Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eladio Santos | Vocalista de “Eladio y los Seres Queridos”

“Teníamos la espina de no haber presentado en Vigo el último disco”

El grupo inaugura este sábado la sesión vermú del Festival TerraCeo

Eladio (i), Óscar y David; integrantes del grupo. | // RICARDO GROBAS

Reconoce que el modelo de conciertos que impuso el COVID –aforos, público sentado, etc.– se adapta y permite “disfrutar muy bien” de su música: “somos complementarios”, define Eladio Santos, vocalista del grupo “Eladio y los Seres Queridos”. Serán medio millar de vigueses los que podrán comprobarlo este sábado día 5 en el Auditorio Mar de Vigo con el inicio de las actuaciones en sesión vermú (13.00 horas) del Festival TerraCeo.

Ha tenido que pasar casi un año y tres meses para que la ciudad pueda escuchar de primera mano y en directo el último trabajo del grupo. “Nos hacía un montón de falta este concierto. El disco sí lo hemos presentado y tocado en otros sitios pero no aquí. Hicimos un concierto en Vigo el año pasado pero no eran las condiciones. Ahora será por fin la presentación del disco, “Academia”, lo retrasamos varias veces por las restricciones, incluso surgió cierta presión en las redes... Nos faltaba aquí, era una espina que ya nos sacamos”, celebra Eladio Santos.

Lo negativo de tanta demora dio paso a la posibilidad de hacerlo en un entorno idílico, con la ría y las Cíes de fondo y con un cambio en la mentalidad del grupo que se verá reflejada en su música. “Para nosotros se abre una nueva etapa, un paso adelante. Con “Academia” dejamos atrás esos 15 años, cambios en el grupo y un cambio más hacia la profesionalidad y musicalidad. Éramos un grupo de toda la vida, más amigos que nada y ahora ya somos un grupo de músicos. Somos un grupo funcional y autosuficiente pero creo que este ha sido como un antes y un después. Los que nos vieron mil veces van a encontrarse con algo muy diferente”, anima el vocalista vigués.

Este no será su primer concierto pospandemia, pero reconoce que adaptarse a él, en sus comienzos no fue nada fácil. “Al principio fue terrible, es que no tienen nada que ver lo de ahora con tocar, por ejemplo, en La Fábrica de Chocolate a las 00.00 horas con todos pegados... Ahora tienes a la gente mucho más atenta a la música. Los grupos pueden desarrollar más elementos musicales o escénicos. No apoyarse tanto en el feedback del público ayuda a ser más puro, más puramente musical. Llegamos a tener la sensación de que algo no iba bien, estabas hasta desconcertado. Y no, solo que la gente no puede moverse... Cuando estás ahí, estás en tu nube y no te acuerdas de la pandemia”, bromea Santos.

Compartir el artículo

stats