital de Galicia que fuera. Sin embargo, las medidas de prevención frente al COVID han limitado esta posibilidad solo a los que estén en el Álvaro Cunqueiro y tengan una PC negativa de no más de 72 horas antes. “Suele haber unas veinte al año y este fueron menos”, estima la doctora Teijeiro.

Esta plataforma del IISGS cuenta también con un banco de músculo, nervio y piel de pacientes con enfermedades raras neurotransmisibles. Principalmente, miopatías. Además del banco de tumores con un ultracongelador con 1.700 muestras, cuentan con una colección de las cedidas por pacientes con cáncer que recibieron tratamiento inmunológico.

También han creado una colección de muestras de pacientes de esclerosis múltiple a raíz de un proyecto a nivel nacional del Servicio de Neurología del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi). Hicieron otra con muestras de gestantes –placenta y sangre de cordón y de la madre– por una investigación básica del Álvaro Cunqueiro y la Universidad de Vigo sobre la expresión de proteínas en estos tejidos.

Colección de gestantes: recogen restos de placenta y de sangre del cordón umbilical y la madre. Marta G. Brea

El biobanco, este nexo de unión entre donantes, clínicos e investigadores, se encarga de captar gestionar las donaciones, recepcionar las muestras y conservarlas. Pero quizá la parte más importante, cuenta la doctora Teijeira, sea la cesión a los investigadores.

Conserva 15.000 fragmentos de 235 cerebros, el 95% con enfermedades neurodegenerativas

Han mandado muestras a puntos tan distantes como Australia –a donde acaban de enviar dos de músculo de una enfermedad rara– o Canadá y la logística y los trámites no son sencillos. Sobre todo, si se trata de muestras de pacientes con patologías infecciosas y que suponen un riesgo biológico. Pasar una aduana así requiere mucha burocracia. Para mantener en buen estado de conservación pequeños fragmentos ultracongelados durante el viaje utilizan entre 20 o 30 kilos de nieve carbónica.

Campana de extracción: bajo ella, las técnicas del laboratorio preparan las muestras para su conservación Marta G. Brea

A veces les solicitan uno o dos fragmentos – “cedes muy poca cantidad, pero si son de enfermedades raras son muy valiosas”– y otras veces, por cientos. La más grande fue la cesión de un millar de muestras de tumor de mama para el proyecto BREast Oncology GAlician Network (Breogan), partícipe de un estudio internacional que analiza los genes que están detrás de este cáncer y cuyos hallazgos suponen importantes avances para el diagnóstico precoz. Son muchas las publicaciones internacionales de calidad en las que es citado el biobanco vigués. Las últimas, sobre una ataxia específica lideradas por la Clínica mayo y la Universidad de Atlanta.

Compartir el artículo

stats